Política

Reformar es transformar

mayo 18, 2020

Hay en el ambiente un ánimo de discusión por la reciente reforma electoral en el estado de Veracruz, estas expresiones públicas son parte de las libertades que se deben garantizar y defender en la democracia, sin las discrepancias no habría enriquecimiento político porque en la confrontación de las ideas encontramos coincidencias que impulsan el progreso y desarrollo.

No siempre fue así, hubo una época en la que cualquier intento de oposición significaba un atentado al sistema, había soborno, chantaje, amenazas y atentados, hasta desapariciones forzadas con tal de que se respetara la voluntad del poder.

No fue fácil luchar contra los gobiernos emanados de los partidos PRI o PAN, los que hoy reclaman lo que no dieron, esto no debe quedar en el olvido, para que no se repita.

Esos tiempos se acabaron gracias a la lucha ciudadana y después de la histórica elección de 2018, la voluntad popular confió en un proyecto de transformación.

Las reformas son la modificación de las cosas con el propósito de mejorarlas, en materia electoral propician mejores condiciones para elegir representantes populares en un ambiente de certeza, legalidad, legitimidad y paz.

Norberto Bobbio, uno de los más importantes juristas y filósofos del siglo XX, en su libro El futuro de la democracia expresa que "Para un régimen democrático, estar en transformación es el estado natural; la democracia es dinámica, el despotismo es estático y siempre igual a sí mismo." El intelectual italiano nos plantea que la plenitud democrática es la libertad de expresión.

Por lo que consideramos que la democracia en Veracruz vive la constante transformación y que las leyes que emanan del Honorable Congreso del Estado de Veracruz de Ignacio de la Llave son producto de ideas, análisis, estudios y debates entre legisladores, donde gana la mayoría. Las opiniones de todos los sectores son necesarias y deben contribuir al impulso de la democracia.

Bienvenidas todas las opiniones, porque con orgullo sostenemos que en el presente hay respeto a la libertad en general.

Cabe destacar que, a diferencia del pasado, cada legisladora o legislador de Morena lleva consigo la representación del voto ciudadano, por lo tanto, son voz y voto legítimos.

Consideramos que es benéfica la reforma por la reducción al 50 por ciento el financiamiento de los partidos políticos para elecciones locales y las alcaldías, porque garantiza una adecuada utilización de los recursos públicos en ámbitos de máxima prioridad, como la salud, educación, campo, ciencia y tecnología, entre otros; hecho que será estrictamente vigilado por las instituciones correspondientes, medios de comunicación y la ciudadanía en general, a través de procesos de transparencia y correcta administración, lo que antes no ocurría.

La reforma es benéfica cuando se armoniza nuestro marco legal con la Constitución federal, concretando los gobiernos municipales a un periodo de tres años, y permitir a los ediles la reelección hasta por un periodo. La reelección es un proceso social, mediante el cual se evalúa el desempeño de los ediles con el voto constitucional, así se reelegirán quienes hayan servido mejor a la sociedad.

Con respecto a la reforma que omite la Revocación de Mandato de algún representante popular elegido democráticamente, es necesario comprender que desarrollar un proceso de esta naturaleza y magnitud implica movilización de recursos económicos, materiales y humanos que se consideran excesivos, porque representaría consultarle al pueblo si está o no satisfecho con el cumplimiento del mandato popular, cuando ya existe el medio jurídico para proceder, recordando que el Poder Legislativo tiene las facultades para la revocación del mandato de los ediles, previo cumplimiento de la garantía de audiencia, tal y como se establece en el artículo 33, párrafo IX, inciso c, de la Constitución Política del Estado de Veracruz. Ahí mismo en el artículo 77 se establece que "Podrán ser sujetos de juicio político, por los actos u omisiones que conforme a la ley afecten a los intereses públicos fundamentales y a su correcto despacho: los diputados, el gobernador…".

Por lo que es el Poder Legislativo el que posee esta atribución constitucional y no representan erogaciones extraordinarias.

Con respecto a la reforma en la que se amplían las competencias de los consejos distritales y se eliminan los consejos municipales, es resultado de un estudio que se considera que la más importante fortaleza en la defensa del voto está en cada casilla electoral, donde los funcionarios, representantes de los partidos, observadores electorales, medios de comunicación, personal del órgano electoral, protegen la legitimidad y cuidan la seguridad democrática.

Sin duda las ciudadanas y ciudadanos defenderán la legalidad de cada voto, y resguardarán su seguridad hasta entregarla en las instancias distritales. Cuando quieren poner en duda el cuidado y vigilancia de las elecciones, ponen en duda la credibilidad y ética de miles de mujeres y hombres que participan en el proceso.

Ya no son tiempos donde las arbitrariedades del poder hacían y permitían lo que querían para cometer fraudes y traicionar al pueblo.

Las aseveraciones de que no se atienden las necesidades del pueblo son falsas, puesto que se ha demostrado que los gobiernos federal y estatal asumen las estrategias necesarias para enfrentar las consecuencias sociales y económicas ante la pandemia, dándole prioridad a la vida a través de su salud y bienestar.

Esta reforma es con el único objetivo de impulsar mejoras electorales, al final el voto que emitan los ciudadanos será el mejor juicio.

Nuestra Constitución Política del estado es una de las más vanguardistas del país, en el 2000 impulsó el plebiscito, referendo y consultas populares, considerado como una obligación ciudadana votar en el artículo 16, esto sirvió para que después se incorporara en la Constitución federal.

Debemos aprovechar lo que tenemos y abrir cauce al debate ciudadano, con propuestas y acciones, porque ahí está el dinamismo de la sociedad que nos llevará a la Cuarta Transformación.

El deber de todo gobierno es garantizar la legalidad, legitimidad, eficacia y eficiencia, así se garantiza la gobernabilidad.

Nosotros ya combatimos al mal gobierno, sus abusos e impunidad, muchos hasta con la vida y la libertad, que no quieran confundir al pueblo, los que más pegan son quienes quieren regresar a las prácticas donde sólo ellos salían beneficiados. México es otro, Veracruz es de todos y nos corresponde defenderlo.