Falanges: Sobre la transparencia y la Rendición de cuentas
febrero 15, 2021 | Luis Adalberto Maury Cruz

lmaury_cruz@hotmail.com

Lo político es público, nos concierne a todos. En el Estado toda institución y acción que maneje recursos públicos es auditable, está sujeta a la rendición de cuentas, siendo sujeto obligado en términos de la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública, (LGTyAIP). Pero ¿cuál es la función de la rendición de cuentas?

No hay rendición de cuentas sin transparencia, las cuales desde la reforma de 2011 en materia de derechos humanos deben ser proactivas. Porque el derecho a la participación política y la información pública son derechos humanos.

La transparencia es hacer notoria la actividad pública, evidenciando y publicitando el uso y forma de emplear los recursos de todos. Esto es importante porque permite al ciudadano y a la sociedad en su conjunto fiscalizar la gestión de cualquier sujeto obligado de los tres niveles de gobierno, de los tres poderes, de los órganos autónomos y de particulares con recursos públicos.

La primera medida contra la corrupción es la transparencia. El Artículo 70 de la LGTyAIP establece que los sujetos obligados deben, poner en sus portales o micrositios de transparencia, indicadores de gestión, de resultad, normatividad aplicable, contratos, licitaciones, viáticos, nóminas de los funcionarios públicos, entre otros.

Si revisa los micrositios de transparencia del Estado, de los ayuntamientos veracruzanos ¿encontrara al menos el cumplimiento del Artículo 70?... Esto es una violación al derecho humano de información y es un incumplimiento legal con la transparencia proactiva y con la progresividad de los derechos humanos del titular.

El punto no es el incumplimiento per se, sino que esto es corrupción e impunidad en términos de violación de derechos humanos desde la dimensión política. Los titulares de los órganos garantes son cómplices: los de la Comisiones de Derechos Humanos, del Sistemas Anticorrupción, de la Fiscalía, de la Función Pública, los miembros del Congreso son copartícipes. Esta falta de transparencia es notoria, flagrante y dolosa, es violación de derechos humanos es una acción que se debe seguir de forma oficiosa.

Así, la impunidad, que es corrupción tiene su origen en la falta de transparencia de la información pública. Es evidente no hay rendición de cuentas, pues no hay acceso a la información pública y la democracia es oropel.

La rendición de cuentas permite el debate, la mejora y el desarrollo institucional, social, económico y humano. Pues el analizar los ingresos públicos, el diseño de esquemas justos, progresivos y universales para fondear las responsabilidades públicas; así como ponderar los resultados, los procedimientos del gasto público son de incumbencia de todos. No es potestad de los sujetos obligados, estos están para obseder la norma, para materializar la progresividad de los derechos humanos desde un enfoque universal y sin discriminación.

En este sentido la actual circunstancia de desglobalización neoliberal por la que atraviesa el mundo, el país con más de un 50% de pobreza laboral en concordancia con el CONEVAL e INEGI y una 60% de pobreza de acuerdo a la CEPAL y un Veracruz con graves problemas de impericia gubernamental los efectos negativos en lo social, económico y político de la pandemia se acrecientan, se agravan por la falta de transparencia y rendición de cuentas.

Es decir, estas faltas sólo evidencian la impunidad, la violación de derechos humanos y la corrupción. Estos porcentajes de pobreza se articulan con la deficiente gestión públicas, que degenera en un mayor descredito de las instituciones púbicas.

En la medida en que nos acerquemos a la rendición de cuentas efectiva habrá una progresión política y democrática. Lo cual supone una cercanía verdadera, entre la formalidad de quien representa y el mandato de las urnas, las necesidades, la participación social y ciudadana. En fin, ¿usted qué piensa?...

Las fotos del día