Política

Continúa lucha por posesión de terrenos en bosque de Coatepec; se involucra edil

julio 21, 2020

Coatepec, Ver.- La Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) negó haber recibido un documento apócrifo e iniciado un proceso de deslinde territorial en Jinicuil Manso, municipio de Coatepec, dejando en la zozobra a más de 500 dueños que sufren el acecho de un grupo de invasores que pretende despojarlos de sus tierras.

Luego de una reunión con los propietarios de estos terrenos y el presidente municipal de Coatepec, Luis Enrique Fernández Peredo, la delegada de la Sedatu en Veracruz, Angélica Meléndez Rodríguez, afirmó que es competencia de la Fiscalía General del Estado (FGE) determinar si la constancia de posesión que recibieron es falsa o no.

Dicha constancia supuestamente "acredita" a Francisco Ruiz Hernández como "propietario" de 2 mil hectáreas de terreno de Jinicuil Manso, ubicado en la zona boscosa de Coatepec.

Con ello, esta persona, que lidera un grupo de invasores, pretende despojar de sus tierras a un aproximado de 500 propietarios que cuentan con sus escrituras.

Ayer se realizaría el deslinde territorial, sin embargo, se canceló porque "no se podía garantizar la seguridad de los asistentes".

Esto, debido a que el grupo de invasores, acompañados de otras personas, trataron de impedir la diligencia a pesar de la presencia policiaca.

Fernández Peredo expuso que la intención de su gobierno municipal es defender el bosque y los abastecimientos de agua, así tengan que remar a contracorriente de las personas que tienen interés de mal informar a la población y apoderarse de estas tierras.

"Tenemos invasores desde 2019, hay denuncias presentadas y este tema se ha tratado en las Mesas de Coordinación de Seguridad; hemos hecho hincapié en que la FGE termine de integrar el expediente y se pronuncie sobre este tema".

El alcalde advirtió la urgencia de retirar a los invasores que están ocasionando un ecocidio: "Están talando árboles y quieren poner un núcleo de población que no vamos a permitir".

El alcalde destacó que el secretario del ayuntamiento se dio a la tarea de buscar los folios de las expedición de la constancia que presentaron ante la Sedatu, "y, efectivamente, el texto que obra en los archivos municipales no coincide con el texto de la constancia que presentaron ante Sedatu, por lo tanto, ya hicimos la denuncia correspondiente por la responsabilidad que pudiera derivar la presentación de este documento a una autoridad", advirtió.

Enrique Fernández subrayó que los propietarios tienen el respaldo del ayuntamiento y continúa con las investigaciones y requerimientos de la Sedatu para resolver la disputa.

Advirtió que la Sedatu en ningún momento autorizó la entrega de ningún terreno y solo inició un trámite que por Ley está establecido.

La delegada federal de la Sedatu en Veracruz, Angélica Meléndez Rodríguez, indicó que, como protocolo, tras la recepción de una constancia de propiedad, deben continuar con el procedimiento y cada dueño debe acreditar la propiedad de sus tierras.

"Si integraron un documento que es falso, yo no soy quién para decir si es falso o no, por eso es un proceso y es importantísimo que la ciudadanía sepa que vamos a respetar los derechos de vía". Señaló que la Sedatu está trabajando de forma coordinada con el ayuntamiento y el gobierno del estado "para llegar a los mejores acuerdos con los propietarios".

Meléndez Rodríguez urgió a los propietarios a presentar sus documentos, "vamos a seguir los trabajos y esto se vaya esclareciendo y se cumpla con el procedimiento que marca la norma".

Damián Gómez Fernández, delegado jurídico de la Sedatu, afirmó que el trámite es derivado a que se presentó una solicitud: "Estamos obligados a llevarla a cabo, la publicación en el Diario Oficial de la Federación y notificaciones son parte del procedimiento, el cual se realizará un deslinde de la superficie objeto de este trámite".

La tierra es de quien la trabaja, claman los paracaidistas

Un grupo de 60 personas aproximadamente buscan apoderarse de 2 mil hectáreas de terreno de Jinicuil Mando; el alcalde de Coatepec advirtió que nadie está por encima de la Ley.

Don Agustín es un hombre de más de 60 años que cuida uno de los terrenos colindantes a la zona que fue invadida por miembros de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (Cioac).

Acompañado de dos de sus perros y otros dos que tiene encerrados en un cuarto de madera, porque dice que son agresivos con extraños, afirmó que constantemente es víctima de provocaciones, agresiones físicas y amenazas de muerte.

Explicó que estas personas, los invasores, llegaron hace más de un año cuando inició su trabajo como vigilante del proyecto ecológico-productivo que se realiza en la zona, con miras a que en un futuro el propietario pueda habitar en el lugar.

Narró que durante las noches escucha ruidos extraños, los perros corretean a los intrusos, "yo no sé si sean ellos –los invasores– pero me quieren hacer algo", dijo.

En el proyecto trabajan un par de albañiles, quienes también son víctimas del acecho de los invasores, quienes, señalan los trabajadores, constantemente buscan provocar y desatar un problema mayor.

Para llegar a este terreno se pasa por más de un kilómetro de una sinuosa terracería, donde aseguran que antes no se podía a pasar con vehículo.

Sin embargo, tiempo después de iniciar el proyecto ecológico-productivo, unas quince personas irrumpieron, cortaron bambús y colocaron lonas para improvisar unas chozas.

Durante el recorrido, los invasores colocaron banderas rojas con la imagen de Emiliano Zapata y la frase "Tierra, Democracia y Libertad Social / Cioac", y colocaron barricadas improvisadas con una camioneta y motocicletas; al pasar los dueños en sus vehículos, ni disimulan y toman nota del automóvil y placas que porta.

Este asentamiento irregular da la bienvenida a Jinicuil Manso con una lona, "este es territorio zapatista, Sierra Alta, municipio de Coatepec. El reparto de tierra no ha terminado". A un costado cuelga entre dos árboles la bandera de México.

Los dueños afirman que Sierra Alta no existe, "es un nombre que ellos inventaron", aseguran.

José Ismael es uno de los trabajadores del proyecto ecológico-productivo, elaboró un sistema de captación de agua de lluvia que almacena 40 mil litros en una cisterna y así evitar tomar agua de los manglares, los cuales son acechados por los invasores.

Lamentó que en una ocasión los invasores se postraron en la deteriorada carretera e impidieron el paso de él, otro de sus compañeros e incluso de otros dueños legítimos de los terrenos, además de algunos corredores y ciclistas de montaña.

Ambos trabajadores advirtieron que los invasores no solo están armados con machetes, sino que también portan armas de fuego, por lo que temen por sus vidas.

Por esta razón, denunciaron las amenazas y despojo que quedaron asentadas en las carpetas de investigación 600/2019, 575/2019, 821/2019 y 576/2019 a cargo de la fiscal Denisse Moreno Córdova del distrito XII de Coatepec.