Falanges: Participación política
marzo 03, 2021 | Luis Adalberto Maury Cruz

La participación política no es monopolio partidario o gubernamental. Es una actividad constante de todos y en lo concerniente a lo público. Por ello tiene los siguientes ámbitos: 1) Social en tanto cualquier persona que es menor de edad. Así los niños y los jóvenes (menores de edad) tienen derecho a participar en política, es su derecho; con las restricciones de ley, para actuar en lo público y gubernamental. 2) Ciudadano que remite a los mayores de edad, con uso pleno de derechos y obligaciones que no forman parte del funcionariado público, pero con una injerencia proactiva en la vida política del Estado. 3) Gubernamental que son ciudadanos siendo funcionarios públicos de algún poder del Estado (legislativo, judicial y ejecutivo) u órgano autónomo en cualquiera de los tres niveles de gobierno (federal, estatal y municipal), y 4) Partidario remite a personas que son funcionarios de partidos políticos.

Frecuentemente la participación política ha sido raptada por lo gubernamental y partidario. Hoy es notorio que se requiere abrir el espectro socializando y ciudadanizando lo político que es de incumbencia de todos. Con ello el Estado entraría en una fase de progresividad democrática.

La participación política desde lo social y ciudadano es fiscalización de la gestión pública, presupuesto participativo. Como esto es incipiente en la actualidad entonces el empoderamiento social y ciudadano es deficitario. Esto tiene su origen en una falta de cultura política y en las condiciones de pobreza por las que atraviesa el Estado Mexicano, que tiene un 60% de pobres de acuerdo a la CEPAL.

Desde lo gubernamental la participación política es presupuesto basado en resultados, transparencia y rendición de cuentas, esto es una agenda pendiente y violada flagrantemente por los funcionarios públicos de tres poderes y en los tres niveles de gobierno.

Estas omisiones son violaciones de derechos humanos, quiebran el principio de legalidad, son actos contra el desarrollo democrático y la progresividad de la dignidad humana en términos de derechos humanos. Así, las notorias y actuales violaciones en esta materia en los tres ámbitos: federal, estatal y municipal son actos delictivos e impunes. Pues, rompen el principio de legalidad y de progresividad de derechos humanos.

Desde lo partidario es la propuesta política y electoral para que la ciudadanía opte entre alternativas viables de los distintos partidos. La propuesta que gana el proceso y la jornada electoral se convierte en mandato de urnas.

Sin embargo, en la actualidad es raro contar con propuestas, lo que mayoritariamente hay son imposturas políticas y alianzas para garantizar intereses de grupos, que pueden ser legítimos, pero es insubstancial cuando no hay propuesta política factible. Luego, no basta ganar una elección para tener legitimidad política, es necesaria la participación social y ciudadana.

De esta forma si se desea comprender la participación política como una progresividad democrática esta debe ser: 1) La socialización y ciudadanización de lo público y 2) Una gobernabilidad abierta a la fiscalización y a la rendición de cuentas, 3) Una gestión basada en resultados y en la materialización de condiciones efectivas para la dignidad humana en términos de derechos humanos efectivos.

La progresividad y gobernabilidad democrática no son un fin, son un medio para la dignificación de las condiciones públicas de la población. Su límite son: 1) La escasez de las finanzas públicas y 2) El cáncer de la corrupción e impunidad en el gobierno, que hoy es flagrante; baste recordar los escándalos de subejercicios estatales y municipales en Veracruz y la oprobiosa falta de reparación de daños en casos como Javier Duarte y Lozoya.

En la medida que se combate a la corrupción y a la impunidad, se fomenta la participación política en toda la población y se combate a la pobreza; habrá mejores condiciones para la participación política de toda la población. De lo contrario es más de lo mismo. Sin embargo, ¿qué hará usted para contribuir con un México mejor?

La participación política es un compromiso de todos, en muchos sentidos y en momentos comunes a todos. Sin esto nuestra calidad de lo público se ve altamente agraviada. En fin, usted ¿qué piensa?

Las fotos del día