Enlaces y desenlaces. Esto apenas está empezando: México en los manifiestos de los grupos supremacistas blancos, fascistas y neonazis en Europa y EEUU del siglo XXI (II).
agosto 05, 2021 | Roque Alarcón Guerrero

Tal vez se piense que lo que ha sucedido en los EEUU o en Europa con respecto a los problemas del resurgimiento de los grupos de extrema derecha no nos toca como mexicanos. Sin embargo hay que repensar tal cosa. No es solamente que se tenga que considerar la presencia de grupos de extrema derecha en el propio México, especialmente los que se oponen al actual gobierno. Al retomar los textos de Veracruz, tierra de migrantes, editados por La Jornada Veracruz y la Universidad Veracruzana podemos darnos cuenta de que nos afecta en varias maneras. Primero recordemos que la migración de veracruzanos ha logrado generar comunidades de personas que, aunque fuera de México, trata de mantener un equilibrio entre ser extranjeros en un país que algunos piensan no es el suyo, no perder su memoria y a la vez adaptarse a su nuevo medio . De acuerdo a Mario Pérez Monterosas:

En los Estados Unidos se formaron pueblos similares a los de aquí (en México), y con el transcurso del tiempo se han formado "comunidades hijas": Landero Chiquito en Chicago, Tres Vallitos en Kansas, los Tuxtlas de Florida, el Actopan de Oak Cliff (Dallas, Texas), el Yecuatla de De Kalb (Illinois), el Veracruz de Illinois y el Otates de Atlanta (Georgia). [Pérez: 8].

Es ese conjunto de comunidades hijas las que en realidad interesan frente a la mirada llena de ira de los grupos de ultraderecha (conocidos también como Alt Right). Es necesario, sin embargo, remarcar el hecho de que los mexicanos y su descendencia no son los únicos que han sufrido violencia y persecusión. Azuzados por las expresiones de Donald Trump, quien había llamado a la pandemia del COVID una enfermedad "china", personas de origen asiático han sido atacadas de manera creciente por personas de extrema derecha desde marzo del año pasado.

Tras la derrota de Donald Trump, la situación en EEUU ha encontrado una nueva etapa. Aunque las deportaciones en el gobierno de Joseph Biden no se han detenido -ahora con el pretexto de la salud pública-, como también sucedió con el gobierno de Barack Obama, la presión ha tomado otros caminos, aún en tiempos de pandemia. Sin embargo, a pesar de los problemas producidos por el COVID, la actividad de los grupos de ultraderecha no se ha detenido. En ese sentido, la toma del Capitolio en Washington el 6 de enero de este año por un grupo de adeptos a Trump no fue algo aislado; el año anterior, en Alemania, el 30 de agosto de 2020, grupos neonazis aprovecharon las protestas contra las medidas del gobierno alemán para controlar la pandemia con el fin de colarse y tomar por asalto el edificio del Parlamento. A diferencia de lo sucedido en EEUU, la turba no pudo entrar al recinto. Ambos eventos fueron festejados en las redes sociales por los grupos de ultraderecha.

Sin embargo, ha sido el año de 2011 el momento en que un hombre, convencido de que era el tiempo de actuar, dio forma a una nueva fase en la oscilante trayectoria del ascenso y descenso de las ultraderechas europea y norteamericana. Ese hombre era Anders Breivik y después de él, otros seguirían su ejemplo: en las siguientes entregas conoceremos parte de sus ideas y como en ellas la visión de México y los mexicanos que cruzan las fronteras hacia EEUU se entretejen con la suerte de los inmigrantes que desde África, cruzan el mar para llegar a Europa.

Referencias bibliográficas:

Pérez Monterosas, Mario. "La emergencia y presencia de la migración internacional en Veracruz". Veracruz, tierra de migrantes. Suplemento de La Jornada Veracruz, Jueves 12 de diciembre de 2013, Año 1, Número 1. México

Las fotos del día