Política

Del servilismo del pasado a la institucionalidad republicana del presente

mayo 11, 2020

Los grandes peligros en medio de la pandemia son las noticias falsas y la manipulación de la información para generar confusión, ansiedad, desesperación y miedo.

Ante la contingencia sanitaria del Covid-19, los actores y activistas políticos debemos unirnos sin las diferencias ideológicas, contribuyendo con ideas, palabras y acciones basadas en la ley, por el cuidado de todos los mexicanos. 

Pueblo y gobierno deben actuar coordinadamente, contribuyendo con hechos y no solo palabras, construyendo la gobernabilidad con base en la democracia y el respeto recíproco entre esferas de gobierno y poderes del Estado, siendo la base de la Institucionalidad Republicana, lo que representa la independencia de poderes y limitación del poder.

Es lamentable que una vez más los líderes nacionales del PAN y el PRD, dos partidos contrarios ideológica e históricamente entre sí, se unan una vez más para mostrar su ambición de protagonismo político, solo por querer ganar adeptos ante los próximos procesos electorales, ignorando su corresponsabilidad de construir y no de destruir.

Critican a gobiernos de los estados encabezados legítimamente por Morena y alaban a los del PAN y el PRI manipulando la información a su conveniencia.

Critican en gobiernos de Morena lo inexistente y evaden lo que en sus gobiernos del pasado hicieron e impusieron como su sello característico: Servilismo ante el presidencialismo desmedido del PRI así como las complicidades históricas del PAN, mediante concertaciones con el poder dictatorial y la docilidad del PRD ante el PAN traicionando su origen de izquierda, porque siempre fueron contrarios a los conservadores, como lo muestra nuestra historia nacional.

El Gobierno de la República y los gobiernos de los estados, deciden con base en las atribuciones que la Constitución Política les otorga, así como en la información cuantitativa y cualitativa, geográfica y poblacional que se va actualizando a diario.

Es prioridad alejar las prácticas corruptas, característica de los gobiernos emanados de los partidos que hoy solo atacan y no ayudan, porque siempre sacaron provecho económico y político de la desgracia del pueblo. 

Se ve su interés de impulsar la presunta posición del gobernador de Jalisco como su proyecto a la Presidencia de la República tal y como lo resalta el líder de Movimiento Ciudadano y al mismo tiempo generar confusión sin proponer soluciones concretas.

Manifiesto mi total rechazo a esos argumentos porque solo demuestran su ambición de provecho ante la desgracia.

Necesitamos unirnos sin importar el partido político. Seamos solidarios con los más pobres como lo han hecho legisladores federales y locales de Morena en Veracruz.

Sin menoscabo de la información de las autoridades sanitarias federal y estatales, debemos difundir mensajes como #QuédateEnCasa y #SanaDistancia, porque la corresponsabilidad de tomar conciencia de estas medidas está en la mayoría de la población.

El gobierno federal y de los estados garantizan los medios para salvar el mayor número de vidas posibles y generan estrategias para contener los daños en el desarrollo económico sin endeudar al país, como lo hacen los gobiernos conservadores.

Los partidos deben contribuir al desarrollo de la participación ciudadana y fomentar la unidad nacional. La verdad debe prevalecer por encima de las ambiciones políticas. Existe respeto a la libertad de expresión, pero el exceso es enemigo de la libertad.

El Senador Chiapaneco Belisario Domínguez sentenció que mientras cada quien haga lo que le corresponda, la patria estará salvada. Y nos corresponde fortalecer la unidad humanitaria y no la ambición política. ¡Eso es Democracia!