Política

FALANGES: El estado de derecho y la reparación del daño: el caso Lozoya

julio 20, 2020

¿Qué es el caso Lozoya? Antes de contestar esta pregunta es pertinente saber ¿cuál es la condición necesaria para la gobernabilidad democrática? La legitimidad del Estado deriva de la eficiencia gubernamental, la cual tiene como condición la aplicación del estado de derecho.

El estado de derecho supone un sistema legal y sus instituciones aplicativas. Se puede estar o no de acuerdo con una norma, puede ser injusta, pero si no hay aplicación la situación es mucho peor. La norma da pauta y su violación por parte del Estado es impunidad.

El derecho es un instrumento voluntario u oficioso para hacer justicia, ésta en términos de Estado tiene una finalidad tríadica: 1) Esclarecer los hechos, que es el derecho humano a la vedad, 2) Sancionar al culpable de conformidad legal, y 3) Reparar el daño de la víctima u ofendido.

"La reparación del daño es una pena pecuniaria que consiste en la obligación impuesta al delincuente de restablecer el statu quo ante y resarcir los perjuicios derivados de su delito." (Diccionario Jurídico Mexicano. Instituto de Investigaciones Jurídicas página 2791).

Así, justicia es explicar el hecho, establecer si hubo o no delito o falta administrativa; en caso de culpabilidad debe haber sanción, y resarcimiento del daño pagando por lo hecho y/o devolver lo sustraído.

No se trata de lo que uno considere por justicia, sino en exigir lo institucionalmente establecido, lo que dice la ley en su proceso, forma y fondo en un marco de progresividad de derechos humanos. Hay casos graves de injusticia institucional que es impunidad por violación al estado de derecho, esto es el principal problema del Estado.

Así, la condición necesaria para la gobernabilidad democrática es la aplicación del estado de derecho. En México el estado de derecho presenta una debilidad institucional manifiesta en la impunidad y en la corrupción, que se torna en injusticia.

¿Qué es el caso Lozoya? Emilio Lozoya Austin fue director de PEMEX (2012-2016) este vieres 17 de julio fue llevado a un hospital por cuestiones de salud tras su extradición de España y arribo a México, se le sigue un proceso por sobornos a la empresa brasileña Odebrecht, con ello habría financiado la campaña a la Presidencial de Enrique Peña Nieto. Se señala a su madre, hermana y esposa como implicadas.

El diario brasileño O'Globo señaló que Odebrecht pagó 10 millones de dólares a Lozoya a cambio de ganar una licitación de 115 millones de dólares, para el proyecto de remodelación de la refinería Miguel Hidalgo, en Tula, Hidalgo.

También se le señala de actos de corrupción por la compra de una planta chatarra de fertilizantes a costa del erario público, vendida por Alonso Ancira, Director de Altos Hornos de México, quien fue detenido en España y presenta un proceso de extradición.

El rotativo Proceso señala el 18 de julio de 2020 que "La Fiscalía General de la República tiene elementos sólidos provenientes de la primera audiencia de Emilio Lozoya en España que incluye los nombres de los implicados en la trama de corrupción trasnacional de Odebrecht. En esa lista no sólo están priistas como Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray, sino también el expresidente Felipe Calderón y algunos panistas de su círculo cercano. Y los implicados lo saben, pues ese documento fue filtrado al exsenador Roberto Gil Zuarth".

Un delincuente de cuello blanco de alto nivel que roba las arcas públicas, remite a un acto de delincuencia organizada. No es un delincuente ordinario, ni puede ser evaluado desde el derecho penal ordinario, es un enemigo público y debe ser visto desde el enfoque del derecho penal del enemigo. Sus efectos en lo público y en lo social se traducen en insuficiencias públicas y violación al estado derecho. ¿El delincuente de cuello blanco en lo público genera más estragos que el narcotráfico, sus efectos son mortales aunque no se vean? ¿Lozoya es un delincuente de cuello blanco y es miembro de la delincuencia organizada?

El punto en el caso Lozoya es hacer justicia en términos de estado de derecho y desde el enfoque del derecho penal del enemigo: 1) Esclarecer la verdad en el caso, sin omitir puntos como Odebrecht, la adquisición de la planta chatarra de fertilizantes, 2) En el caso de haber ilícito, sancionar a los implicados en este acto sistemático de delincuencia organizada, y 3) Reparación del daño al patrimonio público, que es recuperando todo lo robado.

Con frecuencias en el poder judicial se omite la reparación del daño. De suyo está explícito en el Artículo 20 Constitucional apartado "C" y en particular la fracción:

IV. Que se le repare el daño. En los casos en que sea procedente, el Ministerio Público estará obligado a solicitar la reparación del daño, sin menoscabo de que la víctima u ofendido lo pueda solicitar directamente, y el juzgador no podrá absolver al sentenciado de dicha reparación si ha emitido una sentencia condenatoria.

Así como en el Código Nacional de Procedimientos Penales en su Artículo 109 fracción:

XXIV. A que se le garantice la reparación del daño durante el procedimiento en cualquiera de las formas previstas en este Código;

XXV. A que se le repare el daño causado por la comisión del delito, pudiendo solicitarlo directamente al Órgano jurisdiccional, sin perjuicio de que el Ministerio Público lo solicite;

Y en su Artículo 406. Párrafo cuarto mandata que "El Tribunal de enjuiciamiento condenará a la reparación del daño."

Cuando la fiscalía y el poder judicial omite la reparación del daño incurren en violación al estado de derecho, ¿acaso no es traición a la patria? Este es el verdadero punto del caso Lozoya es recuperar lo robado, si esto no se da será el peor fracaso del actual régimen.

La Federación está ante la posibilidad histórica de hacer justicia; de hacerlo el Presidente generaría un precedente que sólo lo beneficia a él, no a MORENA, ni a sus los gobernadores. MORENA es nada sin el Presidente, amén de la notaria falta de institucionalidad y las deficiencias de la mayoría de los ejecutivos, legisladores y servidores públicos emanados del efecto AMLO; el caso Lozoya es una oportunidad para hacer justicia y afianzar al régimen o un acto más de impunidad más. En fin usted ¿qué piensa?...

lmaury_cruz@hotmail.com