Política

Hay capacidad hospitalaria para fase 3 de pandemia, afirma Salud

abril 19, 2020

Cd. de México.- Veracruz sumó ocho muertes por coronavirus, dos en la últimas 24 horas y 124 casos positivos de acuerdo con el boletín técnico de la Secretaría de Salud federal. En el contexto nacional, la Secretaría de Salud confirmó 104 nuevas muertes por Covid-19 en México, con lo que suman 650, y 7 mil 497 contagiados, 622 más que ayer.

En conferencia de prensa, Hugo López-Gatell Ramírez, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, dijo que 49 mil 167 personas en total han sido estudiadas. La Ciudad de México y zona conurbada del Valle de México, añadió, tienen la máxima transmisión. "El Valle de México tiene una transmisión más activa, más intensa", mencionó.

Estimó que el pico máximo de transmisión a nivel nacional ocurriría en la segunda semana de mayo. Refirió que 525 municipios ya registran al menos un caso confirmado de Covid-19. Explicó que a partir de los 60 años hay una proporción más grande de casos que requieren hospitalización.

Por debajo de esa edad, agregó, predominan los casos leves, con un manejo ambulatorio. Mencionó que en México hay un predominio de adultos jóvenes que presentan enfermedad grave y esto está relacionado con la epidemia de diabetes y obesidad.

Informó que la región de América ya supera a Europa en el número de casos confirmados. "Excelente noticia para Europa y de expectación en América, que está en fase ascendente".

Casos positivos de Covid-19 en el estado es de 125 en 30 municipios

Dando seguimiento estricto al panorama estatal del coronavirus (Covid-19), la Secretaría de Salud (SS) informa que, al corte de las 19 horas, en la entidad han sido estudiados mil 698 casos, de los cuales 930 resultaron negativos.

643 sospechosos (355 mujeres y 288 hombres de entre uno y 100 años), de 80 municipios, continúan en investigación: Veracruz 206, Coatzacoalcos 82, Xalapa 69, Boca del Río 31, Córdoba 27, Orizaba y Poza Rica 18, Medellín 16, Minatitlán 10, Cosoleacaque nueve, Cosamaloapan siete; Amatlán de los Reyes, Emiliano Zapata, Fortín, San Andrés Tuxtla y Úrsulo Galván, seis; Alvarado, Jáltipan, Papantla, Puente Nacional y Santiago Tuxtla con cinco; Actopan, Coatepec, Ixtaczoquitlán y Lerdo de Tejada, cuatro; Ixhuatlán del Café, José Azueta, Martínez de la Torre y Tuxpan, tres.

También: Agua Dulce, Ángel R. Cabada, La Antigua, Camarón de Tejeda, Catemaco, Coatzintla, Coscomatepec, Nanchital, Nogales, Paso del Macho, Rafael Delgado, San Rafael, Tierra Blanca, Tlapacoyan, Tres Valles y Yanga, con dos; Acayucan, Atzacan, Ayahualulco, Banderilla, Camerino Z. Mendoza, Carlos A. Carrillo, Carrillo Puerto, Cerro Azul, Chacaltianguis, Chinameca, Chinampa de Gorostiza, Las Choapas, Gutiérrez Zamora, Hueyapan, Ignacio de la Llave, Ixhuatlán del Sureste, Ixmatlahuacan, Jalcomulco, Jamapa, Jilotepec, Manlio Fabio Altamirano, Naranjos, Oluta, Pánuco, Perote, Río Blanco, San Andrés Tenejapan, Tehuipango, Tezonapa, Tihuatlán, Tlacotalpan, Tomatlán, Las Vigas, Xico y Zongolica, uno. De estas personas, 116 están hospitalizadas y 527 con manejo ambulatorio y estables.

El número de positivos es de 125 en 30 municipios (55 mujeres y 70 hombres de entre seis y 87 años): Veracruz 48, Boca del Río 20, Coatzacoalcos 10, Poza Rica ocho, Xalapa cinco, Alvarado y Córdoba tres, Amatlán de los Reyes, Emiliano Zapata, Martínez de la Torre, San Andrés Tuxtla y Tlacotalpan con dos; Amatitlán, La Antigua, Coatepec, Coscomatepec, Fortín, Ixhuatlán del Café, Ixtaczoquitlán, José Azueta, Medellín, Minatitlán, Orizaba, Perote, Río Blanco, Santiago Tuxtla, Tantoyuca, Tres Valles, Tuxpan y Úrsulo Galván, uno.

Del total de positivos, 42 se encuentran en recuperación tras 14 días de seguimiento; 74 casos más en aislamiento y estricta vigilancia. Hay registro de nueve fallecimientos en seis municipios: Tlacotalpan, Emiliano Zapata, Poza Rica, Alvarado, Coatzacoalcos, Martínez de la Torre y Amatitlán con uno; Veracruz tiene dos.

Estado con capacidad para fase 3; insisten en el "quédate en casa"

Conscientes de que se avecina el escenario 3, Veracruz se encuentra ya preparado y listo para que no haya riesgo de rebasar la capacidad del sistema de salud, informó esta noche el secretario de Salud Roberto Ramos Alor.

Cabe señalar que el Gobierno del Estado ha implementado las estrategias base de los hospitales Covid-19 y con potencial de expansión, que juntos suman más de 500 camas especiales para enfermos.

De igual manera, Ramos Alor llamó a hacer caso, por qué aún estamos todos a tiempo, de las recomendaciones emitidas para el escenario 2 en el que nos encontramos, que es principalmente el de mantenernos en aislamiento domiciliario y así aplanar la curva de contagios que va a la alza.

Señaló que no es lo mismo "que seis especialistas atiendan a un paciente a qué seis especialistas atiendan a cien pacientes".

El titular de Salud pidió a toda la ciudanía a evitar el desplazamiento innecesario de las personas a las zonas donde hay algo número de contagios hacia donde no los hay y viceversa, de esta manera se reducirán los riesgos de propagación de manera rápida.

Para mayor información, la ciudadanía puede consultar la página web coronavirus.veracruz.gob.mx o llamar al número gratuito 800 012 34 56, donde especialistas le orientarán respecto de los síntomas y medidas de prevención.

Personas con insuficiencia renal crónica no deben parar medicación

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) hizo un llamado a los pacientes con insuficiencia renal crónica a no suspender sus tratamientos durante esta emergencia sanitaria y a fortalecer las medidas de prevención, pues su padecimiento condiciona un pronóstico negativo importante ante el contagio por Covid-19.

De acuerdo con el doctor Marco Sanmartín Uribe, jefe de la Unidad de Trasplantes del Hospital Regional de Zona, número 1 del IMSS, las personas con este padecimiento deben extremar los cuidados y medidas de prevención e higiene, así como mantener su medicación, a fin de evitar contagios o complicaciones por Covid- 19.

Detalló que este grupo está considerado dentro de la población vulnerable a esta infección respiratoria que provoca el virus SARS-Cov-2, por lo que deben extremar las medidas de higiene personal como lavado de manos constante, toser y estornudar cubriéndose con la parte interna del brazo, mantener sana distancia y evitar al máximo estar en contacto de personas contagiadas.

Reiteró que es de suma importancia que continúen con los tratamientos prescritos por sus médicos y por ningún motivo deben cambiarlos por recomendaciones no médicas, ya que no hay evidencia científica que así lo señale.

Refirió que estos pacientes deben dar prioridad también al resto de las medidas definidas por las autoridades del sector Salud como permanecer en casa, evitar lugares públicos o con grandes concentraciones de personas, así como salir de viaje.

Además indicó, deben evitar el contacto directo con personas con enfermedades respiratorias, saludar de beso o abrazo y mantener una distancia de al menos 1.5 metros con otras personas. Precisó que además del lavado frecuentemente de manos con agua y jabón, el uso de gel a base de alcohol al 70 por ciento, se debe poner énfasis en la desinfección de superficies con cloro de uso doméstico diluido en agua varias veces al día.

Recomendó que en caso de infección respiratoria leve o sospecha de haber sido contagiado por Covid-19, deben permanecer en casa en aislamiento, pero si presentan falta de aire importante, fiebre o datos de descompensación, deben acudir de inmediato al servicio de urgencias de su hospital con cubrebocas acompañado de un solo familiar.

En este sentido, recordó que las recomendaciones son las mismas que para la población en general, pero al pertenecer al grupo vulnerable, deben extremar las medidas preventivas.

CEDH sin quejas de personal de salud por falta de insumos

La presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), Namiko Matzumoto Benítez, precisó que hasta ahora no han recibido quejas de personal de salud por la falta de equipos de protección en hospitales.

En cambio, señaló que han recibido siete quejas por dependencias que impidieron a sus trabajadores en situación de riesgo resguardarse en confinamiento domiciliario por la pandemia del coronavirus Covid-19.

Reveló que se trata de empleados de la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV), la Comisión del Agua del Estado de Veracruz (CAEV) , Servicios de Salud de Veracruz, donde hubo tres, y la Dirección General del Régimen Veracruzano de Protección Social en Veracruz. "Son personas de más de 60 años, hipertensos o con diabetes y que sus superiores jerárquicos no les permitían abandonar el lugar de trabajo a pesar de poseer estas características".

Dio a conocer que seis casos se han resuelto por la vía del diálogo, y uno más sí se presentó como una queja formal y solicitaron medidas cautelares, que fueron emitidas en el Hospital Comunitario de Coatepec.

Matzumoto Benítez agregó que en el caso de la CEDH se redujeron las actividades presenciales, se realizan guardias con horario reducido de 9 de la mañana a 3 de la tarde. "Se redujeron las actividades presenciales, siguiendo las recomendaciones del Consejo General de Salubridad".

Y es que a pesar de que hay suspensión de plazos y términos para la integración de las quejas, en el caso de la emisión de recomendaciones, esta no ha parado. "Tengo en revisión alrededor de 20 recomendaciones que serán notificadas la próxima semana".

Critica Iglesia criterio de vida completa de proyecto de bioética

El vocero de la diócesis de Orizaba, Helkyn Enríquez Báez, le reclama al sector salud que la edad no puede ser considerada como el único y automático criterio de elección, pues sería un acto discriminatorio.

Añadió que esto se considera parte de una bioética utilitaria y pragmática, en la que con una fórmula deciden a quien asignar recursos o equipo y a quien no.

"Creo que no se debe asumir como regla ni norma de acción. Más bien debería promoverse una reflexión más profunda y urgente para discutir algunos conceptos y propiciar el bien mayor y no sólo el reductivo principio de beneficencia".

Opinó que una bioética así corre el riesgo de llevarnos a una mentalidad eugenésica y pragmática que no promociona la vida, sino que se rige por los principios de la ley del más fuerte.

Por ello, citó la postura de la Conferencia del Episcopado Mexicano, que ya se pronunció en torno a este caso: "Es una obligación moral conocer y atender con información suficiente el grado de contagio que existe para así tomar las acciones preventivas pertinentes de manera oportuna. Por ello, como lo han mostrado experiencias de otros países que han logrado superar estas primeras etapas de la pandemia, es preciso realizar pruebas de detección, no sólo en pacientes sintomáticos, sino también de manera constante en algunas personas que, sin presentar síntomas, puedan eventualmente portar el virus. Omitir realizar el diagnóstico más profundo posible sobre la expansión de la epidemia no sólo es un error estratégico sino de orden moral: la transparencia en materia de información que afecte gravemente el bien común exige proceder de esta manera".

Asimismo "el personal sanitario tiene el pleno derecho de contar con la protección requerida para realizar su riesgoso trabajo en las condiciones más seguras posibles. Exigir al personal sanitario atender a personas contagiadas o con posible contagio sin dotarlas de todo el material necesario para su protección no es éticamente justificable. A nadie se le puede obligar a arriesgar su salud y eventualmente la vida sin la prudente protección. Así mismo, la atención de la salud mental del personal sanitario, es tan importante como su salud física, por lo que habrá que ofrecerles ayuda profesional en el momento que lo requieran".

Es preciso hacer todo lo posible para evitar el racionamiento de los recursos biomédicos, pero igual, continúa, "la Academia Pontificia por la Vida, que reúne a científicos expertos creyentes y no-creyentes, entre los cuales se encuentran ganadores del Premio Nobel, nos indica con claridad las condiciones de emergencia en las que se encuentran muchos países para que pueden llegar a obligar a los médicos a tomar decisiones dramáticas y lacerantes para racionar los recursos limitados, que no están disponibles para todos al mismo tiempo".

En ese momento, tras haber hecho todo lo posible a nivel organizativo para evitar el racionamiento, "debe tenerse siempre presente que la decisión no se puede basar en una diferencia en el valor de la vida humana y la dignidad de cada persona, que siempre son iguales y valiosísimas. La decisión se refiere más bien a la utilización de los tratamientos de la mejor manera posible en función de las necesidades del paciente, es decir, de la gravedad de su enfermedad y de su necesidad de tratamiento, y a la evaluación de los beneficios clínicos que el tratamiento puede lograr, en términos de pronóstico".

La edad no puede ser considerada como el único y automático criterio de elección, "ya que si fuera así se podría caer en un comportamiento discriminatorio hacia los ancianos y los más frágiles. Además, es necesario formular criterios que sean, en la medida de lo posible, compartidos y argumentados, para evitar la arbitrariedad o la improvisación en situaciones de emergencia, como nos ha enseñado la medicina de catástrofes".

La clasificación ordenada y justa de los pacientes, según sus posibilidades de sobrevivencia, puntualiza, "es de carácter universal y todos los equipos de salvamento, atención prehospitalaria y atención hospitalaria deben conocerlo. Es previsible que en México sea preciso realizar procesos de selección de pacientes con la finalidad de asignar distintos tipos de atención. Estos procesos se deben realizar tomando en cuenta de manera simultánea: la urgencia del caso, el tipo de necesidad a atender y que los recursos asignados sean lo más beneficiosos posibles para el paciente".

"Nunca debemos abandonar al enfermo, incluso cuando no hay más tratamientos disponibles: los cuidados paliativos, el tratamiento del dolor y el acompañamiento son una necesidad que nunca hay que descuidar; es inadmisible el abandono de pacientes o la negación del tratamiento médico correspondiente bien sea curativo o paliativo. El artículo 4 de la Constitución reconoce el derecho universal a la protección de la salud. Por ello, insistimos, no es legal, legítimo ni moral el abandono de pacientes".

Asimismo, dijo que es importante "evitar toda acción que de manera explícita o encubierta pudiera ser de tipo eutanásico o conllevar ensañamiento terapéutico. La decisión prudente de los médicos y una comprensión integral de los cuidados paliativos son esenciales a este respecto. Las comisiones y comités de bioética, y los organismos responsables de la emisión de guías orientativas para establecer los mejores cursos de acción clínica deben estar siempre integrados de manera realmente plural, con personal adecuadamente calificado, respondiendo a la dignidad inalienable de la persona humana y jamás colocando criterios superiores a este valor para la toma de decisiones biomédicas, para la selección del tipo de atención médica requerida, para privilegiar a un cierto tipo de seres humanos sobre otros.

"Estas comisiones y comités han de ser escuchados y tomados en cuenta para no dejar al pensamiento de una persona o de un interés o ideología particular, la decisión sobre la vida de las personas en medio de una crisis como la que vivimos. Tanto los gestores de políticas y los médicos deberán vigilar que sus acciones no afecten a grupo vulnerables", expone.

Los obispos mexicanos, sostiene, "están convencidos que la exigencia moral originaria de amar y respetar a la persona como un fin, y nunca como un simple medio es irrenunciable. Es en momentos como el presente, en que existe un grave riesgo para todos, que debemos aprender a anunciar desde nuestra fe y desde la sola razón natural que la dignidad y los derechos humanos fundamentales no son intermitentes ni son edictos de tolerancia revocables. Toda vida humana es valiosa y ninguna debe ser sacrificada por acción o por descuido".