FALANGES: Balance 2020
diciembre 30, 2020 | Luis Adalberto Maury Cruz

lmaury_cruz@hotmail.com

2020 inició con la inercia del 2019, con la tendencia negativa en lo económico y con la crisis petrolera mundial. El fin del inicio de la pandemia del COVID-19 apenas inicia, sus estragos se prolongaran todo el 2021. Algunos datos:

1. Las cifras oficiales recientes señalan 123 mil muertes por COVID-19.

2. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) estimó que la pobreza en México alcanzará en 7.6% al pasar de 41.9 millones de personas en 2019 a 49.5 millones de personas en 2020, mientras que la pobreza extrema crecerá 6.3%, al crecer de 11.6 millones a 17.4 millones. Hay casi 130 millos de mexicanos

3. El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) señaló: las personas en pobreza laboral entre los meses de abril y mayo se incrementó en un 53.1% y 54.9%.

4. Había unas 4.9 millones de las micro, pequeñas y medianas empresas el 2019, hasta hoy continúan operando 3.85 millones al 2020.

5. De enero a noviembre, de acuerdo a informes del gobierno federal, se han contabilizado 31,781 homicidios y 888 mujeres asesinadas por razón de género.

6. Un elemento tratado en la columnas anterior es: el impacto en la esfera emocional de las personas debido a las medidas de confinamiento, aunado a los estragos económicos y sociales de la pandemia, lo cual se traduce en estrés, violencia familiar, se postraciones, divorcios ruptura del tejido familiar, fractura del tejido social y mayor violencia.

Estos seis elementos muestran una tendencia muy complicada para el individuo y la sociedad. La cuesta de enero en la actual circunstancia, quizá se prolongue hasta mayo. Dado el deterioro del tejido económico, esto no es privativo de México. En estas faces de crisis los individuos suelen caer en conductas de: "sálvese quien pueda", que fragmenta más el tejido social.

El reto es desarrollar políticas públicas de cohesión social y de economía social sustentable, lo cual supone priorizar al más necesitado no como asistencialismo sino como desarrollismo funcional. Pero esto no lo entiende la mayoría de los políticos y funcionarios públicos, ni los superdelegados. En Veracruz es una tragedia. Lo frecuente son los subejercicios, nepotismo, ineficiencia pública, los escándalos por delitos sexuales.

Es imperante una restructuración de la política social y de la economía social que detone el empleo. Aquí confunde asistencialismo con desarrollo social.

Sin embargo, la pandemia aun con lo relativo a las vacunas genera el dilema: o desempleo o peligro de contagio.

Este 2021 es un año electoral con 15 gubernaturas, alcaldías, diputaciones federales y locales en juego, con un presidente con más del 50% aceptación, un MORENA fragmentado, alianzas bizarras PRI-PAN-PRD MORENA-Verde-PT, una notoria falta de proyectos y propuestas políticos. Esto muestra una clase política irresponsable y sin compromiso de Nación.

Se vislumbran nubarrones y la tormenta está por iniciar. 2020 fue el fin del inicio. 2021 será un año para la resiliencia personal, social, económica y política.

Hace falta una política para sanar el tejido social, que vea al individuo como medio para la superación de las crisis económicas y sociales.

En el ámbito geopolítico estamos frente a una crisis sanitaria, económica y social peor que la 1930-1932, que dio origen a la II guerra mundial.

La tripolaridad (Rusia, China y EEUU) hasta hoy continúa con una guerra multidimensional. EEUU está en guerra civil de nueva generación y balcanización principalmente en Texas y California. EEUU ya no es unipolar, ni en lo militar, ni en lo científico, ni en lo farmacéutico, ni en lo financiero.

México, América del Norte y América Latina, presentan los efectos de la caída de la unipolaridad de EEUU y de su sisma, se requiere no tomar partido por las posiciones domésticas, hay mantener la Doctrina Estrada. Lo cual es un acierto de la Federación. La caída de EEUU nos puede arrastras y balcanizar más.

En fin, ¿usted qué piensa?...

Las fotos del día