Política

Exigen justicia por la muerte de joven presuntamente torturado en San José

octubre 28, 2020

Con extintores, policías impiden protesta frente a cuartel; la SSP se niega a entregar videos

Con gas lacrimógeno fueron recibidos en el Cuartel de Policía de San José familiares, amigos y vecinos de Gustavo Ortiz Hernández –joven que murió en los separos–, quienes se manifestaron a las afueras de las instalaciones para exigir justicia.

Sin embargo, fuentes de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de Veracruz precisaron que no replegaron a los manifestantes con gas lacrimógeno, pero sí con extintores.

"Tenían ganas de comer carne, porque lo mataron, no se vale, cómo no matan a los que de verdad son asesinos, son rateros, son muchas cosas, pido que los consignen y que intervenga López Obrador, porque dijo que no quería corruptos y aquí es pura gente corrupta", reprochó Julia Hernández Díaz, madre de Gustavo.

Los familiares de la víctima acudieron al cuartel con el féretro de Gustavo y reclamaron justicia por su muerte, ya que aseguraron que fue salvajemente golpeado hasta arrebatarle la vida.

El grupo antimotines de la SSP cerró los accesos a las instalaciones para evitar que los manifestantes ingresaran al edificio, lo que enardeció aún más a los quejosos, quienes patearon las puertas, lanzaron piedras y traficonos que estaban en la calle.

Los policías para repeler a los manifestantes, activaron los extintores.

Posteriormente los quejosos se trasladaron al Centro Histórico de Xalapa, donde se manifestaron afuera del palacio de Gobierno y exigieron al gobernador Cuitláhuac García Jiménez que entregue a los policías que dieron muerte a Gustavo.

Los familiares acusaron que la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de Veracruz excusa que las cámaras de videovigilancia del Cuartel de San José "General Heriberto Jara Corona" no funcionan.

"Ya con eso se la quitan, no quieren entregar los videos porque no les conviene, saben que lo golpearon hasta matarlo", reprocharon.

Recriminaron que la Fiscalía General del Estado (FGE) y la propia SSP están encubriendo a los policías que presuntamente dieron muerte a Gustavo.

"No nos dicen nada, no saben que hacer (...) si hizo algo que lo investiguen, no tenían porque matarlo". "No se vale, lo confundieron, se lo llevaron, adentro lo mataron y lo confunden con un extorsionador, venimos a sacarlo y ya estaba muerto, lo reventaron por dentro, ya me dieron el acta de defunción, ni quiero que se quede impune, mi hermano es inocente", refirió la hermana de Gustavo.

Entre el llanto y la impotencia advirtieron que el crimen no quedará impune y llegarán hasta las últimas consecuencias.

Tras la protesta en el corazón de la Capital, acudieron al panteón Bosques de Xalapa a sepultarlo, "vete tranquilo hijo, tú no hiciste nada, ellos van a pagar".

Ortiz Hernández, de 36 años, fue detenido la mañana del sábado en el bulevar Xalapa-Banderilla señalado de extorsión por un comerciante dedicado a los productos de reciclaje junto con dos personas, quienes se dieron a la fuga; sin embargo, durante la tarde fue capturado Florencio "N", alias El Diablo. Los resultados de la necropsia revelaron que Gustavo Ortiz murió a consecuencia de una hemorragia aguda masiva secundaria a contusión profunda de abdomen, resultado que fue integrado a la carpeta de investigación UIPJ/DXI/F15-G/4435/2020.

Según reportes de la Policía, ambos están señalados de pertenecer a una célula de la delincuencia organizada dedicada a la extorsión en la región.

El Diablo tras su detención fue puesto a disposición de la FGE, para que defina su situación legal.

En lo que va del año, Gustavo es la segunda víctima que muere, presuntamente, a manos de policías estatales en el interior del Cuartel de San José "General Heriberto Jara Corona".

La primera víctima fue el serigrafista xalapeño Carlos Navarro Landa, quien pereció el 3 de mayo en los separos de la Policía tras ser detenido; a la fecha no hay avances en las investigaciones sobre su muerte.