Economía da un "brinco" histórico
junio 19, 2021 | Carlos Fernández-Vega

México SA

Parece mentira, pero, de acuerdo con el Inegi, en el quinto mes del presente año la economía mexicana habría crecido 24.8 por ciento a tasa anualizada, es decir, un comparativo entre mayo de 2020 e igual periodo de 2021. Sin embargo, lo anterior no es sinónimo de jauja, sino de un fuerte rebote –histórico, a todas luces– entre una fecha y otra, lo que de cualquier suerte resulta alentador, pues se confirma, por si hubiera dudas, que la recesión agudizada por la pandemia quedó atrás.

La estimación del Inegi, basada en el Indicador Oportuno de la Actividad Económica (IOAE), es un "adelanto" de lo que, en mayo de 2021, podrían ser las cifras definitivas que arroje el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), pero en vía de mientras da a conocer ese 24.8 por ciento y lo adereza con el probable avance de 36.4 por ciento en las actividades secundarias y de 19.8 por ciento en las terciarias.

A juicio del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), la más reciente información del Inegi muestra que avanza el proceso de reactivación económica del país, lo que implica una dinámica positiva, pero aún debe superar desafíos estructurales que se encuentran relacionados tanto con los efectos asociados a la recesión de 2020 como con los rezagos productivos existentes antes de la crisis.

Para el IDIC la capacidad potencial de la economía se mantiene a la baja, "un hecho que implica un ritmo de crecimiento que oscilaría entre 1.8 y 2.2 por ciento a partir de abril de 2022, cuando termine el efecto contable de la recuperación (una baja base de comparación), la economía crecerá en función de un número menor de empresas e inversión, así como en base a la cantidad y calidad del empleo generado. En conformidad con los resultados de 2020, el PIB retrocedió 8.3 por ciento, en tanto que el consumo privado lo hizo en 10.5 y la formación bruta de capital fijo en 18.3, un comportamiento que se mantuvo durante el primer trimestre del 2021".

Lo anterior permite establecer que la recuperación en abril-mayo del presente año, fundamentada en el sector industrial, interrelacionado a las exportaciones, enfrenta el reto de ser duradera y tener una mayor relación con el mercado interno, "algo que se puede lograr si aumenta el contenido nacional de las exportaciones; ello permitiría generar mayor empleo a través de la atracción de nuevas inversiones en los sectores estratégicos vinculados con el mercado externo. De otra forma se corre el riesgo de que el mercado interno permanezca rezagado en el proceso de la recuperación y de que se amplíen las brechas sociales y económicas".

Hasta mayo pasado el mercado laboral sintetiza el rezago de los beneficios de larecuperación:

El IMSS reportó un incremento acumulado de 335 mil 700 empleos en enero-mayo de este año, cifra inferior a la pérdida del 2020 y que aún deberá enfrentar los ajustes estacionales de diciembre (por outsourcing). El primer reto de la recuperación económica es generar beneficios para la población en función de una mayor creación de empleo formal y mejor remunerado, es decir, revertir la precarización del mercado laboral iniciada en 2007 y exacerbada con las crisis de 2020.

Dado lo anterior, el IDIC considera que un camino es "aprovechar la inercia positiva del sector exportador", aunque se debe aprender de otras crisis: el modelo maquilador es insuficiente para garantizar que los beneficios sean permanentes y lleguen al mercado interno. El bajo contenido nacional limita el alcance de la recuperación, por lo que es indispensable elevar la inversión y gasto del gobierno, tal y como lo hacen los principales socios comerciales de México: los países asiáticos y de América del Norte priorizan el consumo de lo fabricado por sus empresas y extienden su estrategia hacia la firma de acuerdos comerciales con otras naciones.

Las rebanadas del pastel

Más claro que el agua: "empresas extranjeras se benefician de los subsidios otorgados por la Comisión Federal de Electricidad debido a que se encuentran bajo el modelo de autoabasto, el cual fue ratificado por la reforma energética del sexenio pasado, mecanismo que es un atraco a la CFE, que es la que está subsidiando. El autoabasto, además de tener una base jurídica nula, es un fraude a la ley, porque no son sociedades de autoconsumo" (Manuel Bartlett).

cfvmexico_sa@hotmail.com

Las fotos del día