Ironías
junio 23, 2021 |

Hace unos días se publicó en la prensa nacional que el secretario de Estado del Vaticano, el Cardenal Pietro Parolin, había afirmado en una recepción diplomática que el Estado Vaticano comparte la "convicción" del presidente Andrés Manuel López Obrador de que México "logre superar la cultura de la división, la violencia y se pueda instaurar en los corazones y en la sociedad una verdadera cultura de la fraternidad y solidaridad".

En la misma recepción diplomática el canciller dijo que "México valora el carácter valiente y transformador del papa Francisco, quien desde que asumió el pontificado en 2013 ha puesto en primer lugar a los menos favorecidos en la causa de la paz".

El detalle no es menor, implica que hoy la Iglesia católica está gobernada por un hombre que se aleja con más claridad del conservadurismo extremo impuesto por Juan Pablo II. Eso implica un enfoque más amable para quienes se alejan de las doctrinas económicas y sociales del neoliberalismo y buscan una forma distinta de estar en sociedad. Más humana, más colaborativa.

Es un poco a lo que aludió el presidente cuando comentó sobre el perfil "wannabe" de parte de la clase media, porque a eso es a lo que parece referirse el "aspiracionista" −con que la describió− un estrato económico perdido entre las ganas de vivir mejor y las limitaciones de un presupuesto que no da para lujos.

Durante muchos años el sistema de reproducción ideológica exaltó el individualismo y la competitividad como valores supremos; se llegó a sacar de la enseñanza materias como Historia o Literatura. De hecho se logró reducir su presencia y peso.

Una concepción que orienta a deshumanizar al de enfrente, a verlo como adversario o incluso enemigo antes que a un aliado. Lo que alguna vez Thomas Hobbes describió como el hombre lobo del hombre.

No es poca cosa encontrarse con que en la Iglesia católica soplan aires menos hostiles y eventualmente hasta benévolos si se confirmara la orientación hacia el centro que ha mostrado el papa Francisco. No deja de tener su gracia la buena intención vaticana si nos atenemos a la historia de Juárez, referente del Presidente.

Las fotos del día