Política

FALANGES: Entre el covid-19 y la salud pública: el negocio de las big pharma

agosto 17, 2020

¿Cuál es el entorno del problema COVID-19? y ¿Por qué hay una campaña de no reconocimiento del triunfo ruso con su vacuna Sputnik–V sobre la big pharma? La big pharma remite a las empresas farmacéuticas trasnacionales multimillonarias como: AztraSeneca, Roche, Bayer, Pfizer, Abbot, Merck & Co, Sanofi, Novartis, Celgene, GlaxoSmithKline, AbbVie, Merck... su negocio es la venta de medicamentos, a ellas Rusia las desbanco.

El entorno del problema COVID-19 multifactorial es:

1) Geofísico y ambiental. La historia de las pandemias se corresponde con déficit de energía solar. A menor energía sola, mayor sequía, más hambrunas y es detonante de guerras. Así, las pandemias, y en este caso el problema sanitario del COVID-19, tiene un factor geofísico, que es agravado por la polución, producto del efecto industrial e incendios forestales, siendo un factor ambiental que merma los efectos de energía solar en el planeta.

2) Inmunitario-personal. Este factor radica en el deterioro del sistema inmunitario de las personas, con antelación a contraer COVID-19, se torna letal cuando hay diabetes, obesidad mórbida, hipertensión, cáncer, sida.... esto es producto del desdén en la política de salud pública preventiva y de irresponsabilidades personales en el caso de lo prevenible. La salud preventiva y la seguridad social son un déficit constante en las políticas públicas en México, y en todos los países que siguieron la política neoliberal.

3) Geopolítico. El COVID-19 escaló de lo sanitario a lo económico y a lo político. Su letalidad en México ha generado 56,757 muertos hasta el 15 de agosto del presente año, y en el mundo hay más de 700 mil, (cuando en México hay una población de más 119 millones de nacionales). Ha parado la economía mundial, las cadenas de producción, de mercado y de tránsito, mostró la debilidades de los sistema de salud pública de los países Occidentales, sepultó y evidenció el fracasó del neoliberalismo, heredero del reaganismo, el thacherismo y de la escuela de Chicago con su irresponsable afán de reducción al mínimo de la función social del Estado y privatizador de lo público. El COVID-19 agudizó la crisis sanitaria, social, económica y política preexistente.

La batalla contra el COVID-19 se da en el entorno geopolítico de la guerra multidimensional entre la tripolaridad (Rusia, China y EEUU), que la sigue perdiendo EEUU. Primero dejó de ser la fábrica del mundo, ahora es China; la guerra armamentista la ganaron Rusia y China con las armas hipersónicas que sólo ellos poseen. El patrón dólar, el petrodólar continua en debacle, la guerra petrolera la perdieron las empresas EEUU y Reino Unido con todo y tecnología homicida del fracking. En América Latina, la inversión china sigue en aumento, y la estadounidense va en retroceso. Hoy Rusia ganó la guerra farmacéutica contra el COVID-19, con su vacuna Sputnik-V, con ello el negocio de las vacunas se desploma para la big pharma en esta pandemia.

Una veintena de países ya están en negociaciones con Rusia para poder contar con la vacuna, esto es ya señalado por el rotativo ruso Sputnik. Empero, la falta de reconocimiento de la OMS sobre la vacuna Sputnik V, lo señalado por The Washington Post sobre el descredito del éxito ruso evidencia el fracaso de EEUU y de la big pharma en esta guerra multidimensional. Lo que la prensa globalista y la del viejo régimen unipolar realizan es un sabotaje y descredito a efecto de ganar tiempo y con ello no quedar fuera del negocio planetario y multimillonario que da la pauta para ejercer un poder global. La vacuna da poder económico y supremacía geopolítica. Esto es lo que está en juego, lo demás es ingenuidad.

Como señala Jalife: "La OMS se volvió una vulgar sucursal de la controvertida Fundación Bill & Melinda Gates, su primer donante. La globalista Microsoft, fundada por Bill Gates, ostenta una capitalización de mercado de 1,36 billones de dólares frente al raquítico presupuesto de la OMS que, con la salida de EEUU, posee 4 mil 760 millones: 30 veces menos que Microsoft."

Hoy la OMS no se puede entender sin la Alianza para la Vacunación (GAVI) que es una asociación mundial entre el sector público y el privado con sede en Ginebra. Uno de los principales fundadores es Bill Gates, a través de la Fundación Bill & Melinda Gates. Es decir, la vacuna Sputnik-V rompió el esquema de negocios de la big pharma para esta pandemia y es un fracaso para GAVI, para la OMS y para el ala globalista, este es el recelo.

Sin embargo, al conjuntar el factor geofísico y ambiental, como los déficit de energía solar y la contaminación que muestra la factibilidad de nuevas pandemias; con el factor inmunitario-personal que evidencia las enfermedades que padece gran número de personas en mundo producto de pobreza, trastornos alimenticios, estrés y falta de estilos de vida saludables; entonces se ve un peligro latente, nuevos negocios y guerras farmacéuticas en los años venideros.

Así, la campaña de no reconocimiento del triunfo ruso sobre las big pharma es porque no se acepta la derrota de EEUU y del ala globalista neoliberal. Aceptarlo evaporaría el meganegocio farmacéutico, se reconocería la caída de Occidente como eje del Globo. Esto sólo es una medida de contención/difamación.

Sin embargo, ¿qué es la alianza entre la Fundación Carlos Slim, AztraSeneca y Oxford en México y en Argentina para desarrollar la tercera fase de una vacuna contra el COVID-19? No es un acto filantrópico. Pues el dinero que aporta la Fundación es producto de la emisión de recibos deducibles de impuestos, lo cual genera que llegue menos dinero a las arcas públicas y, se dice que la vacuna, de ser exitosa, en su fase tres y tras su producción se vendería al costo, ¿usted lo cree? yo tampoco.

Esta alianza sería un acto filantrópico si el dinero para la fase tres saliera, no de recibos deducibles de impuestos, sino de la chequera de Carlos Slim. Lo que se ve con estos es otro negocio. Este hecho es legal, pero no es filantropía, así esta alianza es pecunia. Cabe preguntar: ¿Por qué AztraSeneca y Oxford quisieran compartir ganancias si su vacuna está tan avanzada?, ¿acaso no resulta extraño? Esta alianza es tan legal y obscura como la OMS; tan filantrópica y desprestigiada como la Fundación Bill y Melinda Gates. En fin, ¿usted qué piensa?...

lmaury_cruz@hotmail.com