Municipios

Señala "insuficiente división de poderes" Iglesia católica

julio 24, 2020

Orizaba, Ver.- En un documento distribuido por la vocería de la Diócesis de Orizaba, la Conferencia del Episcopado Mexicano aborda el trabajo que hace el Instituto Nacional Electoral y promueve el respeto a la libertad de prensa: "Abrazamos una profunda cultura democrática y la auténtica promoción del bien común". Sin embargo, se acusa, "el escenario que ofrece hoy nuestro país se caracteriza por la falta de diálogo entre los actores políticos, la polarización ideológica y el riesgo de una insuficiente división de los poderes públicos que debilita los siempre necesarios contrapesos democráticos. En estas condiciones, resalta la necesidad del ejercicio de la libertad de expresión crítica".

"La Iglesia se solidariza con los comunicadores que valientemente expresan sus opiniones con verdad y agudeza. Una prensa libre siempre es señal de una sociedad libre. Ante la proximidad del inicio de los procesos electorales de 2021, la Iglesia hace un llamado al pueblo de México y a todos los actores políticos y sociales responsables, para que se fortalezcan las instituciones autónomas del Estado" se señala.

México, es un país de instituciones, por lo que la Iglesia llama a fortalecerlas, "en especial el Instituto Nacional Electoral, responsable por mandato constitucional de organizar las elecciones federales y coordinar las elecciones locales, así como los tribunales electorales. Solamente cuidando con esmero la autonomía de estos organismos se tendrá la certidumbre necesaria para que la voluntad del pueblo sea respetada al momento de definir quién debe acceder a los cargos de elección popular".

La larga historia de imposición y manipulación de procesos democráticos que caracterizaron en el pasado a nuestro país es un doloroso recuerdo que por ningún motivo debe repetirse. El Papa Francisco ha insistido en el diálogo como herramienta indispensable para promover el bien común, el fortalecimiento de las instituciones democráticas y el respeto al Estado de Derecho, el diálogo es como un antídoto para prevenir las actitudes antidemocráticas; "favorece una auténtica cultura de la democracia participativa y solidaria, representativa y subsidiaria, promotora de la dignidad y de los derechos humanos. Con estos elementos la democracia se hace una propuesta humana capaz de vitalizar la sociedad y sus instituciones".

"Por tanto, exhortamos a eliminar todo discurso que promueva el odio, la división, la exclusión y que ahonde en la separación, fragmentación y rencor social. Frente a los grandes retos que enfrenta el país, solo en unidad, solidaridad, comunión, paz y amor podremos salir adelante. Como Iglesia profesamos un profundo respeto por las opciones sociales y políticas que los mexicanos libremente eligen. Para la Iglesia la democracia auténtica merece una alta consideración en tanto que asegura la participación ciudadana en las opciones políticas y garantiza el control de los gobernados sobre sus gobernantes, así como la posibilidad de sustituirlos de manera pacífica".

"Como pastores nos incumbe impulsar y motivar la participación ciudadana, informada y crítica a la luz de la doctrina social de la Iglesia. No dejaremos de promover que la sociedad civil contribuya con su parte a la promoción del bien común, de manera pacífica, ordenada y responsable".