Política

El enemigo invisible: la pandemia del coronavirus.

abril 07, 2020

A inicios de enero la Organización Mundial de la salud informó que se había detectado un virus que podría convertirse en una pandemia y ésta se declaró al poco tiempo. El virus SARS COV 2, conocido como coronavirus se expandió de la región de Wuhan China a otras ciudades y países: Corea del Sur, Italia, Francia, España, Inglaterra, Alemania, Estados Unidos, Brasil, Ecuador, México, a casi todo el mundo.

En la medida que los diferentes Estados han utilizado sus estrategias de contención también se ha ido conociendo como actúa el virus. Se expande rápidamente principalmente por contacto, se definen los síntomas entre ellos tos seca, fiebre diarrea y en la medida que avanza la enfermedad dificultad para respirar, ( otros que no tienen síntomas pero tienen el virus)y para tratar de contenerlo, en lo que se prepara una vacuna, se utiliza el distanciamiento social y la cuarentena así como un conjunto de medida higiénicas.

En los primeros meses de este año, enero y febrero, al conocer las imágenes televisadas y difundidas en redes sociales, de China e Italia, el pánico empezó a apoderarse de la gente a nivel mundial, al ver cientos de muertes , principalmente de adultos mayores, que no resisten las repercusiones del coronavirus.

Esta pandemia se inscribe en un contexto mundial crítico. La guerra comercial entre China y Estados Unidos se agudiza, y este país impone impuestos a diferentes países por la exportación de algunos de sus productos; se produce una caída de los precios del petróleo que afecta especialmente a los países llamados emergentes, y agudiza una recesión que ya estaba anunciada.

La expansión del coronavirus aceleró una crisis mundial en términos económicos que llevará a una reconfiguración mundial del trabajo y la economía. La aceleró en el sentido de que a la mayoría de los gobiernos los ha tomado "desprevenidos"o más bien disminuidos o desmantelados sus sistemas de salud, por la aplicación en la mayoría de ellos de una política mercantilista y privatizadora. Esta situación llevó al cierre de fronteras, limitación de vuelos, cierre de plazas comerciales y de pequeñas y medianas empresas, distanciamiento social etc. En síntesis una crisis sanitaria y

una crisis económica que afectan a la sociedad mundial y la sumen en el miedo y en una parálisis acentuada por el encierro.

Se trata de un enemigo no humano que no se ve y que invisibiliza las contradicciones sociales, a los responsables de la aplicación de políticas económicas capitalistas y a los responsables de la violación de los derechos humanos contra la salud.

Si sumamos, que desde hace un tiempo, por lo menos 30 años, el modelo de producción y consumo hegemónico promueve el despilfarro, una mala alimentación, el consumo individual, vinculado a una visión irreversible de extinción de la especie humana (películas y programas apocalípticos, hombres y mujeres infectados, zombies, epidemias, extraterrestres, animales mutantes) donde el cambio climático es uno de sus resultados, el miedo y el pánico son insumos casi naturales de esta crisis de salud.

¿Porqué el avance innegable de la ciencia no es capaz de ponerse al servicio de la población mundial?¿Porqué las instituciones como la ONU, la OMS no son capaces de orientar y prevenir este tipo de calamidades?, ¿Porqué los gobiernos experimentan estrategias en momentos de emergencia? , lo que esta pandemia nos dice, es que es urgente un cambio de forma de vida, un paradigma distinto, nuevas instituciones. Porque el modelo de producción y de consumo llegó a sus límites, llevando a los hombres y mujeres a una crisis profunda que algunos llaman civilizatoria.

Cuando pasemos esta pandemia, no sin antes tener repercusiones ( enfermos, muertes, tristezas, miedos) o mejor desde ahora, intentemos construir una forma de vida distinta, el buen vivir para unos, una cambio de formas de producir y consumir, empujemos un nuevo sistema de salud mundial, donde lo humano sea el centro y no la ganancia y el dinero. No empezamos de cero, está la historia de los pueblos originarios, la experiencia de los colectivos ambientalistas y ecologistas , la medicina comunitaria y alternativa entre otros saberes.

Más notas de Martín Aguilar Sánchez (investigador del IIHS-UV)