Cultura

Celebran típico carnaval de Coyolillo, con 150 años de historia afromexicana

febrero 26, 2020

Coyolillo, Ver.- El himno feminista "Un violador en tu camino" fue cantado y bailado por los participantes en las comparsas del carnaval de la negritud, y el ritmo lo siguieron y corearon los turistas.

Los hombres con sus tradicionales máscaras de toro, vestidos con trozos de telas que ellos mismos confeccionan, y botines que usan para ir a trabajar al campo, en la siembra de caña, chayote, mango y jitomate bailaron y cantaron el himno feminista "Un violador en tu camino".

La canción creada por el colectivo interdisciplinario chileno Las Tesis que se volvió viral en redes sociales y ha sido interpretada en decenas de ciudades del mundo, fue adoptada en el carnaval de Coyolillo.

Los disc jockey se dieron a la tarea de hacer sonar las bocinas de los carros de carnaval, con la canción adaptada a un ritmo de fiesta, que hombres y mujeres de todas las edades comenzaron a cantar.

La gente bailó "Y la culpa no era mía, ni dónde estaba ni cómo vestía. El violador eres tú", y hacían sonar las palmas, y los pies en el pavimento de Coyolillo.

Esas máscaras de toros con la corona de flores de papel, se movían al ritmo de la canción feminista, que agrupados en comparsas seguían a las camionetas con bocinas de donde retumbaba el sonido.

Este Carnaval con 150 años de historia organizado por familias afromexicanas, ha logrado la visita de turistas provenientes de España, Rumania, Estados Unidos, Francia y China, así de los estados vecinos de Veracruz, como Puebla, México, y Tamaulipas.

La reina del carnaval, Ángeles Saraí López Zaragoza nació en Chicago, Illinois, Estados Unidos, pero su padre, madre, abuelos y abuelas son originarios de Coyolillo, así que cumplió su sueño de portar la corona en este año 2020.

Los casi cuatro mil habitantes de Coyolillo se congregaron para guisar los tradicionales chiles rellenos de carne de cerdo para invitar a los turistas, así como el dulce de calabaza y plátano.

La música, el aguardiente, las cervezas, las danzas, juegos mecánicos, algodones de azúcar y la vendimia de novedades y ropa se instalaron en las calles de Coyolillo como parte de las fiestas.