Política

Crisis del país, por pérdida de valores desde las familias

febrero 19, 2020

Orizaba, Ver.- La iglesia católica se suma a la ola de protesta por los dos feminicidios cometidos en la Ciudad de México y a la vez exige que los hechos no queden impunes, se castigue al o los responsables; en tanto la presidenta del DIF municipal, Marianna Díaz Abascal, reconoce que las familias mexicanas atraviesan por una profunda crisis de valores.

En un documento enviado por el vocero de la Diócesis de Orizaba, Helkyn Enríquez Báez, la jerarquía católica fija su postura ante los asesinatos de Ingrid "N" y el más reciente de la menor Fátima "N", hechos registrados la ciudad de México.

En el texto se lee: "la Arquidiócesis manifiesta su pesar y condena los actos que terminaron con la vida de Ingrid y Fátima. Hacemos un llamado a las autoridades para que estos crímenes no queden impunes y se aplique la justicia. Nos comprometemos a fortalecer las acciones pastorales para contribuir a que permee un ambiente de respeto de la dignidad de toda persona.

"La Arquidiócesis Primada de México hace un llamado a las autoridades para que ambos crímenes no queden impunes y se aplique la justicia. La iglesia católica está consciente que estos hechos provocan miedo, enojo y desesperanza entre la población y se une al pesar que se vive en la Ciudad de México.

"Por ellas (las víctimas), elevamos nuestras oraciones y expresamos nuestra convicción en la importancia de la protección de la familia, como del lugar privilegiado para la educación y transmisión de valores esenciales entre ellos, el respeto por el prójimo, así como el evangelio que Cristo enseña".

Por su parte, la presidenta del sistema municipal para el Desarrollo Integral de la Familia en esta ciudad, Marianna Díaz Abascal, reconoce una crisis en la sociedad mexicana, "en primera que se están perdiendo los valores familiares. Desde el momento en que empezamos a decidir a dar el paso de formar una familia, se hace el compromiso de educarlos en valores, en amor, con paciencia y no dejarle todo a las escuelas.

"Luego se escucha, en muchas familias que dicen: el maestro debe educarlo, cuando realmente la responsabilidad mayor de un niño son los padres. La escuela es el reforzamiento de la educación en casa y aprenden conocimientos generales, pero los valores fundamentales están en la casa, debemos tratar a los niños como te gustaría que te tratarán a ti.

"En DIF, estamos atendiendo también estos casos, iniciamos ahorita la semana pasada con ciber managers que estuvimos promoviendo en la feria del DIF contra la violencia, se anotaron varios equipos de chavos de secundaria y ellos mismos son los que les dan las pláticas a sus compañeritos, claro, capacitados por nosotros por DIF en diversos temas, porque nos hemos dado cuenta que luego los chavos ponen más atención a lo que les dicen otros de su misma edad, que ellos vean que es real lo que está sucediendo y las consecuencias que puede traer sobre todo ahora, con las redes sociales. Los niños están con mucha más información que nosotros teníamos anteriormente y creemos que esta campaña les va a servir mucho, estamos promoviendo desde el año pasado el buzón contra el acoso escolar, hemos recibido varios mensajes que nos están pidiendo apoyo".

Los principales problemas detectados, explica, son la falta de comunicación, cada quien se enrola normalmente en las familias, "trabajan tanto el papá como la mamá y muchas veces los niños están a cargo de la abuelita, el abuelito, entonces hay un poquito de falta de comunicación y, en algunos casos, también hemos detectado violencia".