Franqueza
junio 15, 2021 |

Dentro del torrente de críticas dirigidas contra del gobierno federal, no pocos espacios antagónicos al gobierno se quejan de los signos autoritarios del gobierno. Habrá quienes coincidan con tal apreciación, pero la realidad es que el Presidente es sólo una figura política fuerte sustentada en la legitimidad mayoritaria del voto y en su entendimiento del deber ser de las cosas. Gobiernos sin secretos, pues.

Por esa razón a la oposición le parece tan disonante y tienen razón, la corrupción se basa en el secreto. Destapar las verdaderas intenciones de las decisiones públicas no suele ser algo a lo que apelen los políticos. Así ha sido desde que empezó el régimen neoliberal.

Se hizo mucho daño en estas últimas décadas no sólo por el robo y la corrupción, sino porque reformaron al Estado, reformaron la configuración de las instituciones del Estado.

Ayer, al explicar la razón por que sostiene que sólo el actual ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar, es capaz de asegurar la reforma y limpieza del Poder Judicial, es porque todos los demás ministros fueron nombrados en el antiguo régimen.

El argumento no puede ser más claridoso y contundente. No hay ningún enfrentamiento con ningún otro ministro, pero sucede que lo que está en juego es precisamente el modelo de Estado. Para poder restaurar la República es preciso limpiar al Poder Judicial.

Cuando con Calderón se habla de México como un Estado fallido, no se estaba muy lejos de serlo. Realmente las instituciones del Estado no sólo estaban tomadas y dirigidas por corruptos, sino que, además, se reformó la Constitución para poder enajenar al país legal y formalmente.

Construir un nuevo Estado de bienestar pasa necesariamente por restablecer una institucionalidad confiable, honrada. La idea es casi elemental pero definitoria. Y eso pasa por el Poder Judicial y por eso no puede dejarse en manos de quienes pueden ser personalmente honrados, pero cuyos vínculos con el régimen anterior los descalifica para una tarea tan fundacional para el Estado mexicano. Esto es, para los gobernados.

Las fotos del día