Política

Difícil acceso en comunidades indígenas a las tecnologías para las clases virtuales

agosto 06, 2020

Orizaba, Ver.- A dos semanas del inicio del nuevo ciclo escolar, el sistema educativo del país no tiene la infraestructura tecnológica suficiente para aplicar el llamado "sistema híbrido", e incluso con la contratación de televisoras y radiodifusoras nacionales, la demanda escolar, sobre todo, en las zonas indígenas, no se cubrirá al 100 por ciento; en contraparte, la carencia económica de familias en zonas urbanas y marginadas es otro de los retos que obstaculizan el proceso educativo.

Hay problemas que se tienen que resolver, dice Ramón Tepole, docente del sistema de educación indígena en la sierra de Zongolica, "efectivamente, aun cuando sea por televisión abierta –que llega a todos los rincones del país–, o en donde no haya televisión, por radio, la cosa será compleja para poder hacer ejercicios y actividades; será muy difícil desde casa, sobre todo, en ambientes en donde hay analfabetismo; otras familias tienen un televisor, pero también alumnos de distintos niveles".

La calidad de vida en la sierra es distinta, según señala, "porque hay familias que solo tienen una sola pantalla, y hay niños de preescolar, primaria, secundaria. ¿Los tres van a estar viendo al mismo tiempo?, se me hace complicado, y el Internet pues es muy caro para la economía de las familias de esas zonas.

Pareciera que hay algo más de fondo: "la pandemia está dando el pretexto para ir viendo cómo, a través de estos medios electrónicos y en los lugares en donde se pueda, ir sustituyendo a docentes, eso sí es preocupante, el modelo híbrido pretende que se trabaje, por un lado, en línea, y por otro, en el aula. No vaya a ser que a la larga se termine desplazando a los docentes y nos lleven a un modelo educativo que no va a proporcionar educación sino solo entretenimiento; no se puede privilegiar un modelo altamente individualista, en donde se deja en manos de la familia el proceso educativo, si eso se lleva a cabo nos encaminamos a un problema mayor. En las comunidades, la tecnología será otro obstáculo, por eso lo vemos más complejo en el medio indígena".

Es necesario que, en estas comunidades, "se haga efectivo lo que se anuncia de dar Internet a todos y con ello se garantice el acceso a la educación en esta nueva modalidad. El otro aspecto tiene que ver con que los docentes tendríamos que reorganizar las cosas para poder acercarnos a nuestras aulas, con todas las medidas sanitarias, y es conveniente no dejar sueltas a nuestras comunidades, la idea es mantener la línea de trabajo que es la cercanía entre docentes y padres de familia, muchos lo estamos haciendo con medidas sanitarias, no estamos dejando suelta la escuela.

"No estamos tomando los riesgos que pudieran llevarnos a enfermarnos, pero sí [debemos] mantener la cercanía sin caer en la irresponsabilidad de arriesgar a los alumnos, mantenemos la comunicación. Las comunidades deben de asumir una parte de la organización, a veces se convierte en un espacio geográfico evitar que llegue gente a contagiarles [sic], ese acercamiento permite que el docente mantenga la importancia que se requiere".

Opinó Ramón Tepole que "se tiene que escuchar a los docentes y a los alumnos, hay mucha experiencia. [Las del gobierno] son medidas unilaterales, son impuestas desde arriba, hace falta analizar qué es lo que los docentes piensan, como se hace últimamente, no solo es un curso de la Nueva Normalidad, hay que recurrir a la experiencia docente, eso es fundamental".