Casas Geo, sin responsabilizarse por entregar obras con daño estructural y falta de servicios
enero 15, 2021 | Édgar Escamilla

Poza Rica, Ver.- Una década atrás, la inmobiliaria Casas Geo llegó a Poza Rica con el lema de cambiar vidas, ofertando viviendas de interés social con créditos accesibles; sin embargo, al poco tiempo comenzaron a aparecer fallas constructivas y la empresa no se responsabilizó de la dotación de los servicios básicos, al grado de que a la fecha los dos núcleos poblacionales construidos en Coatzintla siguen sin ser municipalizados y sus más de mil 500 familias padecen carencias sin poder haber hecho efectivo el seguro de la vivienda.

La inmobiliaria edificó dos fraccionamiento en un predio rural, entre los municipios de Poza Rica y Coatzintla, alejados por completo de la mancha urbana, por lo que la introducción de servicios era onerosa y favoreció que a la postre fueran objeto y hasta guarida de la delincuencia. Geo Villas del Real y Pueblo Nuevo comenzaron pronto a poblarse, de la mano del auge económico que se daba en la región por el proyecto Aceite Terciario del Golfo, arriesgándose las familias a invertir su patrimonio en la compra de casas o departamentos.

La publicidad ofrecía andadores, espacios de recreación, tiendas y servicios básicos como drenaje, energía eléctrica, alumbrado público, agua potable, transporte y limpia pública. Al estar ubicado en una zona de alto riesgo por la presencia de elevaciones y un arroyo, los edificios comenzaron a fracturarse por el deslizamiento de tierras ocurrido en 2014. La empresa ofreció reubicación dentro del mismo fraccionamiento, pero el problema era generalizado; no había a dónde huir.

A la par, los propietarios continuaban pagando el crédito, un promedio de 4 mil pesos mensuales, pero también tenían que destinar recursos para solventar los desperfectos que la inmobiliaria se negaba a atender, pues muchas de ellas tenían filtraciones. Durante años se abastecieron de energía eléctrica a través de plantas generadoras móviles, hasta que en 2019 la empresa se declaró en quiebra y dejó de surtir el combustible para la operación de las mismas, lo que propició movimientos de protesta entre los colonos.

Un año después lograron que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) introdujera el servicio y ahora cada colono sería el responsable del pago de su factura.

En ese mismo periodo el Infonavit destinó aproximadamente 20 millones de pesos para la rehabilitación de la planta tratadora de aguas residuales, la cual entró en operación en enero de 2020; pero en noviembre de ese mismo año dejó de funcionar por falta de electricidad, pues la empresa no cumplió con el pago del servicio a la CFE. Las aguas negras con las que habían lidiado antes volvieron a brotar de las alcantarillas al no tener manera de desfogarse, así que luego de gestiones ante el ayuntamiento de Coatzintla se logró que con ayuda de la administración municipal semanalmente se desazolvaran los drenajes, comenta Angélica Galicia, una de las habitantes de Pueblo Nuevo.

Actualmente ambos fraccionamientos lucen en el abandono, muchas familias que llegaron por la actividad petrolera dejaron sus casas. Otros más las habían comprado para rentarlas, pero ante la falta de servicios y lo lejano de los centros urbanos ya nadie se atreve a morar ahí.

Los andadores lucen montosos y las calles llenas de basura; al no estar municipalizados el ayuntamiento no puede enviar los camiones de Limpia Pública a estos fraccionamientos, por lo que el servicio lo presta un particular, al que muchos se niegan a pagar y los desechos se acumulan constantemente. Las descargas de aguas grises de las mil familias de Geo Villas y las 500 de Pueblo Nuevo se vierten directamente en el arroyo, otrora cristalino, convirtiéndolo en un drenaje a cielo abierto.

El agua potable la suministra de manera indirecta la Comisión del Agua del Estado de Veracruz (CAEV) por un acuerdo al que se llegó con el ayuntamiento de Coatzintla. La CAEV le vende el agua a la Administración Municipal y ésta a su vez la cobra a los usuarios. La dependencia estatal se ve limitada a otorgar el servicio por diferentes motivos, entre ellos, el hecho de que se construyó el cárcamo de rebombeo en el predio de un particular ya fallecido, con quien no se estableció un acuerdo legal, solo de palabra.

La red de distribución se encuentra dañada, por lo que se requiere de una rehabilitación integral que no se puede hacer porque Casas Geo no ha entregado los planos de los servicios. Y a 10 años de la construcción del fraccionamiento los colonos continúan padeciendo los problemas.

Las fotos del día