Política

Trabajadores del Hospital 71 del IMSS en Veracruz sin recibir insumos y equipo para Covid-19

abril 01, 2020

Xalapa, Ver. Trabajadores del Hospital 71 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) del Puerto de Veracruz denunciaron que a pesar de tener en el nosocomio tres pacientes sospechosos de coronavirus COVID-19 no han recibido los insumos necesarios para atender a los pacientes y proteger su salud.

De manera anónima por el temor a represalias, trabajadores del área de urgencias (primer contacto con los casos sospechosos) señalaron que aunque se les otorgó algunos cubrebocas simples, no son los necesarios para garantizar su salud, y son obligados a usarlos durante toda la jornada, a pesar de que son de vida útil limitada.

"Estamos sin insumos, nos entregan cubrebocas de pellón, pero parecen de papel, son casi transparentes, no protegen absolutamente nada, no son los adecuados para poder atender a la fase 2 de la contingencia (...) te dan uno para toda la guardia llámese ocho o 12 horas y ese tipo de cubrebocas tiene durabilidad de media hora; lo que estamos haciendo es gastar de nuestro bolsillo para poder comprar material para protegernos", señala uno de los afectados.

A pesar del riesgo, desde hace tiempo el IMSS dejó de pagar la prestación por infectocontagiosidad que por ley deben pagar a todos los trabajadores y que consiste en 900 pesos, aproximadamente. Y es que a lo antes señalado, en una reunión entre trabajadores y autoridades se informó que los ductos de ventilación están conectados, a excepción de cuidados intensivos, quirófanos y recuperación que tienen ventilación separada, con lo cual el riesgo de contagio es mayor.

Aunque los médicos y enfermeras han optado por comprar sus propios cubrebocas y overoles los precios han aumentado en productos como trajes especiales, cubrebocas y caretas y es cada vez mayor y en algunos casos ya ni siquiera se encuentran.

"Las empresas de seguridad industrial abusan de los precios, por ejemplo las caretas valen 200 pesos y antes estaban entre 100 y 115 pesos; los cubrebocas que son reforzados, plisados ya no hay; los overoles desechables todavía hace un mes y medio estaban en 41 pesos pero ahora están en 250 pesos cuando los hay".

Los médicos y enfermeras advirtieron que al inicio de la epidemia en México las autoridades sanitarias les informaron que este tipo de equipos sería entregado en la fase 2; sin embargo, no ha ocurrido y a los pocos médicos les han entregado cubrebocas N95 les advierten que deben usarlo durante 48 horas.

"Esas mascarillas se deben desechar al terminar la jornada porque las gotas se quedan impregnadas al frente de la mascarilla. Nosotros tenemos miedo porque pueden llegar pacientes asintomáticos que pueden transmitir la enfermedad, estamos en riesgo todos, desde camilleros, personal de limpieza de salud, asistentes médicas, doctores y enfermeras".

Hay que destacar que en este hospital que fue habilitado por el IMSS para la atención de pacientes por coronavirus, ya se instala una carpa para atender a los casos sospechosos, pero los trabajadores señalan que es un espacio no apto ya que han detectado animales como ratas.

La infraestructura para atender a pacientes es limitada, apenas tres camas en el área de cuidados intensivos, y 24 camas en el cuarto piso para recibir pacientes; si la cifra de pacientes es mayor tendrán que ser derivados a la Unidad de Medicina Familiar ubicada en la avenida Cuauhtémoc del puerto, en donde se pueden atender 58 pacientes.

El director del nosocomio, Víctor Manuel González Arriola, prometió que en los próximos 10 días en el patio de este hospital se construirán 17 camas para pacientes que requieran cuidados intensivos.

"El estacionamiento tiene plagas de moscos y ratas y eso lo saben los directivos y no han hecho caso (...) este hospital recibirá pacientes con COVID-19 y se tienen tres camas en cuidados intensivos, uno para un niño, otro para una mujer embaraza y un adulto y hay 24 camas en cuarto piso pero no son suficientes".

Señalaron que aunque han comenzado a recibir capacitaciones para el uso de material protector, estas están enfocadas a ponerlo correctamente, pero que es aún más importante saber cómo quitarlo una vez que se han atendido pacientes.

"No es ni capacitación porque solo pasan el video de cómo ponerse y quitarse el traje de protección personal, pero no es lo mismo verlo a que alguien lo haga físicamente y revise que estás haciendo lo correcto porque el riesgo no es ponerlo sino quitarse ese equipo porque es paso por paso, con doble guando y es cuando más hay riesgo de contaminarse".

En cuanto a los tres casos sospechosos que llegaron al hospital, los trabajadores advirtieron que no se puede decir que son pacientes con coronavirus COVID-19 hasta que se le hagan las pruebas y mientras tanto son catalogados como "neumonías atípicas".

"Su estado de salud están estables, los hospitalizaron porque tienen datos de neumonía y eso conlleva a que tengan dificultad para respirar y la saturación de oxígeno disminuyan; se trata de un niño y dos adultos".