Sociedad y Justicia

"Desinformación sobre el uso de condón femenino pone en riesgo a las juventudes"

febrero 14, 2020

La falta de promoción y desabasto en farmacias y Centros de Salud del condón femenino, han sido las principales causas del desconocimiento del mismo en hombres y mujeres, principalmente en jóvenes.

Karina Santos Méndez, consejera de AHF México, consideró que seis de casa 10 personas no usan condón masculino, y que el condón femenino es prácticamente desconocido. No obstante, "el preservativo es la única forma en prevenir enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados".

Señaló que este tema es preocupante para la salud de los jóvenes, ya que están en una exposición de riesgo por no usar preservativo.

"No se puede acceder tan rápido, casi no hay distribución ni se puede comprar. Las farmacias de Xalapa no tienen condones femeninos; a lo mejor alguna sex shop lo tiene".

Sin embargo, aseguró que aunque el condón masculino es más usado, "existen varias teorías de que es menos difícil comprar un externo porque es más económico que comprar el condón interno".

Explicó que un condón interno cuesta entre 70 y 80 pesos, dependiendo la marca, los condones "normales", argumentó, oscilan entre 40 y 50 pesos el paquete de tres y son más a accesibles.

La consejera de la AHF México apuntó que pueden ser varios los factores del porqué no se encuentran condones femeninos, sin embargo, dijo que al no usar condón se pone en riesgo la persona, sea hombre o mujer, "en presencia de VIH, si no usamos condón, esto incrementa".

Señaló que actualmente existen campañas para uso del condón, pero se enfrentan a padres de familia que se rehúsan a que en las escuelas se dé este tipo de información.

Enfatizó que el programa para el uso del condón se aplica en toda la población sin distinción, e incluso, dijo, se imparten talleres en escuelas.

Pero entre los jóvenes aún existen tabúes o temores, ya que no van a un Centro de Salud o farmacia por preservativos.

Destacó que el uso de condones previene enfermedades de transmisión sexual, principalmente de VIH-Sida, "pero hay quienes se niegan a adquirirlos por pena".