Política

UV vs Covid19

abril 03, 2020

Casi todas las medidas tomadas por la Universidad Veracruzana para enfrentar el virus han sido acertadas: la suspensión de clases y festivales presenciales, el fomento de las cátedras virtuales, las caretas repelentes para médicos y estudiantes de las ciencias de la salud, el confinamiento de académicos y, sobre todo, funcionarios disfuncionales por exceso de antigüedad; el reajuste del calendario escolar, la disminución de los boletines de prensa, la tregua en la campaña para defender el indefendible proyecto de nueva ley orgánica, la pausa en el otorgamiento de doctorados honoris causa, la nuevas fecha del examen de admisión y su plazo de pago de aranceles, etcétera. Pero en lo que NO puede uno estar de acuerdo es en postergar la Feria Internacional del Libro Universitario 2020 y su foro sobre saberes ancestrales, que en estas fechas deberían celebrarse de acuerdo al programa inicial.

Precisamente era la oportunidad de demostrar que tales saberes superan el método científico. Hasta pudo inaugurar la Feria la directora del Conacyt y el mismísimo presidente habría dictado la conferencia magistral mostrando sus amuletos infalibles. Habrían bastado un chamán en cada puerta de la Feria y un par de brujos en el proscenio central para conjurar todo maleficio (incluido el Covid-19). No estaríamos confinados ahora, sino rebosantes y paseadores presumiendo al mundo que la Universidad Veracruzana y sus sabios ancestrales pudieron más que la ciencia mundial. Ni modo, ¡una oportunidad perdida!