Liz Ledezma diseña muñecos sanadores con las prendas de desaparecidos en zona centro
abril 20, 2021 | Fernando Inés Carmona

Orizaba, Ver.- Liz Ledezma es artesana textil y diseñadora, ella tiene un taller artesanal en Orizaba y desde ahí brinda su granito de arena a la lucha del "Colectivo de familiares de desaparecidos Orizaba-Córdoba"; ella es la creadora de la actividad "muñecos sanadores" para las madres que no encuentran a una hija o un hijo, son muñecos cuya ropa está hecha con las prendas que pertenecieron a los desaparecidos. Este día, los integrantes del colectivo retomaron las labores de búsqueda en fosas clandestinas del municipio de Ixtaczoquitlán.

"Muñecos sanadores para las madres que buscan a sus hijas e hijos –comparte Liz Ledezma– es un difícil proceso de creación". Ella misma cuenta que la primera muñeca fue "Rubí", hija de Araceli Salcedo, fundadora y representante de esta agrupación, quien reconoce que fue un proceso muy fuerte y determinante para ella.

"Es un proceso un poco fuerte porque yo venía de pigmentación con flores, de un proceso diferente, y aquí me encuentro con una historia de una chica que estuvo conviviendo con su mami hasta las 10:30 de la noche en que tuvieron la última llamada, y trabajar con una prenda que conserva parte de su esencia fue muy difícil para mí, porque como mamá [tenemos] esa parte maternal, yo volteo a ver a mi hijo y no puedo comprender esta deshumanización que tenemos", expresa la activista.

Además, comenta que como mujeres "estamos en resistencia, luchando por nuestros derechos y porque se nos respete y cuide". Ella tiene su espacio de creación en Orizaba, en Sur 43, esquina Oriente 4-A, se llama "El ropero de Frida Kah", y desde ahí hace su trabajo de diseñadora textil, es una creadora y como tal ha hecho al menos ocho muñecos, cada uno con un significado único para cada madre.

"Son muñecos sanadores, buscan sanar. Cuando entregamos los muñecos fue muy fuerte para mí, estaba nerviosa porque entregarle su hijo a la mamá fue fenomenal, yo no podía entenderlo y ver a la mamá cómo abrazaba a su niño, te quiebras, no hay palabras".

Este programa nace como respuesta a la situación que vive el país, donde todos los días hay desaparecidos. Por este motivo ella pide que concienticemos pues estamos perdiendo rastros de humanidad, "también sería bueno no juzgar, somos humanos".

La región de las Altas Montañas desde hace una década empezó a ser una de las que tienen mayor número de casos de desaparecidos, muchos de ellos no han sido localizados y los menos son encontrados con vida; otros, en fosas clandestinas. En la región de Orizaba, en los pasados 40 días se han localizado 26 cadáveres en fosas; cabe destacar que de ellos ninguno ha sido identificado por sus familiares, "pero hay otros tantos cuerpos que por sus condiciones tampoco han sido identificados".

Este programa, reconoce, igual sirve como terapia para los familiares de víctimas de desaparición forzada, quienes siguen siendo buscados, aunque con muy pocos resultados y aun cuando los mismos familiares se han echado a cuestas el trabajo que deben hacer las mismas autoridades".

Este lunes los integrantes de este colectivo retomaron las labores suspendidas desde hace más de un mes en fosas clandestinas del municipio de Ixtaczoquitlán, en la zona centro del estado; ahí se han recuperado ocho cadáveres en la comunidad de Campo Grande.

Las labores se detuvieron en marzo pasado y este lunes se reiniciaron.

Las fotos del día