Sin sustento, la iniciativa de Acción Nacional para despenalizar las peleas de gallos: ONG
junio 19, 2021 | Agencias

Veracruz fue el primer estado en el país en prohibir las peleas de gallos en 2016, pero desde entonces galleros han buscado reformar la Ley de Protección Animal para lograr que esta práctica regrese.

La pugna entre galleros que argumentan que la actividad deja ganancias millonarias y activistas en favor de los derechos que la acusan de cruel y violenta, llegó hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), quien en 2018 se pronunció y avaló la Ley que las prohíbe. Pero hace unos días, una iniciativa presentada en el Congreso local por el diputado del Partido Acción Nacional (PAN), Rodrigo García Escalante, prendió las alertas nuevamente.

La iniciativa panista pretende excluir de la Ley de Protección Animal las peleas de gallos por la importancia económica que tendría esta actividad.

Iniciativa representa un retroceso: activistas

La coordinadora del proyecto de Acciones para el Respeto y Protección Animal (ARPA), Lourdes Jiménez, advirtió que la justificación que dio el diputado para el regreso de esta actividad no está fundada porque todos los ingresos que se obtienen por la cría de gallos siguen existiendo y no hacer peleas en ferias tampoco implica una pérdida para estas actividades. "Él hace un listado de recursos que se pierden, como las ferias, pero estas no están prohibidas, se siguen llevando a cabo aunque no haya peleas de gallos, así que no hay merma económica; los conciertos también se hacen aunque no con peleas de gallos y por tanto tampoco hay una merma económica; habla sobre la alimentación y la crianza de los gallos, pero ésta no está prohibida […] los números que está manejando no son ciertos, son algo que a él se le ocurre y lo pone, tiene que presentar de dónde saca estos números". Agregó que es preocupante que se diga que aunque es una actividad violenta, las peleas de gallos deben ser protegidas porque propician ingresos económicos, por lo cual aseguró que seguirán peleando para evitar que se reforme la Ley de manera regresiva.

Por su parte, la integrante del Movimiento Consciencia, Elideth Fernández, cuestionó la insistencia para que se permiten las peleas de gallos a pesar de la violencia que implican no solo contra los animales sino en el entorno de estas actividades, pues comentó que a los menores de edad se les permite acudir a estos espectáculos. "Cuando fui a peleas de gallos vi cómo los gallos malheridos se los daban a los niños para jugar en los palenques; ver a los niños aplaudiendo me hace ver que no todo lo legal, es ético, la violencia que eso propicia es preocupante, además de otras situaciones que ocurren en las peleas como las apuestas, es mucha violencia y estamos en otro tiempo".

La también integrante de la Red de Artistas e Intelectuales por la Abolición de la Tauromaquia, negó que se pueda insistir en que se permitan estos espectáculos bajo la justificación de que se trata de una forma de cultura o de trabajo porque propicia ingresos, pues insistió en que hay otras actividades que igualmente lo hacen como la trata de personas y no por eso está legalizada. "No hay vuelta de hoja, no puede haber ingresos a través de la violencia, porque eso a largo plazo tiene un costo económico mayor". Este tipo de actividades son resultado de las pocas propuestas que tienen los gobiernos para actividades recreativas de las personas, además de los intereses políticos y económicos que se mueven en torno a las peleas de gallos.

La historia

En noviembre de 2016 se reformó la Ley de Protección en el Estado de Veracruz y se planteó que las peleas de gallos son por sí mismas un acto de crueldad y maltrato, por lo que se prohibió esta actividad.

El 6 de diciembre de 2016 la asociación civil denominada Comisión Mexicana de Promoción Gallística y Efraín Rábago Echegoye, dirigente de la Sección Nacional de Criadores de Aves de Combate promovieron un amparo ante la SCJN en contra de la prohibición, argumentados que vulneran el derecho a la cultura, el derecho a la propiedad y la libertad de trabajo.

La solicitud fue contra la modificaciones a la Ley de Protección a los Animales para el Estado de Veracruz, contenidas en el Decreto 924 que reforma y adiciona diversos artículos de dicha ley, publicado el 10 de noviembre de 2016 en la Gaceta Oficial del Estado de Veracruz. "Se consideran actos de crueldad y maltrato que deben ser sancionados conforme a lo establecido en la presente Ley y demás ordenamientos aplicables, realizados en perjuicio de cualquier animal, provenientes de sus propietarios, poseedores, encargados o de terceros que entren en relación con ellos, con excepción de lo previsto en el párrafo segundo del artículo 2 de esta Ley, los siguientes: […] V. La celebración de peleas entre animales; […] VIII. La utilización de animales en la celebración de ritos clandestinos y fiestas patronales que puedan afectar el bienestar animal; […] X. Todo hecho, acto u omisión que pueda ocasionar dolor, sufrimiento, que ponga en peligro la vida del animal o afectar su bienestar", expone el artículo 2.

"Están prohibidas la caza y captura de cualquier especie de fauna silvestre en el estado, las peleas de animales y los circos con animales, así como los actos a que se refiere el artículo 28 de esta Ley", señala el artículo tercero.

Las fotos del día