Política

FALANGES: México como escenario geopolítico

junio 15, 2020

lmaury_cruz@hotmail.com

¿Cuáles son los flancos del escenario geopolítico de México? El Estado es una realidad plural, compleja y contradictoria, enraizada en condiciones ambientales, culturales, económicas, sociales, tecnológicas y políticas delimitado por la geopolítica. Los intereses hegemónicos, las consecuencias y los hechos públicos determinan el curso estatal, estos se manifiesta en conflictos y en políticas públicas.

La actual pluralidad e intereses políticos y económicos contrapuestos en México surge en la crisis institucional y en el agotamiento del neoliberalismo, con saldos contradictorios: un avance de la cultura de los derechos humanos, un empobrecimiento social, un rezago en infraestructura y servicios públicos; amén de los pendientes del combate a la corrupción y debilidad del estado de derecho.

Si al Estado contemporáneo le es connatural la pluralidad y la competencia política; por ello, es democrático y fundado en libertades civiles y políticas, como las relativas al acceso a la información pública y de la obligación de los sujetos obligados a proporcionarla permanentemente, a la expresión, a la asociación y a la participación en lo público. Esto es liberal y neoliberal. Así, la realidad política es inestable y conflictiva. En el Estado actual hay libertad, pero no justicia social, en México la mitad de la población está en pobreza.

Los ejercicios de las libertades requieren de la civilidad y la aplicación del estado de derecho. La civilidad evoca al ejercicio de los derechos y facultades públicas de los connacionales. La aplicación del estado de derecho es el uso legal de la fuerza en el sentido policial y fiscal, en tanto cumplimiento del deber legal delimitado por los derechos humanos. Se puede apresar, herir a un presunto delincuente, confiscar, embargar y hasta matar; en función de la procuración de los derechos humanos y de la razón de Estado. Hay abusos de autoridad que son violaciones, lo que abunda en México es la impunidad; la otra cara de la violación de derechos humanos.

La pluralidad y la competencia política son efectos de intereses reales. El contexto global remiten a dos tendencias preponderantes: neonacional y globalista. Esto enmarcado en el fin de la globalización neoliberal, ya reconocida en Londres en The economist el 14 de mayo de este año.

Mientras las dos únicas superpotencias supersónicas China y Rusia ya tienes estructuras neonacionales estables y en progreso, EEUU presenta una guerra política, tendencias independentista en California y Texas, (al igual se presenta en México, promovidas desde Nueva York y Washington por el ala globalista), conatos de revueltas civiles, disturbios con legitimidad de origen, pero financiados por el ala anti-republicana y opuesta a Trump.

Los disturbios y protestas antirraciales ocurridas en Florida tras el homicidio y brutalidad policial contra George Floyd son en contra del ala republicana y de los grupos supremacistas blancos, quienes se beneficia son: Biden, Soros y al ala neoliberal demócrata.

EEUU llegó tarde al llamado de la historia, sin infraestructura pública moderna y con necesidad de reindustrialización, ya señalado por Trump y padecido por la sociedad. Los demócratas se aferran a un modelo muerto.

Hoy los intereses políticos económicos del ala globalista son afectados y son muy vulnerables. El fantasma neoliberal y los grupos mundiales como: BlackRock, y todo el sistema financiero neoliberal global son armas financieras letales. Esta ala política corresponde en gran medida a los intereses demócratas y a personas como: los Clinton, los Obama, Biden, Soros, los Rothschildil...

México es escenario del conflicto geopolítico en dos flanco: 1) El regional entre republicanos y demócratas. Desestabilizar al país genera un efecto dominio triple en: el proceso electoral de EEUU, debilita el régimen en México, perpetua los intereses económicos neoliberales. De allí financiar y distorsionar movimientos sociales, legítimos de origen, esto por parte del ala globalista.

El juicio de García Luna en Nueva York, el latente enjuiciamiento del expresidente Felipe Caderón, por el tema del Chapo Guzmán, y su posible coletazo contra el ex-gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, quien fue director de Prevención y Readaptación Social de la Secretaría de Gobernación en el sexenio de Vicente Fox, cuando se fugó el capo del CEFERESO No. 2 de Puente Grande en 2001.

La traición de Calderón a Soros tras su visita a China y su reunión con la Empresa Huawei y sus críticas a Trump, lo hace enjuiciable. Christopher Landau, embajador de EEUU en México, en Twitter, le pidió a Calderón: "no meterse en la política doméstica estadounidense". Este juicio, en el contexto del Obamagate y de la "operación rápido y furioso"; se traduciría en simpatías hacia Trump y al ala republicana, (Texas representa 38 votos hay una mayoría mexicana). Es factible se judicialice la política en EEUU, salgan más escándalos de Obama, Biden y quizá hasta de Bill Gates. En México se descabezaría gran parte del ala globalista.

Y 2) El global, se requiere de una política energética neonacional, no neoliberal, siendo un contrapeso geopolítico en relación al T-MEC. Una infraestructura para la conexión del Caribe, los océanos Atlántico y Pacífico mediantes vías férreas, siendo competencia para el Canal de Panamá, está en relación al TPP. Es una línea interoceánica e intercontinental Europa-América-Asia vía México. El cordón de plata del siglo XVII-XVIII está por renacer, una neonao de Acapulco y un neoPuerto México se vislumbran. ¿Lo entienden los gobernadores?

Así, México como escenario del conflicto geopolítico en lo regional remite a varios aspectos, ahora prima lo electoral de EEUU. Aún ganando el bando globalista, la tendencia neonacional es infrenable, por virtud de China y Rusia, por el agotamiento del neoliberalismo, desde hace varios sexenios para México.

En lo global marca la caída de la unipolaridad de EEUU en América latina evidenciada con la llegada a Venezuela de los buques iraníes cargados de gasolina con todo y la flota de EEUU anclada junto a aguas venezolanas.

La moneda digital china renminbi se internacionaliza, el petroyuán, con el respaldo de Rusia, se consolida frente al petrodólar; redefiniendo el sistema financiero mundial en plenos brotes epidémicos globales del COVID-19.

La aplicación restricta del estado de derecho afianza los dos flancos geopolíticos del escenario. De no ser así a la postre se convierte en un problema de ingobernabilidad. En fin, ¿usted qué piensa?...