Pescadores de Actopan pierden su fuente de sustento; reclaman ayuda del gobierno
abril 20, 2021 | Roxana Aguirre

La orilla de la laguna El Farallón, ubicada en el municipio de Actopan, hoy luce totalmente erosionada. A lo lejos, donde antes se encontraba la orilla, los restos descompuestos de un pato son devorados por aves de rapiña.

Esta imagen dista mucho de la que esta laguna tenía hasta hace al menos cinco años, cuando su resplandor azul brillaba bajo el sol, y se abría paso como un gran espectáculo a la vista desde la carretera.

"En ese tiempo la gente vivía de la laguna, todas las comunidades aquí llegaban a pescar, a disfrutar de los fines de semana, ya ahorita no hay nada, es un desierto, la verdad", explicó el pescador Hermenegildo Martínez.

Como él, al menos una treintena de pescadores han perdido una de sus principales fuentes de sustento, pues ésta era la única laguna de agua dulce de la zona.

Saben que no solo se trata de un efecto del estiaje, sino también de la mano del hombre. Recuerdan que varios ranchos ganaderos e incluso sembradíos aprovechaban el agua de la laguna.

"Hay algunas bombas, o había, porque ahorita ya no les alcanza la manguera, que estaban succionando el agua, pero por inquietud de las cooperativas dijeron ‘Ya no más’, de todos modos ya no alcanzan las bombas. La que más nos afectaba era una que estaba tomando agua para unos cañales de allá por la mancha y era una bomba de 16 pulgadas", afirmó Eduardo Carranza, regidor con la comisión de ecología y medio ambiente en el ayuntamiento de Actopan, quien junto a un grupo de pescadores, en varias ocasiones durante los últimos cinco años, denunció ante las autoridades la situación.

"Desde hace un año estamos tocando puertas para que se recupere la laguna, que se eviten ciertos actos como la extracción de agua de la laguna, principalmente. Hace un mes más o menos vinieron de la Procuraduría de Medio Ambiente de Veracruz, a hacer unas pruebas, pero aún no hay resultados", dijo Juan Alberto Muñiz.

Ahora los pescadores deberán enfrentarse no solo al estiaje y la crisis por covid-19, sino también a haber perdido su principal actividad económica. Muchos de ellos ya optaron por buscar otros empleos, como albañiles, ayudantes, o cualquier cosa que les deje dinero para salir adelante.

Hasta el momento ninguna autoridad ambiental ha venido ha hablar con los pescadores para darles una explicación de qué podría estar sucediendo con la laguna, ni mucho menos han implementado algún plan de rescate.

Los pobladores piden la intervención inmediata de las autoridades para resolver la problemática que ha traído consigo graves consecuencias ecológicas y económicas.

Algunos habitantes de la zona asimismo comentaron que la presencia de empresas mineras y sus exploraciones sin duda ha dañado el ecosistema.

En la laguna El Farallón habitan patos negros, garzas y pelícanos, entre otras especies. Un informe de la Comisión Nacional del Agua de marzo determinó que 84 municipios del estado padecen sequía: en 44 es moderada; en 33 severa y en siete extrema.

Recientemente la jefa de hidrometeorología del Organismo Cuenca-Golfo, Jessica Luna Lagunes, precisó que la laguna se ubica en una franja de estiaje severo, donde en los últimos cuatro meses apenas han caído entre 50 y 100 milímetros de lluvia.

Las fotos del día