Por Grace, perdieron cultivos y su inversión
septiembre 20, 2021 | Édgar Escamilla

Coatzintla, Ver.- La repartición de tierras fue uno de los ejes del Plan de Ayala propuesto por Emiliano Zapata, después la reforma agraria se retomó en 1992, pero los campesinos continúan viviendo en extrema pobreza y muchos de ellos, como el señor Baldomero Olmedo Hernández, se ven obligados a rentar fracciones de terreno para poder cultivar y llevar un modo honesto de vivir, con una economía de supervivencia.

Los vientos de más de 200 kilómetros por hora que acompañaban el paso del huracán Grace el 21 de agosto acabaron con gran parte de los cultivos en los municipios de la región del Totonacapan; desde Cazones hasta Zozocolco se pueden observar las milpas y platanares caídos, las que sobrevivieron no darán el resultado esperado.

Baldomero llegó hasta la milpa que acababa de sembrar, ubicada entre las comunidades de Contreras y González Ortega, en Coatzintla. Los tallos de las plantas de maíz permanecen a ras de tierra, las más fuertes buscaron enderezarse, pero no fue suficiente para lograr elotes de buen tamaño; las mazorcas apenas y muestran granos pequeños.

Aunque pareciera que aún queda algo que salvar, el precio del maíz no es el óptimo, por lo que la mayoría de los campesinos lo utiliza para autoconsumo, encontrando una oportunidad de mercado en la venta de la hoja de maíz, pero por el tamaño que tendrán ésta no será comercializable. "De hecho lo que comercializamos nosotros es la hoja, es lo que vendemos nosotros, porque es lo que vale un poquito más. El maíz no tiene un buen precio. Lo que ganamos es apenas para sobrevivir con la familia, para darles algo de comer", comenta mientras arranca una de las mazorcas que permanecían casi sobre el suelo.

Grace no solo acabó con su cosecha y la posibilidad de vender las hojas, sino que tiró a la basura los mil 500 pesos que tiene que pagar por la renta por hectárea, más los casi 5 mil pesos que invirtió durante la siembra. Él como muchos más, no cuenta con un terreno propio, por lo que se ve obligado a cada seis meses tener que rentar para tener la oportunidad de sembrar, aunque hay quienes llegan a pagar hasta 2 mil 500 pesos por hectárea.

"Ahorita sí pues no tenemos ni para la renta ni para volver a sembrar, como para decir: vamos a levantar la cosecha, lo poquito que quedó, pero así como estamos sin trabajo pues no hay dinero para invertir otra vez".

De la noche a la mañana lo perdió todo, el poco recurso que tenía lo invirtieron para la siembra de las 4 hectáreas de maíz que renta cada temporada, pero además resultó afectado en su vivienda y para colmo, no fue censado por los llamados Servidores de la Nación.

Buscó el apoyo en el Ayuntamiento de Coatzintla, pero solo le respondieron que no cuenta con un programa para este tipo de desastres, que debía ser atendido por el gobierno federal. No sabe qué hacer ni ante quién acudir para solicitar apoyo, por lo que hace un llamado al presidente Andrés Manuel López Obrador a escuchar y atender a la gente del campo, a quienes la reforma agraria no les hizo justicia y la fuerza de la naturaleza les terminó por arrebatar lo poco que tenían.

Empresas ganan más de mil 500 mdd con remesas familiares

Las remesas de mexicanos en Estados Unidos representan un lucrativo negocio para instituciones financieras, pues aunque con los años han disminuido el monto de su comisión, sus ganancias anuales por intervenir en el envío del dinero ya superan los mil 500 millones de dólares.

Para dimensionar, a un tipo de cambio de 20 pesos por dólar, la cifra equivale a cerca de 31 mil 500 millones de pesos, casi un tercio de los 102 mil millones de pesos que ganaron el año pasado los 50 bancos comerciales que operan en México. De acuerdo con cifras del Banco de México (BdeM), en 2020 el monto de las remesas ascendió a 40 mil 600 millones de dólares, con un total de 119 millones 380 mil operaciones, cuyo promedio fue de 340 dólares.

Según la Asociación de Bancos de México (ABM), por cada envío en 2020, el migrante pagó a las instituciones financieras involucradas un promedio de 13.20 dólares; lo que significa que las casi 120 millones de operaciones que se realizaron el año pasado arrojaron una ganancia de aproximadamente mil 575 millones de dólares.

Dicha cifra se espera sea superada este año, pues mientras la comisión promedio continúa en 13.20 dólares, se espera un nuevo récord en remesas. Monex prevé que 2021 cierre con 49 mil 600 millones de dólares en remesas, que representarán un incremento de 22 por ciento frente a los 40 mil 500 millones de 2020.

En 2011, de acuerdo con la ABM, la comisión promedio que pagaban los migrantes en EU por enviar dinero a sus familias en México era de 20 dólares, lo que significa que los 22 mil 700 millones de dólares que entraron ese año al país por concepto de remesas representaron una ganancia de mil 300 millones de dólares a las entidades financieras.

Aunque en una década el costo por remesa ha bajado casi siete dólares, las ganancias de las empresas continúan en aumento, en gran parte, gracias a los mayores montos que envían los connacionales que radican en EU.

Se reparten el pastel

De acuerdo con estimaciones de la ABM, de los más de 13 dólares que se pagan por cada remesa, 6.60 dólares se quedan en la ventanilla de atención, 3.90 en la remesadora y 2.60 en los bancos y comercios que entregan el dinero en México. De dichos cobros, apuntó, 80 por ciento es para financieras de EU.

Por el lado de México, la Procuraduría Federal del Consumidor ha señalado que el Banco del Bienestar, Telecomm y Oxxo son los que tienen más sucursales para el pago de remesas; no obstante, Elektra administra alrededor de la mitad de las divisas que se reciben.

De acuerdo con su estado de resultados, la tienda departamental (que incluye a Banco Azteca) propiedad de Ricardo Salinas Pliego (la tercera persona más rica de México) registró ingresos de 4 mil 352 millones de pesos en 2020 por concepto de envíos de dinero, es decir, 220 millones de dólares.

Dicha cantidad en pesos es 9 por ciento superior respecto de los 3 mil 997 millones que ingresó en 2019; mientras en dólares representa 13 por ciento de los más de mil 500 millones de dólares que suman las ganancias anuales para todas las instituciones financieras que intervienen en las remesas.

Las fotos del día