Será defendiendo la vida como se conseguirá la paz, no vulnerándola: Diócesis de Orizaba
julio 22, 2021 | Fernando Inés Carmona

Orizaba, Ver.- La Diócesis de Orizaba "tronó" contra la despenalización del aborto en el estado, la acción por sí sola, señala, "reafirma la sumisión del Poder Legislativo del Estado a una agenda ideológica"; el Legislativo "ignoró puntos de vista científicos en defensa de la vida" y aunque reconoce que "no son dogmas los que debemos imponer en un Estado laico", sí es una obligación del Estado "defender el derecho a la vida", señala en un documento.

La despenalización del aborto con su consecuente reforma a los artículos 149, 150, 151, 153 y 154 y derogación del artículo 152 del Código Penal para el Estado de Veracruz "sorprende por la rapidez con la que fue promovido, cuando hay otras reformas más urgentes y necesarias que han sido olvidadas por las mismas comisiones, como las que se refieren a salud y seguridad, temas en crisis en nuestro estado".

Es preocupante señalar que la sesión en el Congreso del estado "haya cerrado las puertas y oídos a agrupaciones que pretendían exponer algunos puntos de vista desde las ciencias jurídicas, médicas y psicológicas necesarias a considerar en temas como los que las reformas tratan. Un gobierno democrático debe escuchar a todos los ciudadanos y no tener oído selectivo. Los legisladores tienen la obligación ética de escuchar el clamor de la población que los eligió y atender sus verdaderas y urgentes necesidades".

Es de lamentar que la mayoría legislativa en el Congreso del estado "se utilice para doblegarse ante una agenda impuesta a los legisladores en las que se les impide la acción y razonamiento particulares, que se imponen aún sobre la lógica jurídica y el bien común para el cual fueron elegidos confiadamente por los ciudadanos".

Ellos, los legisladores, "atentaron contra un derecho protegido por la Constitución local, federal y el orden jurídico internacional al que está supeditada la Constitución como lo afirma la Reforma a los Derechos Humanos del 2011. El Estado ha sido creado para defender los derechos fundamentales de los ciudadanos, no para menoscabarlos ignorando las leyes supremas, la razón y el bien común".

La defensa de la vida debe ser prioridad en un verdadero Estado de derecho, "esperamos que, en estricto apego a la ley y a la razón, el señor gobernador del estado medite y profundice sobre las implicaciones que esta decisión legislativa pudiera ocasionar en nuestras comunidades".

Como Iglesia católica, "sabemos que no son dogmas los que debemos imponer en un Estado laico, pero también estamos seguros que los argumentos jurídicos, científicos y sociales, libres de ideologías y apegados a la razón, demuestran la necesidad de proteger el valor y derecho fundamental de la vida desde la fecundación hasta la muerte natural".

La dignidad de la mujer y el respeto a su integridad no debe estar en contraposición a su derecho a la vida antes de nacer. La Iglesia aplaude las iniciativas que buscan promover la protección de las mujeres, pero también busca prevenir lo que atente contra el ser humano que no se puede defender.

La Iglesia ha promovido diversas iniciativas y grupos que apoyan a las mujeres en situaciones difíciles, antes, durante y después del parto, "no se les deja solas, incluso aunque no quieran al bebé ya nacido. Por eso creemos que hay soluciones alternativas para evitar la muerte de seres humanos inocentes. Como diócesis oramos y trabajamos a favor de la vida convencidos de que si queremos la paz es defendiendo la vida como se conseguirá, no vulnerándola".

Las fotos del día