Municipios

Aún con fallas, dos grupos empresariales tienen el negocio de la basura en Veracruz

junio 06, 2020

En Veracruz, dos grupos empresariales controlan el negocio de la basura. De los 212 ayuntamientos, sólo 15 tienen un relleno sanitario, otros 41 depositan sus desechos en estos espacios y otra veintena tiene convenios con empresas particulares para el manejo de la basura. La mayoría contratos con los mismos empresarios.

Se trata de Grupo Arrendador Constructor SA de CV, y Procesadora de Residuos Veracruzanos, SA de CV, cuyos socios son los mismos que fundaron la empresa Industria de Separación y Reciclaje Mareco SA de CV.

Juntos, tienen ganancias anuales por más de 100 millones de pesos por el manejo de basura en Veracruz de más de 40 municipios a través de contratos y concesiones por varios años.

En el informe de manejo de la disposición final de residuos sólidos realizado por el Órgano de Fiscalización del Estado y entregado al Congreso local, se informó que diariamente los ayuntamientos generan más de 6 mil toneladas de basura, pero la mayoría lo hace de forma deficiente en basureros a cielo abierto.

Los que sí tienen rellenos, operan en condiciones precarias, parecen tiraderos a cielo abierto, revela el informe. En esta clasificación están los rellenos de Huayacocotla, Martínez de la Torre, Ozuluama, Pánuco, San Andrés Tuxtla y Tampico Alto, operados por los mismos ayuntamientos.

Los rellenos concesionados que operan con regularidad según el Orfis son: Acayucan, Medellín, Nogales, Poza Rica, Tuxpan y Xalapa, pero varios de ellos han sido señalados por la autoridad ambiental por manejos irregulares, derrames y contaminación.

Otros 23 ayuntamientos tienen convenios con particulares, y empresas para el manejo y disposición de la basura, cuyos monto de pago anuales superan los 200 millones de pesos anuales.

¿Pero, quién controla en Veracruz el lucrativo negocio de la basura? En el marco del día mundial del medio ambiente, hacemos una radiografía de quiénes son estos empresarios, con grandes contratos, a pesar de sus irregularidades y violaciones a la normatividad ambiental en el manejo de los residuos.

Grupo Arrendador Constructor, con dos rellenos clausurados

Grupo Arrendador Constructor SA de CV. Pertenece a la familia Canales Fredman y otro grupo de empresarios de la zona centro son quienes controlan la basura en la región. Uno de sus accionistas es Gerardo Pimentel, quien a su vez es socio de otras 10 empresas de la región centro.

Pese a señalamientos e incluso clausuras de rellenos de los que eran operadores, como el caso de Pinoltepec, en Emiliano Zapata, por la grave contaminación que generaba, este grupo controla la disposición de la basura en municipios como: Nogales (donde tiran otros 17 municipios), Amatlán de los Reyes, Atzacan, Cacahualco, Coetzalan, Coscomatepec, Ixhuatlancillo, Ixtaczoquitlán, Mariano Escobedo, Tequila y Zongolica.

El grupo tenía desde 2000 la concesión del relleno sanitario de las altas montañas en Nogales, donde 17 municipios tiraban hasta 150 toneladas diarias de basura, pero en abril del año pasado la Secretaría de Medio Ambiente y la Procuraduría del Medio Ambiente clausuraron 10 celdas del relleno por derrame de lixiviados y anunciaron que retirarían la concesión.

Dos empresas, un mismo dueño

El otro grupo empresarial poderoso en la basura es Procesadora de Residuos veracruzanos, SA de CV creado en el 2010, cuyos socios son Francisco Marlasca García y Julio Manríquez Fernández (este último dueño de seis empresas en Xalapa, según el registro público de comercio).

Tres años después, en 2013, Francisco Marlasca García y Juan Carlos Sierra García crearon Industria de Separación y Reciclaje Mareco SA de CV. Francisco Marlasca García también es dueño de la empresa Reciclados Veracruzanos SA de CV y de ocho empresas más.

Este grupo ha logrado el control de la basura en Medellín, Boca del Río, Jamapa, Córdoba, Fortín, Chocamán, Naranjal, Sochiapa, Totutla, y tiene ganancias anuales de más de 100 millones de pesos por la disposición final de la basura.

Su desempeño en la operación de rellenos también ha generado contaminación a mantos de agua, derrames lixiviados y denuncias ambientales.

En febrero del año pasado, la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) y la Procuraduría del Medio Ambiente (PMA) clausuraron el relleno sanitario de Cuitláhuac, operado por la empresa Mareco, donde 10 municipios más tiraban basura. El lugar era operado por Industria de Separación y Reciclaje Mareco SA de CV, y debido al mal manejo se originó un incendio el 14 de febrero y fue controlado hasta el 2 de abril.

A su vez, Procesadora de Residuos veracruzanos, SA de CV, tiene la concesión del relleno en Medellín y desde 2012 tiene denuncias en su contra por daño ambiental irreversible en la zona.

Un dictamen pericial del 2016 realizado por la Fiscalía de delitos ambientales, alojado en la carpeta de investigación 1481/2016, señala que hay daños ambientales severos y negativos que causan contaminación de suelo, de agua subterránea y superficial.

"Se puede apreciar que no es un relleno sanitario como lo marcan las normas en la materia, sino un tiradero a cielo abierto que no cumple con la norma oficial mexicana NOM-083-SemarNAT-2003", se expone en el dictamen.