Colectivo pide ayuda de la sociedad por la magnitud de trabajos en las fosas de Ixtac
junio 02, 2021 | Fernando Inés Carmona

Orizaba, Ver.- En una semana, la cifra de cuerpos recuperados en las fosas clandestinas d de Campo Grande, municipio de Ixtaczoquitlán, pasó de 21 a 29, todos desmembrados. Por la magnitud de los trabajos, los buscadores de cuerpos piden la ayuda material de la población para continuar su labor, que cada día es más demandante.

Por la cantidad de cuerpos recuperados, dice Araceli Salcedo, representante del Colectivo de Familiares de Desaparecidos Orizaba-Córdoba, se reafirma que la congregación de Campo Grande se proyecta para ser la fosa clandestina más grande de la zona centro del estado, hasta el momento.

Madres, padres, hermanas, abuelas y abuelos que conforman el Colectivo solicitan por vez primera la ayuda material de la sociedad, para continuar con las labores de búsqueda, pues sumado a la displicencia de la Fiscalía General del Estado (FGE), dificultan la recuperación de cuerpos.

Lo que ellos solicitan, de acuerdo con la activista, son herramientas y materiales necesarios para continuar la labor de recuperación de restos humanos en las fosas clandestinas. A través de las redes sociales personales y del propio colectivo emitieron un desplegado en que explican que llevan más de tres meses trabajando en las fosas de Campo Grande, municipio de Ixtaczoquitlán, en duras y pesadas jornadas, bajo las inclemencias del clima, sol, lluvia y viento.

Por ello, se lee en el comunicado "pedimos que nos ayuden con materiales que hacen falta como son mazos, varillas con ciertas especificaciones, rastrillos de jardinería, hielera plástica, mesa y bancas plegables, una carpa grande, botiquín de primeros auxilios, gel antibacterial, cubrebocas, suero y botellas de agua".

Hasta la noche del lunes, los buscadores localizaron tres cuerpos más con lo que suman ya 29 personas recuperadas en los cafetales de la comunidad de Campo Grande, "hemos terminado el trabajo en el nuevo predio de Campo Grande. En la fosa número 3 se recuperaron dos cuerpos cercenados, mientras que en la fosa número 4, se recuperó un cuerpo más, igual, cercenado".

Las labores de los integrantes de esta agrupación es "varillear" los terrenos que han sido señalados como el lugar en donde la delincuencia organizada desaparecía las víctimas de sus hechos delictivos. Lo que los integrantes del colectivo sospechan es que se pudiera tratar de terrenos en los que las víctimas eran obligadas a cavar lo que a la postre sería su tumba o en todo caso, los cercenaba, algunos de ellos en vida. Otros quizá ya llegaban muertos y ahí los arrojaban para desaparecerlos.

Las fotos del día