Rechazan los dichos de SSP sobre muerte de jóvenes en medio de enfrentamiento
julio 04, 2021 | Agencias

Amatlán de los Reyes, Ver.- Alberto Jiménez, tío de Eduardo y Jonathan, los menores muertos tras un enfrentamiento entre delincuentes y elementos de la Fuerza Civil, contó que los policías entraron a su casa y los amagaron creyendo que eran delincuentes.

Jonathan Herrera Aguilar y Eduardo Jiménez Aguilar, de 14 y 15 años, estaban lavando una camioneta en casa de su tío Eduardo cuando inició un enfrentamiento.

La versión de la Secretaría de Salud Pública (SSP), que fue rechazada por los familiares, refiere que los policías se enfrentaron a criminales en la comunidad Guadalupe La Patrona en ese municipio, luego de que se informó sobre la presencia de seis hombres armados en dos vehículos. Los policías dieron alcance en la carretera estatal Amatlán-Cuichapa y en el fuego cruzado murieron los dos menores de edad.

Alberto Jiménez, quien se manifestó este día junto con otros habitantes de Amatlán para exigir justicia por la muerte de sus sobrinos, relató los hechos.

"Eran las 2 de la tarde. Yo estaba en la casa y ellos estaban del otro lado del patio lavando una camioneta cuando escuchamos los disparos. Nuestra primera reacción fue replegarnos. Mi esposa empezó a gritar: ‘¡Los niños, los niños¡’, cuando esto sucede la policía entra a la casa.

"Ellos empezaron –los policías– a decir: ‘¿dónde están los otros, dónde están las armas?’ Ellos decían que había gente armada, que ahí se habían metido, pero no encontraron nada de lo que dijeron", narró Alberto.

Contó que los policías le hicieron revisar los cajones y maletas de su casa, revisaron y se llevaron dos celulares: "Dejaron la casa patas para arriba. Yo les preguntaba insistentemente por mis sobrinos, pero no me respondían".

Alberto, quien estaba con su hija de cinco años y su esposa, dijo que fueron sometidos mientras la policía les decía que si tenían algo que ocultar que hablaran: "En ese lapso todavía se escucharon detonaciones, unos seis o siete muy fuertes".

Confesó que hasta se sintió tranquilo al ver que eran policías y pensó que estaban persiguiendo a alguien, pues su casa no tiene bardas. Pero no imaginó que sus sobrinos ya estaban muertos.

Después dijo que los sacaron de la casa y fue cuando vieron a los jóvenes de 14 y años tirados en el patio de la casa con balazos en su cuerpo.

"Mis sobrinos fueron ultimados de una manera atroz, no sabemos qué pasó. Quisiéramos saber qué pasó y quiénes fueron los culpables. Queremos que haya celeridad en esclarecer el crimen. No quiero señalar culpables, pero fue un crimen terrible contra jóvenes que solo tenían en su cabeza ilusiones", dijo el tío.

Las fotos del día