La Faena
mayo 28, 2021 |

Candidatura parejera y el desguace del PRI

Mal le pintan las cosas al orgullo del nepotismo de Miguel Ángel Yunes Linares. Aunque Miguelito consiguió que su esposa lo supliera en su aspiración a suceder a su hermano Fernandito en la alcaldía porteña, ayer el Tribunal federal al que acudió y quiso engañar con los mismos papeles falsos de residencia le ratificó su rechazo que, aquí sospechosamente, solo el OPLE de Bonilla le aceptó sin ninguna observación… Quién sabe qué vio Bonilla de legal o bonito en los documentos de Miguelito, pues tanto el TEV como la Sala Regional Xalapa del Tribunal Electoral del Poder Judicial consideraron que los presentados no cumplían los requisitos para que acreditara la residencia efectiva por tres años, según consideró el magistrado Enrique Figueroa Ávila, ponente del caso, quien dijo que la residencia efectiva implica la permanencia ininterrumpida en el municipio que se busca gobernar, para formar un vínculo y tener un conocimiento de las necesidades de ese espacio territorial, y por lo tanto "se requiere de la presencia física"… Así, luego de que fuera rechazado en las urnas el intento de su papá para conseguirle el trabajo de gobernador, Yunes Márquez se fue de vacaciones siete meses fuera del país y antes de partir comenzó el cambio de residencia al Puerto, por si servía de algo… El caso es que se quedó sin candidatura y para no mantenerse ocupado y darle salida a su insaciable deseo de servir a los jarochos, puso en su lugar a Juanita Lobeira, por si a la señora le alcanza el carisma y el dinero para que después la regrese el cargo o lo nombre director del DIF y desde ahí servir a los jarochos… Mientras, la carismática pareja Yunes Lobeira se enfrasca en su campaña, seguida del cariño, la lealtad de cientos de miles de jarochos que los ven como la opción para seguir adelante con la trascendental y honesta obra pública que realizó Fernandito… Sin embargo, algo raro pasa porque solo en sus afiebradas visiones existe ese escenario idílico. La candidatura parejera parece que es la única que se cree lo que ellos mismos organizaron y en un autocomplaciente espejo de vanidades suponen que los acarreados que les dieron su "respaldo" en días pasados les bastarán para quedarse con el ansiado botín del erario veracruzano… Está bien ese optimismo pero la realidad dice otra cosa. Una encuesta levantada en el Puerto de Veracruz en tres fechas, 20 de abril, 6 y 22 de mayo, por el Grupo Encuestador Mexicano, revela desde el arranque de las campañas una tendencia favorable a Morena (32.6 por ciento) en proporción cercana al dos a uno sobre el PAN (15.9 por ciento), situación que se confirma en las tres fechas indicadas… Sin embargo, lo más notable de este documento es que todos los partidos, incluyendo al cascajo del PRD y los satélites tanto del morenismo como del panismo, han aumentado su intención del voto en alrededor de un punto. La excepción que rompe la regla es el caso del PRI de Marlon Ramírez… El tricolor es el único órgano electoral que ha registrado una tendencia negativa. Es decir, del 11.5 por ciento inicial el 20 de abril, pasó al 9.1 por ciento (6 de mayo) y al 9.0 por ciento el 22 de mayo. Un dato de interés es que asociado a esta caída, el PVEM que arrancó con el 5.9 por ciento subió al 8.7 por ciento para llegar al 11.5 por ciento; logró incrementar la preferencia electoral en una relación proporcional que a simple vista parece estar replicando el mismo fenómeno del 2018 y que confirma el desguazamiento que sufre el Revolucionario Institucional desde hace ya algunos años… No se puede generalizar la misma situación en otros municipios pero cuando menos en el Puerto, el tricolor tiene verdaderos problemas de identidad y de sobrevivencia como opción política… Es muy probable que este fenómeno se haya agudizado desde la llegada de Marlon Ramírez a la dirigencia pues el "líder" partidista brincó del duartismo recalcitrante al yunismo militante, ya que durante su paso como regidor de la comuna que preside Fernandito Yunes, sirvió de tapete para aprobarle prácticamente todas las iniciativas al voraz hermano menor. Como pago, los Yunes le financiaron la costosa campaña interna por la presidencia del CDE del PRI, una inversión productiva que posteriormente les permitió tener en el Revolucionario Institucional un incondicional aliado, con una lealtad perruna y docilidad a los mínimos deseos de Miguelito. Incluso superior a la del PAN, pues Marlon Ramírez fue el primero en anunciar su respaldo a Juanita Lobeira y adelantar que redoblarían esfuerzos para garantizarle el triunfo a la familia… Más allá de los resultados negativos que se le ven venir al panismo porteño, el PRI de Marlon será el que mayor costo político pague al darse de alta en un yunismo decadente y agotado tanto por su circunstancia electoral como por una historia que abreva de las corruptelas y deslealtades de Miguel Ángel, señor fundador de la fracasada monarquía que se apresta a dar su última gran batalla.

Las fotos del día