Política

Violación de normas sanitarias marcó el regreso a juzgados en Orizaba: abogada

septiembre 18, 2020

Orizaba, Ver.- La reanudación de actividades en los juzgados en el distrito de Orizaba rayaron en el caos; insumos sanitarios de mala calidad y violaciones a las normas de la Nueva Normalidad marcaron la apertura de los cinco juzgados. Las oficinas, históricamente, están hacinadas. Cabe recordar que, hasta el momento, seis empleados del Poder Judicial se contagiaron de covid-19 y que dos abogados murieron, se presume, por la misma causa.

Este jueves la actividad regresó a los cinco juzgados que hay en el distrito de Orizaba, cerrados desde marzo pasado debido a la pandemia, con lo que los trámites legales se retrasaron y agravaron el rezago que marcan las labores judiciales; sin embargo, el regreso no fue el adecuado.

La abogada Elizabeth Orozco Núñez, integrante del Foro de Abogados de las Altas Montañas, reconoce que lo sucedido este jueves en los juzgados del distrito no era lo esperado: "Las responsabilidades son compartidas: el Tribunal Superior de Justicia no invirtió correctamente para garantizar la aplicación de las medidas sanitarias, y la verdad es que algunos abogados, no todos, tampoco asumieron su compromiso para evitar la propagación del covid-19".

El Tribunal Superior de Justicia, no quiso invertir en material desinfectante, de buena calidad, "y eso lo dicen los mismos empleados", argumenta: "Los insumos, como por ejemplo, el gel, es de mala calidad", precisa. Sin embargo, hay otras condiciones que construyen un escenario de riesgo en el reinicio de labores en los juzgados: "Las instalaciones, de siempre, no son las adecuadas, y ahora con la nueva normalidad, mucho menos. Los juzgados, desde siempre, están confinados, hay mucho hacinamiento. En un espacio no mayor a los 30 metros cuadrados hay hasta tres mesas de trabajo, en cada una de ellas está el titular y en auxiliar; el abogado, el cliente y a veces hasta testigo o testigos y si hablamos de las otras mesas podemos decir que están hasta 12 o 15 personas en un reducido espacio, ¿dónde está la sana distancia?", dijo.

Hoy más que nunca, "el Tribunal Superior de Justicia, debe invertir y proporcionar insumos de buena calidad, debe dar agilidad a los trámites para evitar aglomeraciones y no esperar horas para una respuesta. La atención debe ser personalizada, igual debe haber una adecuación en el sistema de citas, todo esto por la misma contingencia, sobre todo porque Orizaba regresó al semáforo rojo".

Pero, acepta, la responsabilidad es compartida, "porque igual hay imprudencia de algunos abogados y clientes que no usa el cubrebocas, ni la careta y el gel antibacterial. Eso igual se debe decir. Este es el escenario en la Nueva Normalidad que tenemos con el regreso a las labores en los juzgados de la ciudad", finalizó.