Fray Pedro Antonio Buzeta, introductor del agua potable a Veracruz
mayo 03, 2021 | Miguel Salvador Rodríguez Azueta

El Centro Histórico de la ciudad de Veracruz posee una gran fortaleza que es su riqueza histórica.

Su trazado original, con más de 400 años, aún se puede constatar en su plaza mayor, hoy conocida como plaza de la constitución, donde convergen los poderes celestiales, gubernamentales y de comercio; esto es la catedral, el edificio de gobierno y los portales.

En dicha plaza, se encuentra el Portal de Miranda - del cual ya hemos tratado en otra entrega- en este edificio, por la parte de la calle de Mario Molina, se encuentra una antigua placa que conmemora las obras de instrucción de agua potable a Veracruz en 1725.

Desconozco quien haya salvado esta placa de la bárbara destrucción, que siempre se ampara en el progreso, porque su lugar original era una fuente de agua donde también estaba una imagen de bronce de San Antonio de Padua, santo patrón de los albañiles en lo que hoy es el parque Álvaro Obregón.

La imagen de San Antonio de Padua se encontraba en exhibición en el antiguo museo de la ciudad, hoy recinto de la reforma, actualmente se encuentra a resguardo del INAH. Eso lo sé porque yo mismo la vi hace como 13 años en la bodega en el Baluarte de Santiago.

Los trabajos para la introducción del agua potable a Veracruz, algo así como el tátara abuelo del Grupo MAS, iniciaron desde 1721 con una propuesta técnica de unos ingenieros Franceses, la cual no se pudo llevar acabo por lo exorbitante del monto, de acuerdo al escrito de Juan José Gonzales Fernández, en 13 Leyenda de Veracruz (1943) documento que puede ser consultado en la pagina (https://aguapasada.wordpress.com/2020/04/02/veracruz-la-obra-de-fray-pedro-buzeta-en-veracruz/)

De acuerdo, al mismo autor, las obras fueron encargadas al fraile Pedro Antonio Buzeta, quien andaba en por estas tierras recolectando limosnas para la construcción del nuevo convento Franciscano en Sanlúcar de Barrameda en Cádiz en cuyo altar mayor fue sepultado a una edad avanzada para la época.

Profundizando en la investigación, encontré un artículo académico de Álvaro Recio Mir, de la Universidad de Sevilla, publicado en la revista de Indias, (http://revistadeindias.revistas.csic.es/index.php/revistadeindias/article/view/1032) en donde pude obtener mayores datos sobre el físico, matemático, ingeniero hidráulico, lego franciscano de origen gallego, Pedro Antonio Buzeta, quien no solo realizó los trabajos de introducción de agua potable a Veracruz por medio de un gran acueducto subterráneo que venía desde la zona del actual cementerio particular hasta el centro de la ciudad de Veracruz, sino que también realizó la misma titánica obra en Guadalajara, en donde- allá si- hoy en día se le rinde homenaje; una plaza, una calle y hasta una escuela llevan el nombre del ilustre albañil.

Algunos datos curiosos que quiero compartir con los lectores, Fray Pedro Buzeta estaba en Zacatecas en 1722, cuando envió su propuesta técnica financiera por 4000 reales anuales, pero las autoridades del puerto solo le ofrecieron 2500; los trabajos de Veracruz y Guadalajara fueron dedicados a San Antonio de Padua, sacerdote portugués patrono de los albañiles.

Con estos datos, podemos constatar que el sistema de introducción de agua potable a la ciudad fue un logro de la ingeniería de aquellos años, mismo que continuo hasta 1784 cuando se realizó una modificación y posteriormente se planteó traer el agua del rio Jamapa.

Pd. No estaría nada mal que la sociedad civil se organice con el INAH para darle una manita de tigre a la placa conmemorativa.

Las fotos del día