Política

Exige comunidad LGBT aprobar reforma al código civil del estado

enero 20, 2020

Orizaba, Ver.- La comunidad lésbico-gay de Orizaba exigE al Congreso aprobar la reforma al código civil que contempla el matrimonio igualitario, entre otras disposiciones, al señalar que se trata de derechos humanos que no están a votación ni a consulta y que no tienen nada que ver con religión alguna, manifestó Hugo Badillo, del colectivos Todos somos positivos.

Asimismo, solicitaron a los grupos que lo rechazan a exponer, con respeto, sus argumentos jurídicos, no teológicos, a fin de que puedan ser incluidas en la reforma, "siempre bajo el principio de no discriminación a los derechos humanos".

"Tiene que ver con acuerdos internacionales de derechos humanos, no con temas religiosos. Estamos pidiendo reformar al código civil y no a la Biblia, reformar a las leyes que rigen a la sociedad y no a las que rigen a las creencias. Esto debe quedar muy claro", dijo en conferencia de prensa este domingo.

Al mencionar que el código civil tiene más de 80 años de no ser reformado, recordó que en su momento la Suprema Corte de la Justicia calificó con anticonstitucional la negativa del matrimonio entre personas del mismo sexo.

Comentó que la reforma al código civil no sólo se refiere a reconocer el matrimonio entre personas del mismo sexo, entendiendo al matrimonio como la unión de dos personas que deciden compartir la vida para apoyarse mutuamente y construir una familia como forma de relación social y personal; sino que también contempla otorgar al concubinato derechos similares al matrimonio siempre que la convivencia sea en forma constante y permanente por al menos dos años; así como que uno de los contrayentes podrá iniciar el trámite de divorcio manifestando solo su voluntad de no querer continuar con el matrimonio, sin que sea necesaria una causal.

Por otra parte, otras organizaciones de la diversidad sexual rechazaron la confrontación entre quienes defienden posturas contrarias en los foros por la igualdad y no discriminación hacia un código civil más incluyente.

Apelaron a la cultura de paz, la cual consiste en "valores, actitudes y comportamientos, que rechazan la violencia y previenen los conflictos, tratando de solucionar los problemas mediante el diálogo y la negociación entre las personas y las naciones".

Recordaron que también para religión la paz es un valor que uno desea para sí mismo y para el prójimo, por eso se utilizan expresiones como "la paz esté contigo" y en algunas misas se incluye un beso en el rostro a la persona que se tiene al lado; "la palabra paz viene del latín pax (pacis) que significa acuerdo o pacto".

En este contexto, organizaciones civiles, de la comunidad lésbico-gay, y población en general, repudiaron la participación de "grupos religiosos de choque" infiltrados en los Encuentros sobre la Reforma Integral al Código Civil, pues demuestran violencia, agresividad, intolerancia y falta de respeto, fomentando un discurso equívoco manipulando, la información de dicha reforma; incitando al odio e incluso amenazando que puede "correr sangre" si se lleva a cabo el encuentro en Boca del Río el 22 de enero.

"Por ello, decimos a esos grupos que las puertas de los encuentros están abiertas para escuchar sus propuestas argumentadas jurídicamente, no teológicas –recordemos la laicidad del Estado–, para ser incluidas en la reforma. Siempre y cuando sea en el marco del respeto y tolerancia para propiciar el diálogo, buscando los puntos de acuerdo para los veracruzanos siempre bajo el principio de no discriminación a los derechos humanos", concluyen.