Las maestras y maestros de la vida
mayo 15, 2021 | Esteban Ramírez Zepeta

El homenaje a las maestras y maestros debe ser todos los días, no solo uno, así como se debe rendir homenaje a las madres veracruzanas todos los días de nuestra vida,  porque todos los días, se entregan por completo a las tareas que corresponden a su responsabilidad.

No tengo la menor duda que las madres veracruzanas se convierten en verdaderas maestras de la vida, con su ejemplo de integridad, respeto, orden, disciplina, entusiasmo, conocimiento y amor, guían a sus hijas e hijos por el aprendizaje de todas las habilidades para enfrentar la vida. Cada madre lleva consigo el ímpetu de servir a la sociedad con la única meta de educar a su familia y forjar hijas e hijos como personas de bien.

Las madres de Veracruz son maestras extraordinarias que nos enseñan lo que representa el sacrificio y la felicidad. Mi corazón está lleno de amor por mi madre, quien me enseñó a amar a Veracruz y a entregarme en el propósito de servirle con honestidad y honradez.

Mi madre siempre me dijo que debo respetar a mis maestras y maestros, quienes son las personas que me muestran la verdad del mundo. Que me enseñarán todas las formas para defenderme en las adversidades, personas que me sacarán de la ignorancia, dándome conocimientos para poderme defender en la vida cotidiana.

Me dijo mi madre que es necesario aprender que las maestras y maestros de Veracruz son personas con vocación educativa y de servicio porque aman su profesión y aman lo que hacen: Educar.

Las maestras y maestros de Veracruz son seres humanos que viven todos los días las dificultades comunes de toda la población, cuyo sueldo no va relacionado con la dimensión de su obra. Que desde los espacios más humildes, caminan todos los días para llegar a sus centros de trabajo y así impartir educación. Las maestras llevan consigo la ternura propia de la mujer, cuya esencia la entregan para formar al mundo,  para mostrarle a sus estudiantes el camino de la superación personal y profesional. Las maestras tienen que enfrentar una doble tarea, ser jefas de familia y profesionistas a la vez, con todas las dificultades que representan.

Desarrollando habilidades como empatía, tolerancia, sensibilidad, resistencia, sororidad, solidaridad, toma de decisiones, liderazgo, iniciativa, meticulosidad, tenacidad, trabajo en equipo, creatividad, control y automotivación. Ser madre por amor y maestra como profesión es un binomio extraordinario que merece el mayor respaldo de la sociedad, mujeres íntegras que dejan afuera de su centro laboral todos sus problemas y llegan con la fe de que podrán formar el espíritu y carácter de la niñez y juventud veracruzana.

Rindo homenaje a las maestras jóvenes, adultas y adultas mayores que se han  entregado por completo a la educación. Es mi orgullo recoger sus palabras de aliento en mi caminar diario por los senderos de mi patria chica, mi Veracruz.

Los varones cuya profesión es la docencia, y su vocación es la educación, llevan a cuesta la enorme responsabilidad de servir con la congruencia entre sus pensamientos, palabras, emociones y acciones para ser ejemplo social. Son hombres ejemplares que siempre están preparándose para enseñar mejor, que no esperan, porque están comprometidos a nunca darse por vencidos.

Las maestras y maestros siempre han sido considerados líderes naturales de la comunidad, respetados y queridos por su obra cotidiana. Hoy debemos homenajearles con respeto y apoyo directo a su obra material e inmaterial.

Hoy rendimos homenaje a las maestras y maestros de Veracruz porque son educadores de vida porque más allá de sus palabras, llenan el alma de sus estudiantes con la esperanza de que siempre vendrán tiempos mejores. Porque nos han demostrado que en medio de la pandemia, que nunca se derrotarán.

En la pandemia tuvieron que salir del analfabetismo digital para ser expertos en el manejo de la comunicación virtual, hablar a través de una cámara con la misma fuerza y vigor como si estuvieran en clases presenciales.

Me consta porque lo he visto, que hay maestras y maestros que a pesar de la pandemia siguieron educando con una fuerza extraordinaria, resistiendo todos los tropiezos que significa la comunicación por Internet, así como las condiciones propias de su hogar.

Veracruz se enorgullece con la presencia de mujeres y hombres que son profesionales de la educación y satisfacen la demanda social de formar personas de bien, que amen a su comunidad, que busquen conocimiento y construyan experiencias, arriesgándolo todo para ser mejores.

Hoy rendimos homenaje a las maestras y maestros que han caído en el cumplimiento de su deber porque nunca se dieron por vencidas o por vencidos. Abrazamos a su familia y les expresamos nuestra solidaridad incondicional. Debemos mantener su recuerdo de manera permanente en la esencia del espíritu veracruzano.

Tenemos una enorme deuda social con las maestras y maestros, por esta razón ahora que he recorrido una importante cantidad de municipios, voy caminando a ras de suelo para escuchar a todas las personas, pero en especial busco la opinión y propuesta de las maestras y maestros cuya visión nos sigue enseñando que para poder ser felices debemos aceptarlo, que tenemos que luchar por nuestros sueños.

Honro a mis maestras y maestros de toda la vida, agradeciéndoles infinitamente todas sus enseñanzas, comprometiéndome todos los días aquí, junto con las mujeres y hombres de Morena Veracruz, a construir un mejor porvenir, trabajando duro, demostrando los hechos y escuchando al pueblo para poder servirle mejor.

Gracias porque me enseñaron la grandeza de nuestro territorio a través de su cultura, arte y tradiciones, así como el orgullo de nuestros pueblos originarios, las oportunidades del presente y la visión de un mejor futuro.

Gracias por entregarse al  trabajo honrado con el que cumplen cabalmente ante nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos formando personas de bien y con una forma honesta de vivir.

Que nuestro homenaje a las maestras y maestros de Veracruz se sienta en nuestro corazón y se vea en los hechos, que nunca les dejemos solas y solos, que siempre estemos a su lado en los grandes propósitos de la educación, porque sólo a través de la educación se transforma la vida de los seres humanos y en consecuencia la vida de la sociedad.

México reclama que se le dé lugar que les corresponde a las maestras y maestros para que sepan que son la primera gran línea de la batalla contra la ignorancia y del impulso a la grandeza de nuestra nación.

Con educación se puede todo. ¡Gracias maestras y maestros de Veracruz, son orgullo nacional!

Las fotos del día