Política

Contexto

agosto 11, 2020

Veintisiete mil 820 de los 39 mil 184 fallecimientos registrados por la pandemia obedecen a condiciones de morbilidad preexistentes.

Contabilizar los decesos por covid-19 como si se tratara de una mera sumatoria de infecciones, recuperaciones y decesos es distorsionar la realidad. Para que tengan alguna utilidad precisa las cifras y datos deben ser puestos en contexto. Solo así estará en condiciones de hacer cualquier ejercicio evaluatorio.

Decir únicamente que somos el tercer país del mundo con más índices de fallecimientos y que eso obedece a una mala administración de la emergencia sanitaria es distorsionar la deliberadamente información.

Para que las cifras sirvan de algo deben ser puestas en contexto.

Sesgar realidades socioeconómicas, eludir los comparativos en densidad demográfica de cada país y, sobre todo, no mencionar ni por error que 71 por ciento de las muertes por coronavirus en México están ligadas a morbilidades preexistentes definitorias para la evolución de los contagios (hipertensión, obesidad, diabetes y tabaquismo) es decir, disociar los decesos de los agravantes de la enfermedad en caso de contagio es mentir de forma sospechosamente irresponsable.

Eso sin mencionar que, además, se pasa por alto el desastroso estado en el que las tres administraciones anteriores dejaron el sistema de salud pública nacional.

Hacerlo así es mentir a la población, desinformarla y tal es lo que hace la industria alimentaria mexicana que durante décadas ha tenido en la laxitud oferente de los funcionarios neoliberales y en alianza con la industria del entretenimiento y el ocio, una mina de oro a costa de la salud de la infancia nacional. Por eso somos de los primeros países en obesidad infantil y eso es debido principalmente a la comida chatarra cuyo principal objeto de interés y venta es la infancia.

Por eso la mayoría de los esquemas informativos de los medios de comunicación son afines a la industria de comida y bebidas chatarra que ahora que han sido exhibidos en las consecuencias de su comercio.

Hace cuatro años, en noviembre de 2016, el gobierno de México emitió la "declaratoria de emergencia epidemiológica por sobrepeso, obesidad y diabetes. Ya faltos de ideas para defender las multimillonarias ganancias de la industria de comida ultra procesada y bebidas azucaradas, pero sobre todo para controlar los daños por alarmante crisis sanitaria de enfermedades crónico-degenerativas que declaró el gobierno obligado por una emergencia epidemiológica por sobrepeso, obesidad y diabetes.

Varios medios de comunicación como El Reforma han publicado diversas primeras planas con información deliberadamente sesgada e inexacta: "México ya rebasó a Francia en muertes por covid". "México ya rebasó a España en decesos por covid". "México ya es cuarto en muertes por covid". "México ya rebasó a Italia y va por Reino Unido en decesos por coronavirus", reportaron las primeras planas de dicho diario y diversos noticieros televisivos. Llama la atención la consistente uniformidad de los encabezados.

Incluso apelando a la OMS con cifras de 2018 México tiene una mortalidad total anual de 14 por ciento solo en diabetes; un ingreso "mediano-alto" y una población total de 127 millones de habitantes.

Italia, el país que el pasado fin de semana ocupaba el cuarto lugar en número de decesos por covid, con 35 mil 17 defunciones, y que fue desplazado de ese sitio por México tiene una densidad poblacional de 35 millones de habitantes, un ingreso "alto" y una mortalidad total anual por diabetes de 3 por ciento.

El chiste se cuenta solo.

A principios de julio varios medios de comunicación replicaron en portales y ediciones impresas que "México alcanza 231 mil casos de covid; supera a España en cifra de muertos y en el número de defunciones, al contabilizar 28 mil 510 decesos, mientras que el país europeo tiene 28 mil 363 víctimas mortales por covid-19".

Tampoco en este caso hubo mención de que España –de acuerdo con el Perfil de países por diabetes de la OMS– tiene una densidad poblacional de 46 millones de habitantes, un ingreso "alto" entre su población y un porcentaje anual de mortalidad –solo de diabetes– de 4 por ciento.

México tiene casi el triple de población y una mortalidad al año por ese padecimiento de 14 por ciento.

Los ejemplos se pueden citar ad nauseam. Otro caso donde no se contó la película completa fue el rebase numérico de muertes por coronavirus a Francia.

"México sumó este sábado 523 nuevos decesos por covid-19 hasta alcanzar los 30 mil 366 muertos, por lo que ya superó los 29 mil 896 de Francia y escaló al quinto lugar mundial de fallecidos por la pandemia", rezaban portales y medios impresos a inicios del mes pasado. Y es que de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud Francia tiene una población total de 64 millones, ingresos "altos y una mortalidad anual –solo de diabetes– de 2 por ciento. México tiene el doble de población y una mortalidad al año por ese padecimiento de 14 por ciento.