Política

POR AMOR AL ARTE: Los programas de gobierno, realidad o expectativa

febrero 08, 2020

.

Para Rutilio era de todos los días, trabajar y trabajar.

El tiempo es apremiante en los quehaceres de la empresa y lograr el máximo de productividad es la meta de siempre, no importa los días, las horas, no importa el esfuerzo, para Rutilio nada, pero nada era más importante.

Al paso de los años la empresa creció y mermó la salud de nuestro querido amigo Rutilio, ahora las canas lo habían invadido y sin querer un día se desvaneció en su trabajo.

El médico le mando a hacer unos análisis y el resultado no se hizo esperar, tiene cancer.

Rutilio en la honestidad que siempre lo caracterizó lo pone de conocimiento a sus jefes y lo despiden.

Ahora solo y sin trabajo, Rutilio se da cuenta que no tiene familia directa, y que es necesario tratar su enfermedad.

El INSABI podría ser su alternativa, y en esa búsqueda tendrá que esperar a diciembre.

La esperanza de ser atendido por este nuevo programa le hace preguntar a su amigo Ausencio que había vendido su coche para comprar cachitos del avión presidencial.

Ausencio le trasmite confianza a Rutilio sobre el INSABI, y le hace saber que los dos programas que se espera provoquen un cambio notable tanto en la economía como en la forma de apoyar a grupos específicos de nuestra población, son "Sembrando Vida" y "Jóvenes construyendo el Futuro".

Tiburcio que escucha atentamente les dice: Esos dos programas siguen ofreciendo interrogantes en su operación a pesar de que el monto erogado para ellos superó los 60 mil millones de pesos.

Ausencio rebate que esta administración apenas tiene un año y que se están sentando apenas las bases para estabilizar a México, le pide un voto de confianza a Rutilio, y este quiere encontrar una luz para su enfermedad.

Tiburcio como el diablito al oído le dice a Rutilio que no entiende porqué esta administración no ha actuado en contra de la administración pasada, porque hacen subejercicios, porque se canceló el primer aeropuerto y de quién fue el dinero que se perdió, en que terminó el huachicoleo, porque desapareció el seguro popular y si no servia quienes son los responsables, y cual es el costo para implementar el INSABI, además ¿Porqué el presidente no ha ido en contra de los anteriores presidentes? y peor aún, porque no se ha hecho algo en este año.

Tiburcio le dice a Rutilio que el gobierno actual está eliminando la cobertura de tratamientos médicos onerosos -argumentando que volverán a proveerlos cuando haya más recursos-, ha recortado empleos públicos en varias instituciones e incluso ha reducido los presupuestos de algunas oficinas de gobierno.

Reflexiona Tiburcio que estas medidas de austeridad parecen allanar el camino para una muy deseada reforma fiscal: no solo están haciendo que el ciudadano promedio demande con vehemencia que su gobierno encuentre maneras de solventar las terribles omisiones del sector público, sino que podrían llevar a que los detractores a una reforma tributaria carezcan de argumentos políticamente viables para oponerse.

Tiburcio le explica que se deduce esta idea al observar que el gobierno busca centralizar los recursos de los estados a la federación, ya que los estados están recibiendo cada vez menos recursos. Esto está creando un incentivo efectivo para que los gobernadores empiecen a cobrar más impuestos.

Apenas empezó el año, Baja California aumentó el impuesto a la nómina y permitió el aumento en el número de casinos que traerán mayor recaudación. Yucatán creó un gravamen ambiental y de seguridad pública. Oaxaca está discutiendo un aumento al impuesto del mezcal y Puebla aumento impuesto al hospedaje. Se reporta ocho entidades con cambios fiscales.

Otro aspecto -espeto Tiburcio-, es la reasignación del gasto público hacia programas sociales e inversión energética. El presupuesto del gobierno ha dejado a múltiples instituciones encargadas de asuntos electorales y transparencia con muchos menos recursos para operar y, por tanto, con incentivos para apoyar la futura reforma fiscal.

Las reducciones en presupuesto contra instituciones que son básicas para la democracia son con la finalidad de alinear a la oposición en favor de una reforma fiscal que permita dar más recursos a organizaciones que "garanticen" el funcionamiento saludable de la democracia.

El nuevo sistema de salud, llamado Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI), es el mejor ejemplo de ello. La pretensión del gobierno es que el INSABI será un sistema se salud universal, pero basta ver el presupuesto asignado para saber que esta decisión desatenderá a los más pobres. Se estima que un sistema de salud verdaderamente universal en México costaría aproximadamente 162,000 millones de pesos anuales, cuatro veces más del presupuesto que se le asignó.

Ausencio que escuchaba en silencio, les dice a sus dos amigos: Para que los programas resulten estrella y no estrellados requieren estrategia de mediano plazo, reglas de operación, así como metas objetivas y verificables.

Y Rutilio se pregunta: ¿Cuándo veré lo de mi cáncer?

Hagamos juntos una verdadera transformación.

lic_jcor@hotmail.com

https://observatorionacionalmex.com