Municipios

Acusan obreros de Tyasa falta de solidaridad de parte de la empresa

mayo 22, 2020

Trabajadores de la empresa Talleres y Aceros (Tyasa), asentada en el corredor industrial de Ixtaczoquitlán, fueron notificados este miércoles, a través de una circular publicada en la tabla de avisos, que no recibirán utilidades debido a que la empresa no alcanzó su rango de ganancias para distribuir ese recurso que de acuerdo con la ley se les debe de entregar durante este mes de mayo.

Esta noticia impactó a las familias completas de los obreros, quienes tenían la esperanza de contar con un dinero extra para sobrellevar la contingencia sanitaria por el Covid-19.

Lamentaron que los empresarios se encuentren entregando despensas y comidas de manera diaria a la ciudadanía en general de escasos recursos, así como insumos y materiales al Hospital Regional de Río Blanco, y ahora intenten dejar desprotegidos a los obreros de esta empresa transnacional, cuando ellos, dicen, hacen que funcione esta planta acerera.

"No quieren dar utilidades, están quitando los bonos, y a la mejor, sí, el trabajador gana más que un salario promedio, pero es por riesgo de trabajo; muchas personas de ahí han salido sin dedos o la mitad de un pie, y no se vale que al trabajador simplemente se le diga ‘no te voy a pagar, no va a haber dinero’, no es justo", señalaron los obreros.

Los entrevistados revelaron que las represalias ya se han hecho patentes para quienes han denunciado estas anomalías por parte de la empresa, pues perdieron el trabajo, ya que no permiten que se les exhiba por no cumplir con sus obligaciones y prueba de ello, lo ocurrido en el mes de noviembre en donde despidieron a 40 personas.

"Esos 40 obreros despedidos, una vez que se encontraban en el departamento de recursos humanos, no les dejaron prender sus teléfonos celulares y no los dejaron comunicarse con nadie, las familias de los trabajadores muchos preguntaban por ellos, porque salían del turno de la noche, nos enteramos de nuestros familiares hasta las 11 de la mañana que los tenían en Conciliación y Arbitraje en Ixtaczoquitlán, los hicieron firmar una bicoca, una chingadera, con la disculpa de la expresión; había trabajadores que tenían seis años y solamente les dieron diez mil pesos, y de un día para otro los despidieron".

Lamentaron también que, a pesar de que la empresa ha donado cubrebocas N95 y Caretas al Hospital Regional de Río Blanco para el personal médico, el cubrebocas que usa el trabajador de Tyasa dentro de la planta corre al cargo de ellos, ya que cuando ingresan les piden que cumplan con las medidas de higiene que se demandan.

"Todos son revisados que lleven el cubrebocas, pero no dan; los mismos trabajadores tienen que comprarlos; ¿cómo es posible que la empresas como Cafiver y otras están regalando cubrebocas, hasta el Oxxo regala cubrebocas a sus trabajadores, y Tyasa, siendo una empresa tan grande, no tenga ni para eso?, se me hace algo injusto", dijo la esposa de uno de los trabajadores.

Los obreros lamentaron asimismo que por la contingencia del Covid-19 la empresa haya cerrado los comedores, por lo que ahora sólo les está permitido que consuman tortas, generando que también estén aumentando de peso al ya no consumir alimentos saludables.

Los quejosos dijeron que está bien que la empresa sea solidaria y brinde ayuda humanitaria, pero afirmaron que esa ayuda debe empezar desde casa y apoyar a sus trabajadores, quienes son la mano de obra de la empresa y quienes de manera diaria exponen su vida para llevar a casa sustento a sus familias.