Xalapa requiere funcionarios honorables pero con carácter: Ahued
mayo 23, 2021 | Rocío de la Barreda

Yo no ando en pleito contra personas pero sí en una lucha de ideas, en proyectos distintos y el que represento es uno que propone un gobierno alegre y de esperanza en el que no se va permitir la corrupción ni habrá gente que busque beneficio personal desde el ayuntamiento, sostuvo el candidato a la presidencia municipal de Xalapa por la alianza de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y los partidos del Trabajo (PT) y Verde Ecologista de México (PVEM), Ricardo Ahued.

Entrevistado por La Jornada Veracruz, reiteró que aprovechará la gran relación que tiene con el Presidente de la República y con el gobernador del estado para atender el grave problema de pobreza que aqueja a la ciudad, que está entre las capitales con mayores niveles de marginación en el país. En sus recorridos destaca que ha encontrado un gravísimo problema: que la gente ve al gobierno como de asistencia social, con demandas justas, por cierto, más allá de sus obligaciones constitucionales de dotar de infraestructura, servicios, etcétera. A continuación la entrevista que también puede ser vista en la página web www.jornadaveracruz.com.mx y en nuestras redes sociales.

–Es una persona muy conocida. Ha sido legislador y alcalde además de funcionario federal. ¿Eso es bueno o malo para alguien que busca el voto ciudadano?

–Creo que es bueno porque la gente ya sabe y ya nos conoce. Tuve la fortuna de ser invitado por el Presidente de la República para hacer un trabajo de 10 meses en la Dirección de Aduanas, cosa que hicimos mediante un convenio para analizar el sistema general del comercio exterior. El trabajo se denominó Proyecto de Modernización Aduanera 2024. Ahí se vieron todos los aspectos relacionados con el comercio exterior, la seguridad, la tecnología. Entregamos el trabajo que me encargó, fue presentado al gabinete ampliado y se tomaron las decisiones que ahora se están llevando a cabo. Luego me regresé al Senado y me invitaron para ser candidato de Morena para la alcaldía, después del proceso interno. Se logró con la aceptación de todos los compañeros de Morena, los que vienen de las izquierdas, los fundadores y las nuevas generaciones, grupos juveniles que traen una gran preparación y hacen un gran trabajo. Realizamos recorridos junto con la planilla que fue asignada por el partido.

Agradezco también el trabajo que hace la consejera nacional, Dorheny Cayetano, quien se ha sumado al proyecto para recorrer con su grupo de jóvenes y asociado con los adultos que le dieron su apoyo al Presidente. Se hizo una buena relación y nos permite ir en unidad. Invité a la planilla a Alberto Islas como suplente mío y lo invitaré a ser contralor; también está Cecilia Coronel Pérez, que estuvo en la Tesorería como síndica del ayuntamiento. De triunfar tendremos un equipo de trabajo con gente profesional, con alto sentido ético para encabezar un proyecto de bien para los xalapeños.

–Ricardo, ¿cuál considera que ha sido el legado que dejó en su gestión anterior como alcalde?

–Ahí están los datos. Hicimos un trabajo limpio y reconocido por la sociedad que aún es recordado. Así quiero salir. No me veo tanto entrando sino cómo salgo, con qué prestigio. No buscamos el poder para destrozar una vida, sería muy crítico haciendo un mal trabajo. La sociedad demanda ahora funcionarios honorables, tratables, sencillos pero con carácter que sepan hacer su trabajo. Puede ser que alguien sea un muy buen abogado pero un mal constructor. Tenemos que encontrar un equipo capaz para cada área. Tengo la experiencia de ser alcalde, senador y diputado. Sé el camino para gobernar, entender a la gente, independientemente de sus preferencias ideológicas, ocupaciones o edades y cómo debemos equilibrar a la sociedad para atenderla y tengan esperanza de vida, trabajo. El municipio es un buen punto de contacto con la clase política, lo vamos hacer bien, con un ayuntamiento de nivel político y ético, con una gran relación con el Presidente de la República y fortaleceremos aún más la que tenemos con el gobernador. Con los poderes Legislativo local y federal también porque si no, no lograremos la palanca de desarrollo que necesitamos. No voy a tener gente que busque beneficio personal. No voy permitir la corrupción. Vamos a tener un gobierno alegre y de esperanza.

Escucho una gran desesperación de la gente porque ha habido covid-19, con dos años de problemas, pérdida de empleo, madres solteras que salen adelante como mamá y papá. Hay inseguridad y debemos crecer, con piso parejo, luchando y trabajando con un gobierno cercano. He analizado mi recorrido y recibo hasta 200 documentos diarios, todos ellos personalizados con teléfono. De ahí se desprende una estadística en la que 30 por ciento de las peticiones son de obra pública, agua, pavimentación, drenaje, iluminación; le siguen seguridad y empleo. Se volvió un gobierno de asistencia social, gravísimo porque una cosa es la obligación constitucional de infraestructura, mercados, etcétera, sin embargo, lo que veo es una petición enorme de asistencia. Desde bastones, sillas de ruedas, no tengo para comer, se me inundó mi casa, medicinas, todo ello me preocupa.

Xalapa tiene altos niveles de 30 por ciento en sus tres o cuatro segmentos de pobreza, es la más alta de la República en cuanto a capitales de estado. No tenemos una zona industrial aledaña que cree empleo e ingresos, tiene sueldos baratos, el ticket de compra es pobre y por ello el comercio va caminando. Pero nos ayuda la zona metropolitana de casi 800 mil personas, hay una demanda de servicios, médicos, estudiantado y eso genera economía. Falta un gobierno facilitador que modernice su administración, que no le tenga miedo al cambio. El doctor Hipólito ha hecho un buen gobierno, lo he visto en mis recorridos, habremos de continuar con eso y corregir lo que no esté bien. Y desde luego reconocer que tenemos un reto enorme.

–De acuerdo con este diagnóstico, ¿cuál sería una de las primeras acciones que haría en caso de ganar?

–Reestablecer el programa de imagen urbana porque llegando tenemos que hacer nombramiento de comisiones edilicias, aprobar presupuestos en una inercia legítima que tienen los regidores. Trataré de respetar las ideas de ellos y ser realista. Al principio, en lo que se dan las aprobaciones de presupuesto, lo que haremos es organizar lo que se llama gobierno municipal en sus distintas direcciones y todo lo que tenemos de trabajadores en infraestructura, antes que llegue ubicaremos todas las calles que requieran atención inmediata, tapar hoyos, limpiar, repavimentar, que invite a disfrutar la ciudad. Revisaríamos con los directores que nombremos acciones inmediatas y solucionaríamos lo que se necesite adicionalmente. Hay cosas que van bien y la entrega-recepción será un relevo rápido y bien, veo la mejor disposición y no habrá problema con ello.

–Habla de diálogo y respeto. En gestiones pasadas se daban de otra manera las relaciones con sindicatos y organizaciones. ¿Habrá cambios sustantivos en ello?

–Tuve 10 sindicatos y representaciones distintas, a ellos los atendí. En ese diálogo vamos a respetar y atenderlos y que nos entiendan también, porque no es un proyecto en que el alcalde llegó y tiene que ser la diferencia. Eso lo haremos todos. Se tiene que demostrar con transparencia y voluntad, es un proyecto que no lo saca solo el alcalde. Juntar condiciones en este mosaico de diversidad y llegar a un objetivo. No podemos radicalizarnos porque sería un retroceso. Xalapa requiere de muchos recursos federales y estatales para resolver los problemas de la ciudad, porque con los propios es muy difícil. Tenemos un gasto corriente muy elevado, un organismo operador de agua muy fracturado. Tenemos que lograr traer recursos para tener resultados inmediatos.

–¿Cree que la gente votará por el partido o por el candidato?

–Votan por los dos. Hay veces que suman la combinaciones. En política ningún partido o candidato tienen la mayoría absoluta del voto. En la lucha de las ideas el partido fortalece mucho. Aquí hay una gran estructura, estamos trabajando en unidad y más si hay un buen candidato con un equipo unido. Veo en Xalapa una campaña en la que nos encontramos todos los candidatos de Morena y es importante que la gente sepa que tenemos diputados aliados, porque ellos nos aprobarían presupuestos y programas y se puede avanzar más rápido porque ellos nos ayudan para que la Comisión de Infraestructura nos apruebe proyectos.

A mí me tocó no contar con ningún diputado federal, me la chuté solo. Llegué como sándwich y con diputados locales que no eran nuestros y logramos una buena relación. Como alcalde me encontré con diputados como el profesor Atanasio, que es el papá del gobernador, la propia Cinthya era legisladora, los dos tenían acceso a mi oficina para gestionar. Yo no ando en pleito contra personas, sí en una lucha de ideas. Cada vez que recorro la ciudad estoy consciente de que hice lo correcto cuando dejé el Senado. Me hubiera arrepentido si digo que no, tengo la edad y si Dios me da salud haremos un buen papel. El protagonista será la ciudadanía, no el alcalde, será escuchada y cuidaremos su patrimonio.

Las fotos del día