Casa Santa Ana instaura medidas de protección
noviembre 27, 2020 | Agencias

Boca del Río, Ver.- Para evitar volver a ser vulnerados y evitar conflictos, la Casa Santa Ana ha cambiado los protocolos de aceptación de migrantes.

El proyecto que inició el sacerdote Cecilio Herrera Moreno, quien es el ministro de la Iglesia "Santa Ana" en Boca del Río, desde hace años ha dado cobijo en su templo a varios migrantes, hasta lograr, con apoyo de la sociedad civil, crear un recinto en el corazón del municipio que atiende a un número mayor de migrantes y personas de escasos recursos.

De un tiempo a la fecha, tras una experiencia lamentable, para dar alojamiento a viajeros de otros países ahora se les piden algunos datos personales y referencias telefónicas, con lo que se busca evitar que se filtren miembros de bandas delictivas.

"Si necesitan alojamiento necesitamos cubrir algunos puntos, que sigan algunos protocolos, algunos filtros, porque entre los migrantes vienen personas de bandas delictivas y darle acceso a las instalaciones a una persona de esas pues nos vulnera la seguridad", dijo Herrera Moreno.

Asistencia médica, ropa, calzado, medicamentos y alimentos es lo que actualmente Casa Santa Ana de Boca del Río ofrece a los migrantes que lo solicitan.

Según sus cifras, antes de la pandemia recibían mensualmente entre 60 y 80 centroamericanos. Hoy en día, al mes, el inmueble atiende de 10 a 15 personas.

El religioso detalló que Casa Santa Ana busca ayudar a los sectores vulnerables de la sociedad, no solo a migrantes, aunque son ellos los casos especiales pues los reciben en diferentes situaciones.

Recientemente, apuntó, atendieron a un ciudadano originario de Honduras que llegó con lesiones provocadas por una golpiza que habría recibido.

"Hace dos días llegó un hondureño, lo golpearon, lo hirieron, se ve que no es drogadicto, pero sufrió un ataque violento". El sacerdote hace hincapié en que no es la primera vez que suceden esta clase de situaciones en el albergue.

Finalmente, aclaró que durante la pandemia por coronavirus el edificio no cerró sus puertas, por el contrario, dio continuidad a los trabajos y atenciones a los sectores vulnerables; se prepararon más de 14 mil platillos; y se entregaron casi cuatro mil despensas directamente a las personas que lo necesitaban.

Las fotos del día