Los tiempos cambian
septiembre 17, 2021 |

Recientemente la SCJN declaró inconstitucional la penalización de la interrupción del embarazo. Ayer fue liberada la mujer que un sistema legal diseñado por hombres encarceló por haber tenido un aborto espontáneo en un centro comercial. Esto fue hace un par de meses.

Hay motivos para el optimismo. No solo por la magnífica decisión de la Suprema Corte sino porque realmente es un dato de que los tiempos están cambiando.

Durante 40 años las mentalidades conservadoras fueron cómplices y artífices del saqueo neoliberal. Su dominancia sobre un pueblo con imaginarios católicos era significativa. Lo suficiente como para que los legisladores que pudieran estar más o menos a favor de la despenalización se la pensaran. Cosa que hicieron.

Veracruz, con la dominancia absoluta de Morena en el Congreso, no lo hizo. Por las razones que se quiera, ya sea porque los diputados fueran creyentes religiosos y no simpatizaran personalmente con la idea, o porque en realidad no les parecía tan importante que las mujeres fueran criminalizadas y encarceladas, lo que demuestra es, por un lado, la absoluta falta de empatía con las mujeres y que la justicia era nula. No poca cosa si se considera que son diputados morenistas. Tuvo la SCJN que hacerlo.

La mentalidad patriarcal cala hondo.

La Iglesia católica esta vez se lució con la línea argumental. Sibilina, como la historia de su infamia se empecina en documentar, salió con una línea argumental deliciosa: el vocero del Arzobispado de San Luis Potosí, sorprendió con el delicioso argumento que el patriarcado vuelve a sojuzgar a las mujeres al permitir el aborto para poder abusar de ellas. Como diría la Adelita, están cabrones.

Las fotos del día