Política

Discrepancias intencionadas

octubre 29, 2020

Diez gobernadores de oposición, encabezados por Enrique Alfaro, han formado un grupo de franca confrontación con el gobierno federal en miras de la gigantesca elección federal que habrá de celebrarse el año próximo.

Las razones esgrimidas es la cantidad de dinero que los estados reciben de la Federación, fanfarronea con la ruptura del pacto federal y frente a la serena por anticlimática sugerencia del presidente López Obrador, dice tomarle la palabra y de botepronto hace una primera consulta a mano alzada en la conferencia de prensa que daba en esos momentos.

Manipulador tosco, dice que le preguntará a los jaliscienses "si están ir dispuestos a seguir pagándole impuestos a la Federación para que ellos se queden con nuestro dinero y no le rinda y no le rindan cuentas a nadie, o estamos listos para discutir cómo le hacemos para que los impuestos de los jaliscienses se queden en Jalisco".

Acto seguido hace una pregunta a mano alzada con el auditorio de acarreados con sana distancia que lo acompañaba. Flamboyante y melodramático, el gobernador guarda una inocultable semejanza física y psicológica con el trágico dictador fascista Benito Musolini, quien llevaba tal nombre por la admiración que su padre, socialista y nacionalista, tenía por Benito Juárez.

Por su expresión corporal y gestual es evidente que el gobernador jaliciense ha estudiado y absorbido la personalidad del trágico dictador italiano de trágico destino. El presidente había sugerido en la mañanera que si en realidad querían romper el pacto federal, primero tendrían que hacer una consulta a la ciudadanía.

Es un terreno pantanoso en el que incursiona el jaliciense, al final del día en su demagogia confrontacional subyace un principio de traición a la Patria. Alfaro y los otros nueve gobernadores que se agrupan en la contradictoria "Alianza Federalista". En septiembre con el argumento de que "ya no funciona", los 10 gobernadores de la Alianza Federalista −5 de ellos panistas− anunciaron su salida de la Conago. La Alianza Federalista está integrada, además de Alfaro, por Javier Corral, gobernador de Chihuahua; José Rosas Aispuro, de Durango; Francisco Cabeza de Vaca, de Tamaulipas; Jaime Rodríguez Calderón, de Nuevo León; Diego Sinhué Rodríguez Vallejo, de Guanajuato; José Ignacio Peralta, de Colima; Miguel Ángel Riquelme, de Coahuila y Silvano Aureoles, de Michoacán.

Es bueno recordar que Alfaro ha mostrado generosamente, sin inhibiciones ni pudor, su proclividad por el autoritarismo a rajatabla: impuso un aumento de tarifas al transporte que destató ríspidas protestas. Cinco manifestantes fueron arrestados luego de permitir a las personas entrar sin pagar a la estación Plaza Universidad del Tren Eléctrico Urbano y se hizo un intencional uso excesivo de la fuerza pública en contra de los manifestantes, lo que llevó a la CDH de Jalisco a emitir medidas cautelares para "garantizar el respeto a los derechos humanos, integridad y seguridad de las personas detenidas".

Menos de un año después la policía municipal de Ixtlahuacán de los Membrillos detuvo a Giovanni López. Según su familia, el arresto fue por no portar el cubrebocas, medida que en ese momento era obligatoria debido a las medidas tomadas por el gobierno estatal para combatir la pandemia de coronavirus. Al día siguiente de su arresto, Giovanni fue entregado muerto a su familia con signos de tortura.

El diferendo no es un problema de impuestos o mal manejo de la crisis sanitaria, sino una operación para tensar las contradicciones con miras al proceso electoral del año próximo. Están desatados en su desesperación porque no tienen forma de manipular sus presupuestos y hacer negocios patrimonialistas. Neoliberalismo químicamente puro.

Cuitlahuac García, hace un llamado conciliatorio a la prudencia. Se agradece. Es improbable sin embargo que los mandatarios estatales con impulsos disruptores hagan caso. Pero también que tengan éxito. Dicen que harán la consulta. Falta por ver las garantías para que no sea manipulada. La vigilancia cercana de la propia ciudadanía haga de la consulta es muy importante.

En medio de la crisis multidimensional por la que transitamos, las disrupciones de Alfaro tienen una fuerte carga de traición a los intereses del pueblo. Y eso es grave.