Reclamaron justicia ante feminicidios; ni una más, fue la exigencia al gobierno
marzo 09, 2021 | Norma Trujillo Báez

"Soy Verónica, soy Fabiola, soy Carmen, soy Alba, soy Ana, Sandra, Jennifer", era el coro de las mujeres que ayer salieron a marchar por las principales calles de la capital veracruzana. La indignación por la falta de justicia ante los feminicidios, sin justicia las mujeres violadas, aparición con vida de mujeres y niñas desaparecidos en la entidad, fueron las expresiones de exigencia que se toparon con un cerco policiaco no visto antes en las manifestaciones de mujeres y de cualquier otra injusticia.

En el Día Internacional de la Mujer, a pesar de centenas de policías, los colectivos de mujeres no callaron, sus voces se escucharon y afirmaron que gritarán más fuerte para exigir los mismos derechos y oportunidades que tienen los hombres. Consignas se escucharon en contra de la Fiscalía General del Estado (FGE) por proteger a violadores, a pesar que ahora está al frente una mujer, Verónica Hernández Giadáns.

A las 13 horas los contingentes de mujeres iniciaron la marcha del Teatro del Estado con el pase de lista de algunas mujeres que han sido víctimas de violencia feminicida. Caminaron por Ávila Camacho y al llegar al Monumento a la Madre se pararon y después de pronunciar el nombre de cada una de las que hoy faltan respondían: "ni una más, ni una asesinada más".

En esta ocasión se vio más amplio el grupo de madres que buscan a sus hijas. Algunas pedían justicia para Sandra Jennifer, que hace unos días fue detenido y liberado al siguiente día su probable raptor bajo el argumento que hay una "laguna" jurídica. Así vimos pasar varios nombres de mujeres y niñas que no se sabe del paradero de ellas.

Mientras ellas avanzaban, las filas de policías ya estaban desde dos horas antes resguardando comercios e iglesias, tratando de evitar las pintas y las destrucciones a inmuebles que años anteriores han dejado las mujeres del bloque negro.

Antes del Viaducto, el bloque de mujeres que llevaban niños y niñas pidieron salir para proteger a los menores de edad. Sin embargo, pese a la petición de la presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Namiko Matzumoto, los policías no abrieron la valla que con sus cuerpos y escudos imponían.

Los contingentes avanzaron. Al llegar al Viaducto pintaron sobre los muros. En ellos quedaron plasmados nombres. Ahora no todos eran de víctimas sino resaltaron a los victimarios. Ahí había quedado el de "Raúl Alberto Vázquez Rasgado, responsable de tentativa de feminicidio, protegido por SSP y FGE".

Al igual "Irving Ortiz, machista", "Ernesto, violador" y así un muro quedó con nombres de presumibles atacantes de mujeres. Mientras féminas también reclamaban a los policías que defendieran más las paredes que a las propias mujeres.

En la Torre de Seguridad Pública algunas mujeres pudieron hacer pintas en los pilares, así como algunos destrozos. También plasmaron consignas de igualdad, las consignas por las mujeres que sufren en las comunidades indígenas y rurales, por aquellas a quienes también se les violan sus derechos humanos.

Las fotos del día