Política

FALANGES La triplaridad y los bloques regionales: pinceladas sobre el desarrollo de la economía sustentable

junio 29, 2020

La tripolaridad (Rusia, China y EEUU), la progresividad de las corrientes neonacionales, la caída de la globalización financiera neoliberal, la desdolarización de la economía mundial, la diarquía hipersónica de Rusia y China, el tercer lugar como potencia militar de EEUU, la deficitaria industria de punta de occidente frente a los dos únicas potencias hipersónicas y a la fábrica del mundo que es China; estos son hechos que aceleran el proceso de transformación geopolítica que se materializa en nuevas regiones y nuevas formas de concebirla el contexto actual.

El horizonte geopolítico contemporáneo es neonacional y neoautárquico supone la independencia política en el contexto internacional y un reconocimiento por lo patrio; y la autosuficiencia depende de las alianzas regionales y globales. El entorno global es plural, no hay unipolaridad.

Así como el Occidente antiguo se des-romanizó para dar paso a una pluralidad de centros políticos, hoy EEUU evidencia pérdida de influencia, en particular Occidente y América dejan de estar bajo la férula de Washington y Nueva York. Rusia, China, Irán se vinculan con América Latina, el primer ministro canadiense Trudeau anuncia su vista a Rusia, el presidente López Obrador se vincula directamente con China; se evidencia la caída neoliberal.

La tripolaridad y la caída de la globalización neoliberal generan trasformaciones económicas y financieras mundiales. Esto se expresa en la emergencia de una canasta de monedas internacionales, la pérdida de la unipolaridad del dólar como divisa internacional y del petrodolar.

Avanzan la moneda electrónica china e-RMB y el petroyuán. No tarda en hacer su arribo una monedad rusa. Las criptomonedas de los globalista privados, como la de Mark Zuckerberg, llegaron a destiempo y sin tener la hegemonía militar para imponerse; son efectos del fracaso de la política neoliberal.

La desglobalización neoliberal reconfigura las composiciones regionales, articuladas desde múltiples centros regionales, cuya viabilidad y supervivencia depende tanto de alianzas geopolíticas con los integrantes de sus regiones como con los miembros de la tripolaridad. En la conformación de bloques económicos regionales, la ganancia no radica en las materias primas, sino en el valor agregado, lo cual supone una reindustrialización, clúster, mercados locales y regionales, y conexión global. Se transita de la cadena de producción global a cadenas de producciones regionales. Esto no supone la eliminación de vínculos globales, sino de una reorganización más regional con conexión global. En años venideros habrá una reindustrialización de nueva generación en términos de robótica, TIC e inteligencia artificial, de hecho ya empezó. Es un reto para la educación superior, ¿pero estas instituciones con su costosa e ineficaz burocracia lo entienden?

La diferencia con la visión neoliberal debería ser la generación de una economía social sustentable y el fortalecimiento de lo público desde lo neonacional. En un país como México esto depende de los tres niveles de gobierno y de la progresividad ciudadana.

No desaparece el libre comercio, se subordina al Estado y se utiliza medidas neo-arancelarias, como en el caso de EEUU respecto a China y México. Se hace evidente lo de siempre: "garantizar intereses". El mercado es una guerra por medios mercantiles, se apacigua con estas mismas medidas necesitando alianzas geopolíticas. Al mercado le incumben la ganancia y la oferta de bienes y servicios, al Estado las condiciones para la economía social, el trabajo decente, los bienes y servicios públicos en todos los niveles de gobierno.

Con excepción de áreas estratégicas reservadas para el Estado como: la militar, seguridad y justicia, agua, energía, salud pública, educación y capacitación para el trabajo, infraestructura, movilidad y conectividad, principalmente; todo lo demás le es permitido al particular.

Esto es el sentido geopolítico del TPP y del T-MEC y de los proyectos de infraestructura, energía y movilidad de un México en un contexto regional, inter y transcontinental. Pero la mayoría de los políticos, presidentes municipales, gobernadores y sus secretarios son analfabetas en estos lares; no así un puñado de empresarios, por desgracia también aquí hay escasez de grandeza.

El reto ciudadano es pugnar por un gobierno abierto en el sentido de transparencia, rendición de cuentas, combate a la corrupción, y medios para el desarrollo de la economía social sustentable.

Los emporios particulares son tales por un Estado poderoso, no a la inversa. De allí la razón de Estado, la visión de Estado y la primacía de lo público como nacional sobre lo particular y lo globalista; y del entendimiento del llamamiento de la historia. Si el Estado no prima sobre los grandes intereses económicos se está frente a una plutocracia, en el mejor de los casos es una oligarquía. Pero ¿esto lo entienden los gobernadores y su runfla de secretarios?, ¿conocen cuál es la posición geopolítica del país y del engranaje que juega cada Entidad Federativa y municipios clave?, ¿del porque el sureste mexicano estratégico en lo nacional, lo regional y lo transcontinental?, ¿saben qué es y cómo generar economía social sustentable?

Así, la tripolaridad y la caída del neoliberalismo generan efectos regionales y suponen nuevos retos, en fin ¿usted qué piensa?...

lmaury_cruz@hotmail.com