Laguna Verde y minera causan afectaciones a cuerpos de agua en región costera central
junio 19, 2021 | Norma Trujillo Báez

Los impactos negativos que ha recibido la región costera central del estado de Veracruz, como en los casos de la laguna El Farallón, La Mancha y el Llano, provienen de la Central Nucleoeléctrica Laguna Verde (CNLV), la exploración de la minera El Cobre, el gasoducto y carretera que atraviesa la zona. Organizaciones defensoras del medio ambiente emitieron un boletín tomando como base los estudios de la investigadora Patricia Moreno-Casasola, que señala que en la zona costera interactúan ecosistemas maravillosos que brindan bienes y servicios a los pobladores de la región (almacenan agua dulce y carbono en el suelo, biodiversidad, madera y caza, pesca, reducción de energía del oleaje, acumulan sedimentos, filtran, depuran y almacenan el agua dulce en el suelo).

En sus investigaciones Moreno-Casasola precisa que el agua que escurre del Eje Neovolcánico Transversal llega hasta la costa, baja a través de caños de agua y de infiltraciones subterráneas, alimentando a las lagunas costeras. El Farallón es una laguna tectónica de agua dulce con una superficie de 164 hectáreas, en la que 15 años atrás se identificó una disminución de su superficie del 25 por ciento.

Las actividades que mayor impacto ambiental han tenido en la zona 15 años atrás son la contaminación, la deforestación y erosión de suelos, el cambio de uso de suelo, la canalización y alteración de flujos, gasoductos y terraplenes, la ganadería y la pesca.

Los ecosistemas que mayor impacto sufren son la selva baja por actividades productivas como la agricultura y ganadería, y los cuerpos de agua y los humedales (El Llano, El Farallón y La Mancha), que son afectados directa e indirectamente por las obras del gobierno que han alterado su hidrología y producido azolves. Entre las obras que han impactado en la zona está la nucleoeléctrica. El agua caliente producida constantemente por la central eléctrica para el enfriamiento del equipo utilizado es expulsada al mar y corre a lo largo de la costa del municipio de Actopan, lo cual ha afectado de manera importante la pesca.

La carretera federal. Cuenta con pocos pasos de agua, por lo que ha interrumpido los aportes hacia las lagunas. Esto es especialmente importante en las lagunas de El Llano y El Farallón, las que no cuentan con aportes permanentes de agua dulce y dependen totalmente de escurrimientos durante las lluvias.

Gasoducto. Cortó escurrimientos de flujo de agua sobre extensas zonas de potreros y a su paso por las bocas de la laguna de La Mancha, El Llano y río Limón. Ha producido cambios hidrológicos, acumulación de sedimentos al interior de los cuerpos de agua y azolvamientos.

Los datos anteriores muestran el impacto que la actividad humana tiene en la región costera central de Veracruz. Sin embargo, la laguna El Farallón no se había secado sino hasta hace algunos días, por lo que los pobladores de la región atribuyen el hecho a la exploración de la minería tóxica, en específico del proyecto minero El Cobre.

Aunque no es fácil asegurar que el desecamiento se debe exclusivamente a la minería, se puede afirmar que representa un impacto acumulativo más a la zona. La minería de oro, plata y cobre inició de manera preliminar en 1995, pero fue entre 2000 y 2005 que se otorgaron las concesiones mineras, en 2007 inició la exploración del proyecto minero Caballo Blanco entre Palma Sola, Mesa de 24, El Limón y El Ojital, y es en 2015 que comienza la exploración del proyecto minero El Cobre entre Tinajitas, La Luz, San Juan Villa Rica, Los Baños y El Porvenir.

Las fotos del día