Política

¿Es posible el optimismo?

agosto 13, 2020

Ayer, este espacio editorial reflexionaba en torno a los múltiples indicios que apuntan a que en México habrá un maxi proceso. Ayer mismo la noticia principal del día consignaba que Emilio Lozoya acusa formalmente a Enrique Peña Nieto y a Luis Videgaray de ordenarle recibir una serie de sobornos de Odebrecht y usar ese dinero para pagar asesores extranjeros que trabajaron para la campaña electoral de Peña Nieto en 2012.

No poca cosa porque eso implicaría que Peña Nieto y Videgaray directamente en un acto de soborno acusados por Lozoya antes de ser presidente, cosa nada menor aun cuando el delito hubiera prescrito, porque invalida por el eje el proceso de la reforma energética, la cual fue comprada, como ya el propio presidente López Obrador señaló en conferencias matutinas recientes.

Esto pone en la mira desde luego a Peña Nieto y a Videgaray, pero también a Felipe Calderón en cuanto a la preparación para la venta de Agro Nitrogenados. Además, el ex director de Pemex también acusó a la multinacional de haber pagado 120 millones de pesos entre varios legisladores a cambio de que éstos votaran a favor de las reformas estructurales aprobadas entre 2013 y 2014. El asunto es devastador para los protagonistas del pacto de impunidad que gobernó por casi cuatro décadas al país.

Sólo con siguiendo el hilo de la madeja se llegará a Felipe Calderón, cosa nada menor toda vez que fue él el espurio fraudulento del "haiga sido como haiga sido". La hebra de esta madeja de Ariadna es larga y transexenal. Lo que se configura es poner hacer justicia sistémica al país. Castigando a quienes lo traicionaron, pero, sobre todo, recuperando lo robado y devolverlo a los gobernados.