Rafael era paramédico y bombero; su familia exige esclarecer su asesinato
marzo 18, 2021 | Agencias

Orizaba, Ver.- Los padres de un bombero de la Estación 119 de Orizaba y paramédico de Protección Civil Municipal de Ixtaczoquitlán asesinado este martes por hombres armados cuando abordaba su ambulancia GruMed para realizar un traslado exigen a las autoridades del Gobierno del Estado y Federal se esclarezca el crimen y se haga justicia.

Ana María Clarisa Hernández Rodríguez y Rafael Bermúdez Guzmán aseguraron que su hijo de tan sólo 20 años de edad, Rafael Bermúdez Hernández, era un joven trabajador y sin vicios se quitaba el chaquetón de Bomberos para ponerse la camisola de Protección Civil y su sueño más grande era ser Bombero, ilusión que ayer le fue arrebatada a balazos.

"Esto nos duele mucho porque mi hijo era un buen chico… No me parece justo que pase esto... Él era mi hijo pequeño, tenía 20 años, y trabajaba para ayudar a su hermano; Rafa no iba a fiestas, no iba a reuniones, siempre fue un muchacho muy educado y muy noble de corazón, pero principalmente con vocación de servicio a su comunidad", señaló su madre, Ana Clarisa.

Además, exigió a las autoridades se agilicen las investigaciones y se dé con el paradero de los presuntos responsables, a quien ella misma pudo ver cómo se retiraron en un taxi: "Exijo a las autoridades estatales y federales, que nos ayuden a esclarecer esto, porque no puede ser; pido al gobernador (Cuitláhuac García Jiménez) que haga justicia, que se esclarezca esto, porque no se vale, era un chico que salió a trabajar, iba a hacer un traslado y no pueden seguir pasando cosas así".

Hernández Rodríguez no descartó solicitar seguridad de protección dadas las condiciones en que murió su hijo.

"No sabemos a qué se debió todo... Yo me quedé desempleada desde hace un año y mi hijo Rafael me dijo: ‘mami, no te preocupes yo voy a trabajar para ti, y como dice su papá, llegaba de Protección Civil, se bañaba y se ponía su traje de Bombero y salía, quizá estaba en casa una hora mientras le daba de desayunar, se bañaba y se salía para Bomberos y llegaba a las 12 o 1 de la mañana, dormía un ratito y se iba a Protección Civil".

Por su parte, el padre del finado aseguró que a Rafael, desde muy pequeño, le gustaba la idea de convertirse en bombero y paramédico, además de que tenía ilusiones de formar su propia empresa, como su hermano, de 30 años de edad.

"Él salía de Protección Civil y se pasaba a Bomberos a trabajar y no dormía casi nada en la casa, porque le gustaba su trabajo, era un muchacho que trabajaba día y noche, y todo lo que ganaba lo invertía en ayudar a su madre y a sostener la casa".

Lamentó que un joven de tan sólo 20 años de edad, sano y trabajador haya sido víctima de la delincuencia organizada.

"Exigimos que nos hagan justicia porque no puede ser posible que nos pase esto con un muchacho que manejaba una ambulancia, que daba todo por estar siempre en su trabajo, sé que algún día todos tenemos que morir, pero no de la forma como él fue asesinado, porque ésto fue un artero crimen, fue una masacre contra un muchacho que se subía a su unidad para ir trabajar y lo masacraron, lo balearon y no es correcto, no es justo, nosotros como padres pedimos y exigimos que se llegue hasta las últimas consecuencias".

Detalló que la familia ya interpuso una denuncia ante la Fiscalía Regional de Justicia del XV Distrito de Orizaba, por homicidio doloso calificado, con el objeto de que las autoridades den con el paradero de los responsables y se haga justicia.

Las fotos del día