Política

Frena

julio 06, 2020

La naturaleza antisistémica del gobierno lopezobradorista y en general de los gobiernos de Morena han desencajado la tranquilidad de los conservadores que ven en él no sólo la pérdida objetiva de sus privilegios obscenos, sino la alta probabilidad de ser encarcelados. El tamaño de la infamia saqueadora es descomunal. Se han inventado una suerte de organización a la que bautizaron como Frena, Frente Nacional Ciudadano, o Frente Nacional Anti-AMLO.

De clara filiación panista-calderonista se abocan con decisión a tratar de minar las bases sociales del gobierno.

Oscilan entre el candor y la traición. Parten de reconocer que "Andrés López es el origen y causa raíz de cientos de manifestaciones y golpes a la libertad, la democracia, la armonía, la paz, el bienestar, la justicia y la verdad. Por tanto LA YUGULAR es su presencia como mandatario nacional —cualquier cosa que eso signifique—. La meta del movimiento es QUE DIMITA" (sic). En claro alineamiento con la decisión del propio presidente de someterse a la revocación del mandato.

El problema es que esta corriente conservadora está en sintonía con las intenciones golpistas manifiestas que ya han expresado personajes como el presidente del Consejo Coordinador Empresarial. Los frentistas nacionalistas promueven sus intenciones por medio de una página web que no tiene desperdicio. Uno de sus voceros, Gilberto Lozano, que pretendió la presidencia en las pasadas elecciones federales, no se anda por las ramas. De candidato ciudadano a golpista: "Queremos acabar con López", dice sin pudor antes de animar a los recios manifestantes que expresan su insatisfacción desde el interior de sus automóviles, generalmente costosos, aunque ocasionalmente se les suma algún auto del segmento económico; mella el paisaje, pero todo sea por la inclusión social democrática.

El llamado facineroso a acabar con el presidente no es menor. Por dos razones: uno, porque ya han manifestado abiertamente esta intención, dos, porque se da justo en el contexto del atentado que hubo en la Ciudad de México en contra del jefe de la policía.

Pedro Ferriz de Con y otros furiosos de la misma categoría resuenan con el mensaje mientras convocan a las manifestaciones motorizadas. Pero los mensajes de Gilberto Lozano van más allá de la mera confrontación política. Recientemente circuló en redes sociales una fotografía de Gilberto Lozano donde muestra un pastel con la figura la cabeza del presidente, en una charola de color plata. Los personajes vinculados a Frena son abiertamente histéricos y por sus dichos y llamados a la acción, claramente antidemocráticos.

Son la derecha radicalizada mexicana que siempre han sido, igual que el otro Lozano, Javier Lozano Alarcón, aquel que fuera secretario del trabajo de Felipe Calderón, y cuyos planteamientos, actitudes y acciones lo ha revelado como algo más que un derechista radicalizado, un fascista.

Ambos conspicuos personajes dedicados a joder al respetable llamando a la exacerbación de la circunstancia político social en tiempos de pandemia. El asunto va mucho más allá que la mera posición política, son golpistas y llaman a eso. Dicho de otro modo, son de esos beneficiados por el sistema de complicidades que quieren que poco cambie para que todo permanezca igual. No son meros adversarios del presidente, son enemigos y de la peor calaña. Por extensión, como golpistas, son enemigos declarados de la restauración institucional y de la restauración social. Hay de faunas dañinas a faunas dañinas.